Páginas vistas en total

6.3.12

Manifiesto de amor y no de guerra


Estos días de atrás la tristeza, la melancolía, flor de primavera, me acunó 
Tuve tiempo de ensimismarme y recordar
Me vino a la memoria aquella  carta de mi bisabuelo, durante la guerra  en un país lejano
Decía:


Es martes, otro más. 
Hoy además es día par, y como todos los días pares tuve que salir arma en mano y he matado. 
Hombres, mujeres , niños... 
Querida mía en la guerra no hay distinciones, no distinguimos débiles de fuertes


Mañana será día impar, y esos días son peores. 
Los días impares no me toca salir, me quedo en la cama tapado hasta la cabeza como un niño pequeño,
destrozado, y recordando una a una las miradas de todas las personas que maté el día anterior. 
Miradas de terror y de súplica. 
Miradas humanas. Sí, de personas, seres que interrumpí su vida, hombres:  humanos. 
Ya agoté mi humanismo, amada mía 
Ese sentimiento que sólo tu recuerdo me trae


Hoy, como todos los martes pares, he llorado, 
y  es algo que, aunque me prometí hacerlo sólo los sábados impares, 
pero que hago también todos los días pares y los impares y los de entre medías
Esta no es mi guerra, estoy cansado de besar banderas, que jamás derramarán una lágrima
el día que me maten. 
Esta guerra no es la mía, no es una guerra de nadie, a nadie le pertenece, y  nos matamos
Ayer salvé a una niña, estaba asustada y lloraba de pánico


La tuve escondida hasta que vinieron unos voluntarios pacifistas a los que se la entregué
La niña había perdido la capacidad de hablar. Cuando me preguntaron su nombre, les dije
tu nombre: Esperanza.


Aquí se enteraron y mañana me destinan a un puesto en primera línea, del que nadie regresa, nadie
(terrible palabra nadie) regresa.
Cuando hayas leído esta carta, amor mío, abre todas las ventanas, todas las puertas de nuestra casa
y deja una vela encendida, para si estoy entre las estrellas me pueda guiar hasta ti


Tuyo, que lo fui y te lo robaron: Javier







11 comentarios:

  1. NADA ..NADA justifica matar en nombre de una bandera. Mares de lágrimas de mujeres rotas, de vidas destrozadas.

    PD.- FELIZMENTE lo de mi amigo se resolvió de la mejor manera imaginable. Gracias a todos, le hice saber que desde aquí se le enviaban rezos y ánimos

    ResponderEliminar
  2. Jamás salvaron las banderas, ni las proclamas ni los himnos, sirven para matarnos y mirarnos enemigos, como las fronteras.
    Ni lunes o martes, ni par ni impar, no existe día hecho para matar en nombre de nada.
    Cada día en los periódicos, en la TV, ¿será para hacernos indiferentes o ya lo somos? Aquel adolescente que mató a otro se mataba a sí mismo, se mata para sus adentros y mata la esperanza que supone e incluso el beso nunca a dado, pero nos besaremos siempre, la mejor arma.

    Me alegro mucho que tu amigo esté mejor, le envío un beso mejor que un rezo.
    Para ti otro, ánimos.

    ResponderEliminar
  3. Feliz noticia Javier.
    Me gusta ese elegir los días pares o impares para llorar o reir, habrá que tenerlo encuenta. Y no nada justifica arrebatarle la vida a un ser humano.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que tu amigo saliera bien de la operación. Me gustó mucho la historia que cuentas, que triste debe ser matar, tanto si el día es par o impar, no puedo imaginarme a esa persona, comiendo o durmiendo, yo no podría, ante mí tendría la última mirada de los que asesiné.
    Ahora una cosa, ¿me puedes explicar por qué aquí si puedo dejar comentario y a los demás no? ando desesperada. Estoy entrando en blog por blog y en ninguno me deja, aquí sí. ¿Tienes alguna idea de que es?
    Otra cosa, tus cuadros están geniales, los de las bailarinas son todos preciosos. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Sin palabras. Me quedo pensando en semejante dolor...saber que se sale a matar y tener que vivir -o intentar sobrevivir- con ello!
    Espantoso.

    Un abrazo.
    p.d me alegra saber lo de tu amigo.

    ResponderEliminar
  6. y luego presumimos de no se cuantos siglos de civilización y no sabemos arreglar las cosas más que a tortas (estoy en la versión light por supuesto ¬¬)
    al texto,una medalla : ) otra más pequeñita al cuadro jajajaja
    No sabes lo que me alegra que todo saliese satisfactoriamente con tu amigo, ainss un abrazote para cada uno
    ps: miércoles impar... uysss XP

    ResponderEliminar
  7. Javier,es estremecedora la carta de tu bisabuelo y real,real como todo lo que significa la palabra guerra.
    No,no hay banderas,ni ideología,ni patriotismo barato que justifiquen una guerra en la que, para toda la vida, se recordaránB esos ojos que te miran antes del disparo .Cuánto error,cuánto dolor,cuanta despersonalización..

    Cantemos de nanas de amor a nuestros hijos,y que no las olviden nunca!

    Es una buena noticia que tu amigo haya salido bien de la operación .Todos somos un poco amigos en esos momentos de espera, de miedo y de satisfacción cuando los resultados son como estos.
    Besucos y uno a tu amigo desde el deseo de su recuperación.

    ResponderEliminar
  8. Javierrrrrrrrrrrrrrrrrrrr, porfa, todos los blog a la hora de poner comentarios, yo los veo distintos a este, aquí es donde único puedo entrar. ¿Tienes alguna idea de que es lo que ocurre? SOS SOS SOS

    ResponderEliminar
  9. Me acabo de dar cuenta que la ventana para comentar, solo la de tu blog y el mío son iguales, las demás se me abren distintas.

    ResponderEliminar
  10. Cada palabra de esa carta, conmueve, remueve sentimientos de dolores pasados que cada lugarcito del mundo a debido padecer. No debería ser así. Esa encarnizada lucha de poderes que obliga a enfrentar situaciones tan dolorosas y no queridas, y, en otros casos, a crear corazones insensibles en pos de la ambición y conquistas sin sentido.

    Bueno Javi... por mi parte, el paquete ya salió en vuelo ayer, espero que palomas, golondrinas, gorriones y toda ave que quiera colaborar, logren poner en tus manos el remolino de colores que se creó a orillas del Plata. Me avisas cuando lo tengas, si?
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  11. Un cántico de paz el de tu bisabuelo, un canto a la cordura, al dolor de tener en sus sueños para siempre esas miradas, esas ultimas miradas grabadas a fuego que se hacen presentes cuando cierras los ojos, que peor castigo para el que ha arrebatado esas vidas y más aun desconociendo el por porque de este sinsentido.
    A Gustav Klimt no lo conocía hasta hace poco más de un año, la verdad es que su pintura me gusta y lo primero que vi de él fue ese beso con el cual encabezas tu entrada, ahora ya he visto gran parte de su obra.
    No sabía lo de tu amigo, me alegro de verdad de que todo fuera bien.
    Yo sigo pachucha. Un beso grande amigo

    ResponderEliminar