Páginas vistas en total

27.2.12

El halcón

"Azules " (  Acrílico- sin terminar- )



Cuando se ponga el sol, sigue al halcón.
Te espero en el desierto de cristal de cuarzo.
Mi piel blanca ansía tus labios en la espesa oscuridad.
Ven, ven a tomar el néctar de mi ombligo.
Déjame escurrirme entre tus brazos,
para descubrir una y otra vez tu piel cálida
con mis labios ciegos, enloquecidos.
Con el último resplandor de la vela que se apaga
nuestros cuerpos brillaran en el abrazo absoluto





Cuenta mi abuela que en un lejano país, un anciano oyó el grito de un halcón que había caído en una trampa. El anciano se compadeció al verle, decidió curarle y soltarle.
Al llegar a casa le contó a su mujer sobre lo ocurrido y ella le dijo: “Hiciste bien." y los dos se pusieron alegres.

Al atardecer alguien llamó a la puerta: el anciano salió y encontró a una chico joven que dijo: “Me desorienté en el camino, ¿Podría quedarme en su casa esta noche?”.
Esa noche los tres conversaron y él les contó que no tenía casa a donde ir ni familia con quien estar. 

Los ancianos le propusieron: “¡Quieres ser nuestro hijo!”

Al día siguiente,el joven se levantó muy temprano para preparar el desayuno, pero no había ni pasta ni te, ni queso de cabra ni manzanas Fuji
Miró a su alrededor y divisó un telar en una habitación contigua y en unos instantes se empezó a oír el sonido del telar mecánico.
Cuando los ancianos se despertaron, el joven les entregó una pieza de tela bellísima diciéndoles: “Padres, vendan esta tela y compren lo necesario para vivir”. 

El anciano recibió mucho dinero por la pieza de tela y compró lo necesario  
Esa noche el abuelo dijo: “ Vamos a dormir”, pero el joven contestó: “Yo voy a continuar trabajando un poco más”. 
Los ancianos le dijeron: “¡No! hoy no trabajes, es mejor que descanses”. 
el joven contestó: “Quiero hacer más piezas de tela, pero quisiera pedirles un favor, no entren a la habitación cuando esté trabajando.”. El anciano preguntó sorprendido:¿No podemos verte trabajar?”. 
el joven contestó: “No, por favor, quiero que me prometan que no lo harán.”
Los ancianos no entendían la razón por la cual les pedía eso pero asintieron con la cabeza.

El joven tejía cada noche una pieza de tela que se vendían como “pan caliente” A su vez, cada día estaba más delgado. El anciano le decía: “¡Tienes que descansar”, pero el joven respondía: “Voy a seguir trabajando sólo un poco más”
Una noche, el anciano no pudo contenerse y dijo: “Voy a verle”, la anciana replicó: “Tenemos que cumplir con nuestra promesa”. 

El anciano miró a través de la puerta que estaba entreabierta y para su sorpresa divisó a un halcón trabajando en el telar. 
El halcón utilizaba su pico para quitarse plumas, que utilizaba para decorar las hermosas piezas de tela que hacía. 
Este advirtió que estaba siendo observado y se disfrazó nuevamente de joven, y se dirigió al anciano: “Yo soy aquel halcón que salvó de la trampa. Por salvarme la vida quise devolverle el favor y para ello se me dio la oportunidad de convertirme en un ser humano por una sola vez y vivir con ustedes
Ya no puedo permanecer aquí. 


El joven volvió a tomar su apariencia original de halcón y levantó vuelo.














7 comentarios:

  1. ave que no vuela:; a la cazuela...pero ten cuidado, puede que algún ave llegar a ser un hijo adoptivo en tu vejez

    ResponderEliminar
  2. Y cómo crece el corazón de las personas cuando agradecen lo recibido.NO es que sea necesario ,pero en algún lugar del horizonte,hay rayos de luz que nos llegan de forma angelical.
    Precioso canto y amoroso primer poema.
    EL cuadro quedará de un azul precioso!!
    Besucos

    ResponderEliminar
  3. lo del reino animal está muy complicado javi, entre ranas que pueden ser príncipes, halcones que pueden ser hijos y demás fauna, pies de plomo XD. Estoy con Gó, si el poema primero es para enmarcar, el cuadro ya... (tiene un curioso efecto además, yo que miro esos azules preciosos como que me estoy poniendo verde de envidia? XD)
    Un nido de besotes

    ResponderEliminar
  4. Mira marinero, voy a revirar mis escamas, jejeje, ave que vuela a la cazuela y si es un hijo, antes de que crezca, jajaja, ups, espero que mis pececillos no lean esto nunca pero nuncaaaa!!!!, aisss, que me gustan tus cuentos, miles de besossssssssss

    ResponderEliminar
  5. Joven halcon peregrino, ave o muchacho, nunca podremos estar seguros de nada, pero lo que vale es salvar a todos los halcones.

    Sigues con la bailarina, esta vez me enamora, inacabada, esbozada con sublime ternura, con fondo de columna clásica, con geometría límpida, y ese azul, Javierazul. Besitos.

    ResponderEliminar
  6. La vida es un círculo en el que lo que uno da, a la larga retorna.
    Linda historia!

    Un abrazo.

    P.d
    pinta linda la imagen!veremos cuando esté terminada!

    ResponderEliminar
  7. Preciosa historia!!!...y es de bien nacidos ser agradecidos, dice el dicho....besooosss

    ResponderEliminar