Páginas vistas en total

29.1.12

Entre railes



.

Los gatos jugaban con las mariposas naranjas del jardín
entre arbustos, vi tu niebla y te reconocí
frente a frente poseídos desaparecimos del tiempo,
del mundo

Fue un verano mochilero, coincidimos caminando sobre los railes del tren, haciendo equilibrios.
Te ví primero, tú ibas adelantada.
Aceleré el paso y al llega a tu altura me presenté: "Hola me llamo Javier"
"Yo Laura"

Así seguimos cientos de metros en paralelo, en silencio 
Luego: Laura alargó su mano hacia mí, yo la mía al encuentro.
Apenas rozamos los dedos.

Compartimos latas de atún y pan de molde
compartimos, sudores, risas,  fluídos, cuevas, y puentes, en nuestro caminar.
La lluvia mojó nuestras ropas más de una vez  y siempre el sol las secaba.
En los pueblos tocabas la guitarra y yo cantaba. 
La barba y la ropa sucia de días me daba un aspecto alternativo. 
Ella se mantenía siempre como una princesa. Nunca te faltaron salva slips
Paseos por la playa, correr al viento con paraguas abiertos dando saltos que nos parecían inmensos...
Y llegó el final del verano y el justo punto donde los railes se cruzan

Una estación de tren. 
                                    Un anden. 
                                                     Una despedida. 
                                                                                Los ojos húmedos.

Al verte llegar aquella vez primera
me di cuenta que no llegaste 
me di cuenta que volviste.

6 comentarios:

  1. Juro que jamás fui mochilero andante, equilibrista sobre railes ni cantautor
    cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

    ResponderEliminar
  2. ainsss pues yo me dejo la barba ahora mismo por un verano así XP
    Un bocata besitos : )

    ResponderEliminar
  3. Así se cuentan los veranos de amor en todo su esplendor.
    Luego,el calendario dice que el tren va a salir.Cada uno hacia una dirección.
    Hay veces que el tiempo debería pararse!!Entonces espera uno al próximo verano ,todo puede ser igual o .....solo un recuerdo donde ya no hay ni pueblos donde tocar la guitarra.
    Espero que las manos se vuelvan a encontrar como roces de mariposa.
    Besucos amiguco!

    ResponderEliminar
  4. Puede que no seas ni hayas sido nunca equilibrista en railes ni cantautor, pero siempre has sido equilibrista en las palabras y autor de ensueños y fantasías vívidas, un cuentista es lo que eres mi querido marinero de agua dulce, ehhhh, que viniendo de una sirena, eso de llamarte cuentista es todo un piropazo, espero que mi aclaración fuese del todo innecesaria para ti, pero por las lectoras amigas de tu blog, miles de besossssssssssssssss

    ResponderEliminar
  5. Cualquiera diría que no eres tu el que vivió ese momento, si no lo viviste, lo soñaste y nos lo cuentas, ¿seguro que no fuiste mochilero? tiene sabor a realidad, tiene la sensibilidad de lo vivido con pasión. Simplemente preciosa esta entrada.

    ResponderEliminar
  6. Bonito estilo alternativo, esa barba y esa ropa.
    Besos.

    ResponderEliminar