Páginas vistas en total

26.3.12

Tengo miedo, contestó ella


Brand Kunkle -  " la joven que no quería amar "


El Lanzador de cuchillos, la tomó de la mano y la acompañó al final de la pista
 Te quiero, la dijo

Tengo miedo, contestó ella.



Me da pánico perder al ser amado
He pasado una vez por ello y derramé tantas lágrimas que me quedé seca
No quiero amar, no quiero amar nunca más.
 
Se levantó y subió a su torre de hoja de lata, allí escribió:

.

Había una vez, en un país muy lejano,
donde las montañas se perdían en el desierto y el río parecía un mar de ancho.
Allí una joven vivía escribiendo.

Lo hacía sin cansancio en un cuaderno gigante de tapas duras,
allí acumulaba cuentos inacabados
cartas de amor a su enamorado, que jamás recibía
Luego arrancaba las hojas
y las tiraba 

9 comentarios:

  1. este cuento de puro tierno siempre me sedujo.. me estoy haciendo sensible y terminaré amando

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la imagen, aunque si soy sincera, las pinturas me resultan un poco inquietantes, pero así y todo me gustan, por cierto tengo unas imágenes de un pintor, muy curiosas, te las tengo que mandar, pero es que sigo con catarro, ya sabes que me toman cariño.
    Me gusta este cuento y me gusta que seas sensible, aunque como artista creo que la sensibilidad es parte de tu vida, sin ella, no podrías crear esas maravillas. Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Uffff,eso es bonito!!
    Alguien escribe y guarda o tira lo escrito,pero siempre hay un destinatario,y es una pena que nunca lleguen esas palabras.
    Los cuentos son canciones de cuna y ser sensible es un don regalado,a pesar de que muchos lo escondan por sus miedos.Amar no debería tener fin.Te felicito.
    Besucos

    ResponderEliminar
  4. Duele perder el amor, duele y asusta. Se comprende su miedo.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ufff... me sería imposible arrancar una hoja de un cuaderno que estoy escribiendo a pura sangre y sudor... jamás lo haría. todo lo escrito me parece que debe conservarse...aun cuando lo escrito nos produzca un rechazo insoportable... tengo ganas de tirar muchas cosas pero creo que también vale la pena tener algo de eso. un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Ummm lanzar las páginas al viento y convertir las palabras en esporas de sentimientos, qué belleza...me encanta la imagen y me hechiza el cuento..

    Ya amas, Javier.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. siempre da miedo, mucho, porque el trozo de corazón que das ya no regresa, pero siempre es preferible supogo el hueco a quedarte con un corazón impoluto para una vitrina de museo... me la imagino escribiendo en lo alto de una montaña, de esas de cuento, que para eso lo es, por donde si uno usa la lógica sería imposible subir, en un castillo que rebosa sobre la cima picuda, y poder estar a los pies de esa montaña recibiendo esa lluvia de hojas... me voy a preocupar, hoy es martes y no debería de tocar día moñoño no?
    Besote en la pista central

    ResponderEliminar
  8. Nunca se seca del todo cuando pierdes a alguién que has amado y sigues amando...tal vez es buena idea escribir y escribir y sentir cierto sosiego mientras inventas cuentos inacabados...

    Besinos

    ResponderEliminar
  9. Es lo que tiene el amor, el olvido es difícil y hay quien se queda enganchadita en un dolor que no tiene mas medicina que el tiempo. Dejar la tinta secar en palabras que nadie leerá tal vez no sirva porque todo está escrito dentro, no se yo si es buen remedio este para un corazoncito roto...
    Bonito cuento

    ResponderEliminar