Páginas vistas en total

12.3.12

Ese día que caminaron

Oleo de " Peter  Ravn "

.


A veces, el destino se parece a una pequeña tempestad de arena que cambia de dirección sin cesar. 
Tú cambias de rumbo intentando evitarla. Y entonces la tormenta también cambia de dirección, siguiéndote a ti.



Descubrieron emociones uno del otro. 
Ella, que él jamás dejaría de amarla, él, que ella nunca  sería suya.

Se preguntó si tus ojos azules son peces huidizos nacidos en el fondo del mar.

En aquellos momentos todo valió la pena, no así el resto de sus vidas. 
Ella quiso olvidarlo, él ni siquiera lo intentó. 
Él hizo esfuerzos por seguir adelante, ella se conformó con vivir en paz. 
Él sufrió ataques de pánico, ella ataques de soledad.
Envejecieron de viejos y de tristeza, de arrepentimientos y conflictos, envejecieron de impedimentos y razón. 

No volvieron a verse. 
Él hace montones de cartas que nunca entregó, que ella no pudo leerlas….
La vida los sorprendió, sólo que ninguno estaba preparado . En su despedida ella preguntó “¿de qué están rellenas las nubes?”… él la miró y respondió “de palomitas de maíz, las nubes están rellenas de palomitas de maíz ”, ella rió y lo besó.

Ese día caminaron. 
Uno para cada lado. Ella lloró de inmediato.
Él tardo 3 calles más  en hacerlo…pero nunca pudo detenerse.

6 comentarios:

  1. Nunca la nostalgia puede tapar una vivencia conjunta . Aquello que fue nos pertenece, y lo compartimos con toda la intensidad de lo que fuimos capaces... Dándonos infinitos

    ResponderEliminar
  2. yo la nostalgia la tengo cosida a una de las varillas del paraguas, para eso, para que las gotas de lluvia la mantengan transparente..
    un besi

    ResponderEliminar
  3. Hay ocasiones en las que las lineas que va trazando la vida jamás se cruzan con aquellas lineas de la persona que se ama, por más que se intente, por más que se busque ni por más que se ame. !que pena llorar en la distancia..........!,
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Otra vez el último párrafo me atrae gratamente por su fuerza y por su belleza.
    La nostalgia o melancolía claro que nos pertenece!!Y tenemos la libertad de "gozar"de ellas,cuando llaman a la puerta .
    La sociedad nos "enseña "que lo pasado se quede en el olvido y ,aunque no es sano dormirse en él,nadie debe de privarnos de esa sensación que es tan nuestra.
    Besucos y te traigo un vasito de nube.

    ResponderEliminar
  5. Hay historias en que sí, el destino parece conspirar contra ellas. Lo que nunca fue tienen la virtud de conservar la magia del "pudo haber sido".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. A veces los caminos no son los deseados. Lo que se siente dentro y afecta al corazón si es sincero no tiene olvido, el anhelo permanece dentro de uno para siempre.

    Besos

    ResponderEliminar