Páginas vistas en total

3.5.12

Amores que matan






Desde el primer momento perdí la cabeza por ella 

Ella no dudó en entregarme su corazón.
Así nos vieron pasear cogidos de la mano por la ciudad
Personalmente me daba reparo ir con su víscera  sanguinolenta entre mis  manos
Y ella, no hacía si no buscar en mi mirada vítrea
la respuesta a, por que llevaba entre sus manos mi cabeza

7 comentarios:

  1. y es que es mejor eso de " Contigo pan y cebolla "

    ResponderEliminar
  2. ¿Tu crees?...la cebolla no me gusta mucho pero el pan si...

    besos

    ResponderEliminar
  3. Muy buena metáfora para tu sentimiento.
    Cuando se ama....nada es en vano.
    Besucos

    ResponderEliminar
  4. siguiendo ruta gastro-amorosa podría añadirse de segundo aquello de la trucha y el trucho no? XP
    Un besote

    ResponderEliminar
  5. Hombre yo me quedo con lo del pan y la cebolla, eso de entregar mi corazón, si lo digo alguna vez (nunca se sabe) que se quede en metáfora, por favor.
    Lamento andar perdida, pero no he podido, y cuando si he podido, mi cuerpo serrano no estaba por la labor, cosas de la prima Vera. Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Agónico y visceral amor, humano...porque el tema es eterno y complejo, fascinante. ¿Existe en el componete amoroso, el canibalismo? En sus múltiples e infinitas diversidades, existe. Besitos muchos

    ResponderEliminar
  7. Increíblemente bello, brutal, pero bello. Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar