Páginas vistas en total

11.3.12

Bajo la lluvia



En esos momentos quería ir corriendo a la estación de ferrocarriles.
Regresar, como otras veces, como los siguientes días posteriores a su marcha, cuando  subió a aquel tren y se alejó de mi sin despedirse
Cada vez que regresaba a la estación, me sentía parte de su mobiliario, esperando que el tiempo retrocediera y ese tren diera  marcha atrás  y regresara con ella 
-Isabella me preguntó:¿ Aún la quieres ?
Levante la mirada de sus piernas apenas cubiertas por una escasa falda y la contesté: Soy demasiado egoísta  y yo no se amar.
Isabella cruzó las piernas. 
Hubo una fracción de segundo de generosidad carnal


Proseguía la lluvia tamborileando los cristales, todo era gris como mi ánimo
Levanté la mirada y proseguí mi confesión.
Cuando se fue, la furia me dominó,  lancé mi reloj contra el suelo
y desde entonces marca congelada las 6,07


Yo no era ni asistente de artista, ni nada de nada
Y la dije que si. Te dije que si a todos tus sueños.
Todo comenzó esa tarde en el metro de Madrid, en la estación de Tetuán 
Yo corría para coger el tren que pitaba para irse, y fui a parar con mis manos "involuntariamente " o no, sobre tus pechos
Una mano en  cada seno. Y mis papeles por los suelos.
Me agaché a recogerlos mientras tú no dejabas de exigirme que me disculpara. Tu indignación era evidente. 
Yo, simplemente te besé... y tú, no pusiste resistencia
A partir de ahí avanzamos juntos como si nuestros relojes tuvieran los segundos contados, en una carrera loca a ningún sitio
Tanto correr, tanto hacernos el amor sin un breve descanso, que cuando paré, tu tren ya había partido
Y te fuiste a  las tierras donde la niebla y la bruma habita.
Isabella había terminado su taza de café, esa noche la había escuchado su problema y yo la había contado el mío
¿ Sigues queriéndola ?
Isabella , yo no se amar.
En mi interior comenzó a arremolinarse odio hacia mí mismo y sentí como si la sangre dejara de circularme. 
Esbocé una sonrisa, y me compuse la ropa al ponerme de pie
Ciao Isabella. Y me encaminé a la lluvia 
Cuando llevaba unos pocos metros oí a Isabella gritar 
-"¡ No es verdad !!,  ¡ No es verdad que no sepas amar !
¡ Seguro que ella te sigue queriendo... como yo ! "







4 comentarios:

  1. la química entre dos personas es extraña , no se atiene a la razón, ni a la experiencia. Surge
    Una veces te abrasas otras compartes dulcemente el calor

    ResponderEliminar
  2. La forma en que dos personas se encuentran sería un buen y grato estudio de lo curioso que es ese instante.
    EL tren ,comparado con la vida, va pasando estaciones en las que deberíamos bajarnos o subir a toda prisa,mas ..a veces no sabemos hacerlo.
    Es cuando uno se interroga sobre el amor.
    Y no creo que haya personas tan sensibles capaces de no saber amar.
    EL amor no se atiene a razones,nooo!!!es puro sentimiento.
    Besucos

    ResponderEliminar
  3. Perdió un tren ¿va a perder otro? Alquimista no desfallezcas.
    ¿Viste que se nos murió Moebius? Besito.

    ResponderEliminar
  4. http://vimeo.com/15263537
    Un besín : )

    ResponderEliminar