Páginas vistas en total

22.1.12

Miedos

Elisabetta Trevisan "Miedos "



Esta mañana he tomado el vermut con unos amigos
Iñigo, lleva tiempo en el paro, es un buen profesional, pero los tiempos no le son propicios
Anda deprimido, todo lo ve negro
Tiene miedo, Y me los ha confesado, le he animado  diciendo que todo aquello que desconocemos nos causa miedo
Que los miedos nos despiertan por la noche, pero nacen por el día


Javier, mis miedos se agarran a mis debilidades  y resbalan por las sábanas tibias y mañana tras mañana amanecen junto a mi cuerpo sudoroso


Javier tengo miedo a mirar bajo la cama, y que sea verdad, y existan monstruos; a que algo obstruya nuestras venas y la sangre no fluya. A no importar a nadie; a perder a los nuestros; a morir de aburrimiento; a que en nuestro interior algo empiece a crecer implacable; a dejar de ser sin darnos cuenta, y que nuestro cerebro se disuelva lentamente. 
Y un día la baba se nos escape, sin saber decir ya que no, que basta.


Tan abrumado le vi, que las palabras se me bloquearon. Apenas pude animarle con un " El deseo y la voluntad, vencen al miedo.." pero sonaba hueco
Iñigo hay que saber vivir con los miedos y la desesperanza.


Se que no supe darle los ánimos que necesitaba
Ahora tengo miedo yo de haberme equivocado en la ayuda a gritos que me pedía

8 comentarios:

  1. El sueño de la razón produce monstruos
    Somos nuestros peores enemigos, implacables inmisericordes, Conocemos nuestras debilidades

    ResponderEliminar
  2. no te preocupes, si lo has hecho, a veces solo necesitamos decir las cosas en voz alta, no esperamos oír nada especial, que aparezca el genio de la lámpara con la solución, solo que nos escuchan, que hay alguien ahí que con una simple sonrisa, un abrazo despeje por un rato las nubes. Quizás a quien tememos en la oscuridad es a nosotros mismos...
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Hola Javier!!!!

    compañeros de viaje, son nuestros miedos.

    Que bonito el cuadro Elisabetta, yo colecciono búhos.

    Besos asusticas

    ResponderEliminar
  4. Esos miedos nos acompañan saber controlarlos no es tarea fácil, a veces el hecho de hablarlos ayuda, tal vez eso es solo lo que necesitaba Iñigo hablarlos y tú le escuchaste¿no?
    Besoso Javier.

    ResponderEliminar
  5. Que malos son los miedos, y lo peor que los fabricamos nosotros, estoy con Shao, a lo mejor con decirlo en voz alta es suficiente, eso y que alguien te de un abrazo de oso, son un remedio fabuloso. También hay un libro chiquito de alguien muy grande, se llama Vive sin miedo, y su autor Paramahansa Yogananda, con cosas muy fáciles ayuda bastante. Besitos.

    ResponderEliminar
  6. El miedo es una "enfermedad"muy seria,demasiado y hay mucho miedo,mucho..como para saber de qué hablamos.
    Esas palabras me retumban en la cabeza cuando las leo y todo su pensamiento.
    Ayudar?EL hecho de que se haya abierto a contarte su emoción,es ya una ayuda,pues le has escuchado.
    A veces el silencio,prestar atención al amigo es el único modo de ayudarle,en ese instante.Que él se haya sentido además de comprendido,ENTENDIDO.
    NO sientas el miedo a equivocarte.ÉL está ahí.Tú,a su lado .
    Besucos

    ResponderEliminar
  7. Todos tenemos miedos. A todos algo nos atormenta, aunque a veces sepamos disimularlo. Saber vencerlo no es algo fácil. Es quizás la más evidente prueba que debemos enfrentar.
    Un abrazo.

    p.d

    Preciosa imagen!

    ResponderEliminar
  8. Fuiste certero Javyblue, está en nosotros vencer esos temores, no es fácil en absoluto, pero lo peor que podemos hacer es quedarnos paralizados viendo, sintiendo como nos abrazan, en cuanto Iñigo se abrió a ti con sinceridad y tu le escuchaste e intentaste transmitirle ánimo, es seguro que se sintió menos sólo y con ánimos de vencerlos!
    Un beso amigo bello
    Anny

    ResponderEliminar