Páginas vistas en total

4.5.12

Kafka, tú y yo







Despertó, aún recordaba el dulce sueño entre espigas de trigo y amapolas. 
Despertó convertido en un ser humano.

Escuchó dos golpes en la puerta y la voz suave de una mujer 
-"Cariño el desayuno está listo "- Intentó bajar de la cama y se fue de cara contra el suelo, allí se dejó los dientes .

Miró asustado cómo sus exterminados se habían convertido en articulaciones múltiples de insecto y unas alas transparentes.

La mujer reía tras la puerta. -"Llora mamón, yo misma construí tu hermosa celda"-. Debes escribir no parar de escribir. Qué has escrito hoy? Nada? me dices que nada? tendré que notificárselo a la reina. 

Aterrado dijo:" No digas nada por favor, luego querrá que la fecunde una y otra vez". 

Desesperado comienza a escribir historias una y otra vez, sin darse un respiro. 
Luego cuando nadie le vigila abre la ventana y echa a volar con un zumbido de moscardón.
Batió las alas con todas sus fuerzas y voló hacia la isla donde habita la niebla, en busca de su verdad de ojos azules

8 comentarios:

  1. soñar, habitar el planeta de los sueños, trae a veces los monstruos que la razón fabrica

    ResponderEliminar
  2. Dolorosa insistencia sobre la creatividad convertida en el pan de cada día, como un reclamo supeditado al anzuelo de la invención que no siempre, ni mucho menos,se presenta. Sin embargo hay que comer y si ese deseo del vientre y la pitanza vienen de la amada, sucede que el poeta ha de darle viento al hambre con voces aladas y en ayunas !injusto! Las letras no se comen, ñam, ñam, pero alimentan otros asuntos, muchos, no lo comprendió esa, llamada, "amada".
    Ninguno como Kafka, para escudriñar en el intestino de la cucaracha que llevamos dentro, ninguno como él, tan íntimamente eterno para vernos bajo una cama, indefensos y perplejos, ínfimos y dudosos.
    Artista azul, el colmo de los sueños internos, ojalá que vuele a esa isla y repose o sueñe en lo azules ojos misteriosos que existen, afirmo que los he visto en Malta, por poner un ejemplo.
    Besito, un placer cada una de tus letras, CADA UNA, un encontrame con mis desvarios...azules de mar intenso, eso lo tengo claro como azul turquesa.

    ResponderEliminar
  3. Y los fantasmas de la mente son tremendamente angustiosos,pero sigamos con los sueños a pesar de metamorfosearnos en insectos.Tal vez merezca la pena!! Podríamos ser también una mariposa en vez de moscardón,no?).
    Y esa realidad de ojos azules.....es como una constante JavierAzul(permíteme esta broma)
    Besucos

    ResponderEliminar
  4. En este caso, pesadilla. Y de las feas!
    =(

    abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Tú, escribe, siempre, mucho, sin cesar... por si las moscas y para nosotros :)
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. El pobre Kafka lo paso mal, pero tu portagonista salió volando en busca de su felicidad...

    besos

    ResponderEliminar
  7. Bonita dedicatoria a ese pedazo de escritor que nos dejó gracias a sus depresiones y su amargor unos relatos que elegiría para la Isla desierta porque siempre descubro algo nuevo en ellos

    ResponderEliminar
  8. por eso siempre es bueno mirar debajo de la cama antes de irse a dormir, los monstruos se las saben todas XP
    besote

    ResponderEliminar