Páginas vistas en total

22.5.12

¿ Eres...? . Si



...Si, justo en el derecho se encuentra


Algo la hizo girar la cabeza. A su derecha había un joven
Desde las rocas no dejaba de observarla  
Era extraño verle tan vestido hasta con abrigo a esa hora del mediodía en pleno verano.
Había aparecido tan de repente que no sabía como tomárselo. 
No la molestaba hacer top less delante de él, pero tampoco la agradaba demasiado aquella mirada tan continua como incómoda.
- Pero si apenas es un crío.- Se dijo a sí misma mirándole de arriba abajo detenidamente…
Luego le hizo un gesto para que se acercara y lentamente el muchacho se fue aproximando


- Hola.- Dijo el muchacho al llegar a su lado.
- ¿ Te gusta verme?.- Le preguntó ella mirándole directamente a los ojos mientras sacaba pecho con sus pezones brillando relucientes de sal.
- ¿ Por qué me preguntas eso?.

- Los ojos negros del joven la traspasaban de parte a parte  
Repentinamente sintió frío dentro de su cuerpo. 
Era un ser realmente misterioso; pensó que lo había juzgado de manera equivocada y buscando su blusa blanca en su bolsa, se la puso y se sentó sobre la toalla.


- ¿ Cómo te llamas?. ¿ Te has perdido?.
- Me llamo Paolo.

He parado en mi camino, un momento, y te he visto. 
Nada más… En cuanto a mis padres, se llamaban Piero y Amelie  y ambos murieron hace tiempo en un accidente.
- ¡ Vaya, lo siento!
mientras pensaba que esa escena ya la había vivido que todo era un déjà vú

- Verdaderamente sintió pena por aquel joven tan extraño, tan ridículamente vestido, paliducho y desgarbado…


Decidió invitarle a comer en su casa a apenas unos cuantos metros de allí. 
Se encaminaron sin demasiada prisa mientras la muchacha se abotonaba precipitadamente la blusa y él se ofrecía galante a llevar sus aperos. 
- ¿ Te gusta la lasaña ?.- le dijo ella mientras abría la puerta de su casa 
- No demasiado.- Barruntó el joven mojándose los labios.
- Bueno, puedo hacer otra cosa.
- Para mí, no hace falta.

¿De verdad no me has reconocido? preguntó el joven
No, ...acaso debía?  respondió ella
Tu lunar en la aureola de tu pecho derecho ... Siempre le mantienes en todas las otras vidas


¿ Eres...?


Si


La tarde comenzó a caer derretida en fuego sobre ellos… perdida en el sonido precipitado de las olas rompiendo el cortante.

9 comentarios:

  1. Los que me seguis de hace tiempo, sabéis de mis fijaciones en algunas de mis entradas con las reencarnaciones
    Os digo la verdad? No creo en ellas
    pero son poéticas
    y además, ¡ qué carajo ! yo hablo de distintos encuentros en el tiempo y el espacio. no de reencarnaciones ( al menos en esta entrada) bueno..vale, admito cocodrilo como animal de compañía

    ResponderEliminar
  2. Sonrisa!!
    Pero cómo te desenvuelves escribiendo sean o no reencarnaciones(yo tampoco creo en ellas)
    Es una escena curiosa la que presentas.Y ,el final,el lunar,el otro..son encuentros especiales,asombrosamente llamativos y poéticos,sí!!
    Dicen que la ropa de abrigo quita el calor.Yo no lo sé.
    Besucos

    ResponderEliminar
  3. Y al final era él... Me ha encantado. Una historia tan suave...
    Un beso, Javier.

    ResponderEliminar
  4. Me encantan los dibujos que voy encontrando por aquí.
    En cuanto a los textos, me descolocan muchas veces. Lo confieso. Como este.

    ResponderEliminar
  5. Ostras!, pues yo tengo un lunar en....¡glups!

    ;)

    No importa creer o no si la inspiración te hace escribir textos tan exquisitos, Javier. Yo de adolescente creía ciegamente en la reencarnación, luego dejé de hacerlo, ahora ni creo ni descreo..

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. me da que están en una de las últimas reencarnaciones, lo digo porque la última frase suena a comienzo del nirvana o es que ya me ha dado demasiado el sol? XP
    Una rueda de besotes

    ResponderEliminar
  7. Inquietante reencuentro, ese lunar en el pecho, lo dice todo y lo deja en aire.
    Besitos y acuérdate que mañana tienes un video dedicado en mi blog.

    ResponderEliminar
  8. encuentros muy poeticos ....

    sorpresivo el lunar!!

    esos encuentros que escribes tienen algo... ...


    me gustan

    beso

    ResponderEliminar
  9. Vaya, a mi me gustaría creer pero no creo...auqnue si creo en un encuentroque nos recuerda aotro vivido...con lunar o con cicatriz en eel hombro o con tatuaje en el tobillo ¡verdad?

    El cuadro queda genial!!!

    besos

    ResponderEliminar