Páginas vistas en total

31.5.11

Y tú enfrente de mi ventana una noche cualquiera

...y tú enfrente de mi ventana una noche cualquiera
Recuerdo que mi habitación era enorme con una ventana que daba a un patio de vecinos.
Se podía conocer la vida de mucha gente,  escuchar la radio  de varios pisos a la vez, saber lo que comían, cuándo estaban tristes y cuándo felices, quién llegaba en el piso de arriba y quién se iba dando un portazo.
En mi habitación, sobre un colchón de muelles, inventé travesías a bordo de una canoa y mis padres  solía estar siempre a punto de ser devorados por  cocodrilos.
Debajo de las sábanas soplaban tifones y siempre era gruta hermética donde si estabas en silencio los monstruos no te encontraban 
Mi habitación tenía el suelo de baldosas formando un ajedrezado de color blanquecino y rojizo desvaído, con una cenefa marrón.
Algunas de las baldosas se movían y siempre la pisabas por mucho que la evitaras.
Desde la cama y con la fría luz del fluorescente de la cocina mis ojos veían figuras espantosas dibujadas en el suelo y no me dejaban dormir.
Las paredes de mi habitación se llenaron de fotografías  de grupos de cantantes. Una estantería con libros de texto, cuadernos y cajas de juguetes

La ventana que daba a un patio interior. De día, y a pesar de tener enrollada la persiana de tablillas de madera verde oscuro, apenas si entraban la luz y el aire. 
Ana vivía en el 2º C y yo en el 2º A, su dormitorio coincidía justo enfrente del mio
Comenzamos a hablarnos cuando ella puso un lector de Cds en su dormitorio sobre una mesa baja de formica y allí giraba el CD de Madonna. Hora tras hora, "Human Nature" a tres voces. La suya más la de Ana y la mía
Pasó el tiempo se arrancó el papel pintado y las paredes de mi habitación fueron blancas, de un blanco que resaltaba los posters de chicas y del Real Madrid
En agosto de ese mismo año Ana y yo estábamos enamorados . Su ventana estaba frente a la mía  a nueve metros de distancia.
A pesar de las luces apagadas esa noche pude ver sus pechos al aire, levantada la camiseta de algodón blanca
Cuando uno se marcha de una casa para ir a vivir a otra nueva  debe dejar intacta su habitación por si quiere volver algún día a saber quién fue, más allá de su recuerdo.

Son las nueve de la mañana  y esa es la hora de los olores penetrantes.
He entrado en la que un día fue mi casa de manera clandestina. Una constructora la compró para levantar pisos más pequeños, sin patios de vecinos, ni calle de suelo de arena donde poder jugar 

Hoy es un piso en obras, lleno de  albañiles, pintores  fontaneros y carpinteros. Nadie me pregunta quién soy.
Recorro con la mano por las paredes de mi habitación y allí está el agujero que hizo mi uña noche tras noche mientras pensaba en no me acuerdo qué, mientras imaginaba quién sería.

No hay en ese pequeño hoyo ninguna pista, ninguna referencia a quién soy.
Ya no hay nadie en la ventana de enfrente, ninguna querida Ana que me enseñe los pechos una noche cualquiera


Observo las baldosas y cuento desde la puerta tres pasos y medio hasta llegar al lugar preciso. Se siguen moviendo la misma baldosa de siempre.
Pienso en la fuerza del tiempo, tan devastadora. Y sin embargo, no ha podido conmigo, "Eppur si muove". Todo existió y sigue existiendo.
"-Busca a alguien -?, me pregunta un hombre joven y con acento extranjero.
Le digo que sí, que estoy buscando a alguien y me mira esperando más palabras.

Pero ya no hacen falta
.

30.5.11

Te traje tu manzana, también hoy


eVA Y aDan ,- dibujo tinta china-


Me fascinan esos cartones grandes de embalaje de cajas de leche.
-No apilar más de seis cajas. Contiene 12 unidades de 1 Lt.-
Son resistentes, con esa parafina que las hacen duraderos a la humedad.
Son el mejor colchón para nosotros.
Además se hacen buenos carteles en ellos

Ahora es el momento más delicado: Elegir bien el texto:"TRENGO UNA FAMILIA, NESECITO ALLUDA PARA COMER"Es directo y va contra sus conciencias.
Elegir bien el lugar del trabajo: Boca de metro, puerta de un banco; las salidas de los supermercados los tienen  en propiedad los africanos
Siento que soy mobiliario urbano,que formo parte de la calle, de la ciudad.

Pasan las señoras de la compra y yo, sigo invisible a sus ojos.

Hasta que una madre de familia estrena mi platillo tintineando y de mi cara sin afeitar de mis dientes oxidados, sale un gracias entre toses de tabaco.

Luego, cuando de nuevo se acerca la noche, otros cartones me esperan.
Eva, me los guarda con los suyos.
Son de nevera cinco estrellas de congelación
y clase energética A
Me sonríe,( es la única sonrisa de mi día) Adán, ven que te arreglo el pelo...¿Recuerdas cuando comenzamos allá en el Paraíso este tinglado ?, me dice mientras sus dedos me peinan.

"-Te traje tu manzana también hoy-"
Cierro los ojos y sonrío, jamás pude evitar una sonrisa a Eva.

Me evoca toda las cosas.

29.5.11

Bleve histolia de chin lu

Impresionante obra de Anka Zuralevha
Chin Lu se milaba  al espejo todos los días
la imagen que devolvía no ela de su aglado
"Pol qué no puedo sel como las eulopeas, con ojos azules,
y no estos ojos medio celados que tenemos las chinitas?"
Su mama la decía: Chin Lu eles muy bonita, ya velás como te casas
Pelo mamá yo no quielo sel así !!
Anda, ve al caleflú y tlaeme aloz, calne de celdo y agua minelal, que sa telminao
Y vemos como feliz va por el mandado Chin lu, cantando pol el camino
Llena la cesta, y al, llegal al agua minelal ZAS !!! tiene un pensamiento
Cole y cole a su casa como nunca
deja el pedido encima de la mesa
y toma los dos tapones loscados de las botellas de agua minelal
Se los pone, uno en cada ojo.
Tiene que acelcalse mucho, al espejo, por que apenas son tlanspalentes
casi con la naliz en el espejo glita
TENGO LOS OZOS AZULES, Y LEDONDOS… !!!!
y sale coliendo a la calle
las manos pol delante pol que no ve un calajo
se choca contla un álbol
-Peldón señol- dice
Y después de chocal contla una falola, una fuente pública, y una anciana de deliba al suelo
se pala para recupelal es aliento de su calela loca
y es entonces que un autobús de la emplesa pública de tlanspoltes…
se la lleva pol delante
Y esta es la bleve y colta histolia de Chin Lu
que  Confucio la tenga en su glolia
,

24.5.11

Es el momento de pausa por Publicidad

Tengo el sentimiento que os agoto con tanta entrada diaria, que sois tan buenos conmigo que me arropáis aunque esté abusando de vuestra amistad con constantes entradas

No me voy, sólo os doy un descanso

Tengo muchas páginas del libro de bitácora de mi abuelo por narraros
y leyendas que mi abuela contaba
y sueños míos
y siempre siempre mi eterno cariño por tí

Regreso después de la publicidad:


BEBA ANÍS DEL MONO.....lo veréis todo de color de rosa


Anís del Mono -SIN TERMINAR- 81 x 65 ctmos

23.5.11

Fruto de mujer

Acrílico "Anís del mono" - Sin Terminar -
Varias de las aventuras recogidas en las libro de bitácora de mi querido abuelo demuestran la variopinta variedad de mujeres con las se encontró en su navegar por aguas lejanas.
Por ejemplo la historia que nos narra  su encuentro con los  “Árboles de Compañía”, Un día cuenta como al transitar por un camino cercano al Cabo de Peras le llamó la atención unos arbustos de notable porte de los que cuelgan abundantes frutos.
Mi abuelo comprueba que se trata frutas esféricas con aspecto de pera limonera que parecen disponer de vida propia.
Cuenta mi abuelo que “Diríase que están animadas por un fuego interior, un brillo interno, plateado, que irradia hacia su superficie aunque es evidente que se origina en el hueso de la fruta, y no en su corazón”.
Blande su navaja  y desprende del árbol una de las frutas, que le quema al contactar con ella
Abre dolido la mano y la fruta cae al suelo donde con el golpe, se abre en capas, que dejan ver un núcleo impecable en su esfericidad y en su transparencia.
Con su machete lo empuja hasta  creer que ya se ha enfriado y pueda cogerlo.
Una bola de cristal perfecta en cuyo interior se ve la cabeza sonriente de una mujer .
Aparta la envoltura y le queda a mi abuelo una cabecita que va aumentando hasta llegar al tamaño normal
De inmediato, del muñón inferior le crece el cuello y de él, con rapidez, se le conforma formas de mujer.
Son mujeres-frutos envasadas, dispuestas a dar conversación a los caminantes.
Sentados sobre una piedra plana conversan durante largo rato.
Luego, mi abuelo, reemprende la ruta no sin antes despedirse de su nueva amiga y constatar la belleza de sus ojos oscuros , la vivacidad de los labios carnosos y el incuestionable perfil de mujer bandera
¿ Habrá más fruta al regreso ?,
“intentaré no perderme y volver por el mismo sitio la próxima vez”.
Ha quedado entusiasmado con la gracia de su conversación e irónica inteligencia de la joven mujer-fruto.

Y tal como lo leí en su libro de bitácora os lo cuento

.

21.5.11

Metamorfosis kafkiana

Acrílico  81 x 65 ctmos." Pie derecho" - Terminado  -

Tus labios carnosos me sedujeron desde el primer instante
Luego, tu cuerpo resbalaba entre mis manos de puro suave mientras me susurrabas algo al oído en un idioma desconocido.  Me dije: "otra aventura más ".
Algo inusual presentí pero aún así me  atraías irreflexivamente.
Tus piernas largas se apoderaron de mí, me sedujo por completo tu humedad. La lengua se enterró hasta el cuello y pude paladear el sabor de tus entrañas rojas.
Tu duende se enredaba en las sábanas,y por momentos desaparecías. Aún así era consciente que estabas ahí porque escuchaba tu respiración,y el latido invisible por el que me sentía turbado.
Esperabas el momento de dar otro asalto.
"Otra vez, no. -Te supliqué- Estoy agotado".
La luna palidecía al avanzar la noche como yo palidecía cada vez más y me iba convirtiendo en un minúsculo engendro, una pesadilla soñada por Bukowski.
Pero todo era real, yo empequeñecía a una velocidad increíble.
Pasaron los días  encerrados a sexo y agua.
En mi espalda pequeñísima se abrieron dos grietas y de ellas brotaron unas alas verdes y casi transparentes.
Aprendí a moverlas torpemente, me posaba sobre la mesa de noche y probaba dar un salto, sustentarme en el aire. El día que lo conseguí tenía demasiada hambre como para festejar nada.
Conseguí pasar por debajo de la puerta del cuarto y llegué a la cocina. Sobre la mesada había un pedazo de pan con mermelada de zarzamoras, la chupé con avidez.
Tú te reías.
Entendí todo
Ya no sentías más que pena por mí. Te maldije en voz baja, no pude llorar: los insectos no lloran, me dije.
Deseé no verte nunca más.
Volé hasta la ventana entreabierta y vi pasar una mujer
...
Tus labios carnosos me sedujeron desde el primer instante
Luego, tu cuerpo resbalaba entre mis manos de puro suave mientras me susurrabas algo al oído en un idioma desconocido

.
.

Pon aquí ."..........." tu nombre


 óleo de Michael Tylor


"Comí la semilla de tu fruto mágico
Todo lo que soy está ahí, me dijiste..."


Te escribí mis mil nombres y los soplé al viento.

¡Aletea papillon de mil rubíes y esmeraldas.
Cambiarás mi mundo...!


Nos encontramos en aquel tren, camino de Lisboa. Recuerdas?
En el asiento de enfrente tú del mío, yo del tuyo, sin hablarnos.


Bajo la lluvia tus ojos eran grises, me preguntaste
-¿Tienes hora?-
-Pide tres deseos- contesté.
Luego bailaste para mí , bajo la lluvia, descalza, desnuda el alma
Durante meses de eterna primavera, traías la cabeza del Bautista
-¡ Te hubiera regalado mi reino de poseer alguno !-


"Tu fruto dentro de mi germina, crece se mezcla con mi organismo y al poco tiempo me convierto en un árbol pensante,
cuyos frutos tienen tu dulzura y el aroma de tu recuerdo."



Anoche siendo árbol del cerezo, te acercaste en mi sueño
y me dijiste: "Soñé que eras un mirlo de exótico cantar "


Cuando desperté tenía brazos y no alas... Ya no podía volar
.

.
Todo se va precipitando, cada día es más evidente que nos manejan, que somos peones en el tablero, que la partida hace mucho que se está jugando, y no nos dejan cada vez más ser dueños de nuestras vidas

Mientras tenga un ápice de sentido común, mi blog seguirá pintando sueños, que es para lo que fue creado
No me defraudaré ni os defraudaré a todos que seguis mis pasos, desde el silencio en la perseverancia me arropais, o con en el comentario más solidario y cariñoso os hacéis cercanos.

Gracias

"Nos encontramos en aquel tren, camino de Lisboa". ¿Recuerdas?

20.5.11

La noche de los feos-Mario Benedetii-

                                                              Pintura de Karen Krrusen


Es todo ternura y soledad, os dejo con D. Mario Benedetti y su "cuento: La noche de los feos"


Mario Benedetti

Ambos somos feos.
Ni siquiera vulgarmente feos.
Ella tiene un pómulo hundido. Desde los ocho años, cuando le hicieron la operación.
Mi asquerosa marca junto a la boca viene de una quemadura feroz, ocurrida a comienzos de mi adolescencia.

Tampoco puede decirse que tengamos ojos tiernos, esa suerte de faros de justificación por los que a veces los horribles consiguen arrimarse a la belleza.

No, de ningún modo. Tanto los de ella como los míos son ojos de resentimiento, que sólo reflejan la poca o ninguna resignación con que enfrentamos nuestro infortunio.
Quizá eso nos haya unido.

Tal vez unido no sea la palabra más apropiada. Me refiero al odio implacable que cada uno de nosotros siente por su propio rostro.

Nos conocimos a la entrada del cine, haciendo cola para ver en la pantalla a dos hermosos cualesquiera.

Allí fue donde por primera vez nos examinamos sin simpatía pero con oscura solidaridad; allí fue donde registramos, ya desde la primera ojeada, nuestras respectivas soledades.

En la cola todos estaban de a dos, pero además eran auténticas parejas: esposos, novios, amantes, abuelitos, vaya uno a saber.

Todos -de la mano o del brazo- tenían a alguien. Sólo ella y yo teníamos las manos sueltas y crispadas.

Nos miramos las respectivas fealdades con detenimiento, con insolencia, sin curiosidad. Recorrí la hendidura de su pómulo con la garantía de desparpajo que me otorgaba mi mejilla encogida.

Ella no se sonrojó. Me gustó que fuera dura, que devolviera mi inspección con una ojeada minuciosa a la zona lisa, brillante, sin barba, de mi vieja quemadura.

Por fin entramos. Nos sentamos en filas distintas, pero contiguas.

Ella no podía mirarme, pero yo, aun en la penumbra, podía distinguir su nuca de pelos rubios, su oreja fresca bien formada.
Era la oreja de su lado normal.

Durante una hora y cuarenta minutos admiramos las respectivas bellezas del rudo héroe y la suave heroína.

Por lo menos yo he sido siempre capaz de admirar lo lindo. Mi animadversión la reservo para mi rostro y a veces para Dios.

También para el rostro de otros feos, de otros espantajos.

Quizá debería sentir piedad, pero no puedo. La verdad es que son algo así como espejos.

A veces me pregunto qué suerte habría corrido el mito si Narciso hubiera tenido un pómulo hundido, o el ácido le hubiera quemado la mejilla, o le faltara media nariz, o tuviera una costura en la frente.

La esperé a la salida. Caminé unos metros junto a ella, y luego le hablé.

Cuando se detuvo y me miró, tuve la impresión de que vacilaba.

La invité a que charláramos un rato en un café o una confitería.

De pronto aceptó.

La confitería estaba llena, pero en ese momento se desocupó una mesa.

A medida que pasábamos entre la gente, quedaban a nuestras espaldas las señas, los gestos de asombro. Mis antenas están particularmente adiestradas para captar esa curiosidad enfermiza, ese inconsciente sadismo de los que tienen un rostro corriente, milagrosamente simétrico. Pero esta vez ni siquiera era necesaria mi adiestrada intuición, ya que mis oídos alcanzaban para registrar murmullos, tosecitas, falsas carrasperas.

Un rostro horrible y aislado tiene evidentemente su interés; pero dos fealdades juntas constituyen en sí mismas un espectáculos mayor, poco menos que coordinado; algo que se debe mirar en compañía, junto a uno (o una) de esos bien parecidos con quienes merece compartirse el mundo.

Nos sentamos, pedimos dos helados, y ella tuvo coraje (eso también me gustó) para sacar del bolso su espejito y arreglarse el pelo. Su lindo pelo.

"¿Qué está pensando?", pregunté.

Ella guardó el espejo y sonrió. El pozo de la mejilla cambió de forma.

"Un lugar común", dijo. "Tal para cual".

Hablamos largamente.

A la hora y media hubo que pedir dos cafés para justificar la prolongada permanencia.

De pronto me di cuenta de que tanto ella como yo estábamos hablando con una franqueza tan hiriente que amenazaba traspasar la sinceridad y convertirse en un casi equivalente de la hipocresía. Decidí tirarme a fondo.

"Usted se siente excluida del mundo, ¿verdad?"

"Sí", dijo, todavía mirándome.

"Usted admira a los hermosos, a los normales. Usted quisiera tener un rostro tan equilibrado como esa muchachita que está a su derecha, a pesar de que usted es inteligente, y ella, a juzgar por su risa, irremisiblemente estúpida."

"Sí."

Por primera vez no pudo sostener mi mirada.

"Yo también quisiera eso. Pero hay una posibilidad, ¿sabe?, de que usted y yo lleguemos a algo."

"¿Algo cómo qué?"

"Como querernos, caramba. O simplemente congeniar. Llámele como quiera, pero hay una posibilidad."

Ella frunció el ceño. No quería concebir esperanzas.

"Prométame no tomarme como un chiflado."
"Prometo."
"La posibilidad es meternos en la noche. En la noche íntegra. En lo oscuro total. ¿Me entiende?"
"No."
"¡Tiene que entenderme! Lo oscuro total. Donde usted no me vea, donde yo no la vea. Su cuerpo es lindo, ¿no lo sabía?"
Se sonrojó, y la hendidura de la mejilla se volvió súbitamente escarlata.

"Vivo solo, en un apartamento, y queda cerca."
Levantó la cabeza y ahora sí me miró preguntándome, averiguando sobre mí, tratando desesperadamente de llegar a un diagnóstico.
"Vamos", dijo.
No sólo apagué la luz sino que además corrí la doble cortina. A mi lado ella respiraba. Y no era una respiración afanosa. No quiso que la ayudara a desvestirse.

Yo no veía nada, nada. Pero igual pude darme cuenta de que ahora estaba inmóvil, a la espera. Estiré cautelosamente una mano, hasta hallar su pecho. Mi tacto me transmitió una versión estimulante, poderosa. Así vi su vientre, su sexo. Sus manos también me vieron.
En ese instante comprendí que debía arrancarme (y arrancarla) de aquella mentira que yo mismo había fabricado. O intentado fabricar. Fue como un relámpago. No éramos eso. No éramos eso.
Tuve que recurrir a todas mis reservas de coraje, pero lo hice. Mi mano ascendió lentamente hasta su rostro, encontró el surco de horror, y empezó una lenta, convincente y convencida caricia.
En realidad mis dedos (al principio un poco temblorosos, luego progresivamente serenos) pasaron muchas veces sobre sus lágrimas.
Entonces, cuando yo menos lo esperaba, su mano también llegó a mi cara, y pasó y repasó el costurón y el pellejo liso, esa isla sin barba de mi marca siniestra.

Lloramos hasta el alba. Desgraciados, felices. Luego me levanté y descorrí la cortina doble.

19.5.11

“To have seen what I have seen, see what I see!”

“To have seen what I have seen, see what I see!”

Como soñando flota en las aguas
pálida,  mirando las estrellas.
La flor destila aceite de eternidad.
Serán las aguas las que acaricien
sus sutiles pétalos para despertar
los áridos afectos olvidados.
Será su tibiedad dulce
como acero templado
la que matará sus recuerdos
y así,
la rosa volverá
con su efluvio oloroso
a germinar de nuevo.

Mi abuela Mercedes tenía un hermano: Javier, de él heredé el nombre y algo de su carácter
Javier conoció a Lucía casi por casualidad, coincidieron un día de lluvia comprándose botas katiuskas para pisar charcos de lluvia

Nació entre ellos una fuerte amistad que terminó con la marcha nupcial y lluvia de arroz
Fueron felices
Hasta que Lucía enfermó, muy enferma…mucho, un día como OPhelia apareció en el estanque cercano, muerta entre flores


Lucía días antes pidió la fotografiara con una maceta entre sus manos, y así lo hizo.
Javier enmarcó la fotografía cada mañana nada más levantarse acudía a ver la imagen fotográfica de su amada
Hasta que un día se fijó mejor en la fotografía, la planta que sostenía Lucía iba creciendo y de ella un girasol brotaba con fuerza
Javier puso la fotografía cercana a la ventana para que la planta tuviera buena luz y sol, y la regaba a diario

Pasado un corto tiempo, el girasol estaba tan crecido que se había desplazado a través de la ventana y ascendía imparable hacia el sol.
Paralelamente, la imagen de Lucía era cada día más sonriente
Cuenta mi abuela Mercedes, cómo un día, Javier simplemente desapareció ni rastro de él, sólo un girasol que salía de una maceta de una fotografía y que ascendía hasta perderse entre las nubes

.
Desde niña tomaba baños de Luna de Plenilunio
Aquella noche de luna llena, se fue a la orilla del río
de feminidad la luna llena
Miraba la luna reflejada, ¡ lienzo de plata.!
Se hundió en el espejo de agua.
Buscando mi imagen ?
¡ Luna Clara en alma creciente !
Ahora ato las estrellas en ramilletes
y trenzo luceros en tus cabellos
¡ Ofelia de Plenilunio !!

18.5.11

Caramelos de violetas ( para Hadas )

Siempre que siento los latidos de " te amo";
nunca sé si soy yo , que pienso con mi corazón...
o eres tú, quién me está pensando.
Volví a tomar un sorbo en mi vaso de cristal de hadas,
te contaré lo que percibí:
Te seguí sin que me vieras. A las cinco de la tarde entraste en la tienda de chucherías; primero admiraste los colores, las formas, mentalmente saboreabas cada caramelo de violetas, cada gominola, cada osito o avión de color malva, naranja
Dudaste ...
Al final la bolsa se fue llenando de una fauna salvaje, frutos tropicales y muuuuchos caramelos de violetas
Crees en las hadas, por que de siempre has sido una de ellas.
Tendrás que renunciar a varias cosas y hacer considerables cambios en tu vida. Cuando dejes de comer caramelos de violetas sabes que tendrás que mudarte sin más excusas
Ir a vivir a otro mundo de dimensiones distintas, donde el tiempo no existe. Un lugar entre remansos de aguas cristalinas, en medio de un bosque siempre verde y florido.
Tus cabellos se tornarán de un rubio que envidiará el mismísimo sol.  El color de tus ojos pasará a un celeste...una maravilla.
Vestirás cada día un largo y delicado vestido en sedas de colores crudos, vaporosos muy románticos.
Llevarás corona de flores como diademas que iluminará tu cara…
Lo malo es tener que perder saborear, no sólo las golosinas,si no  las tartas de chocolate, la "pasta al dente", el turrón de Navidad, las torrijas de Semana Santa, los buñuelos…y las paellas de los domingos.
Por que las hadas sólo se alimentan de brisa y de luz solar.
Lo sabes, sabes que esa es tu vida y que ocurrirá cuando dejes de comer caramelos de violetas. No es un sueño, está ahí
Quizás por eso, de momento, eliges el risotto de los domingos, al insípido sabor del viento y el sol
.

17.5.11

Cuentacuentos

                    Dibujo tinta china "Claudia Cahun", sin terminar

El narciso surge de la metamorfosis de un joven y bello pastor que se enamora de su reflejo en el agua.
El heliotropo, que siempre mira al sol, es la forma que toma la ninfa Clitia al languidecer de amor
El laurel oculta el cuerpo tembloroso de Dafne. 
Y los lirios son gotas de leche vertidas por la diosa Hera cuando alimentaba al pequeño Hércules.
Vagan los cuentacuentos pueblo por pueblo trabajando por unas monedas, que como premio dejan la gente humilde al final de su trabajo.
Hasta que llegó un día en el que un Rey quiso ejemplarizar a sus súbditos con la máxima que el dinero se gana con sudor y esfuerzo y no con paparruchas.
Y encarceló a todos los cuenta cuentos de su reino

Lis, flor borbónica, vive en la ciudad donde las brumas y las nieblas tienen sus cuarteles.
Una tarde pintó en una de las paredes del cuarto más oscuro, una ventana de tan real que al abrirla entra el sol espléndido y llena la habitación de luz y calor.

Todas las noches, Lis se asoma a  su ventana pintada, abajo  las hogueras  del mercado de Jemaa El-fna. Sentados sobre bolsas o barriles, o tendidos sobre pilas de alfombras, a cada palabra que uno dice como "corazón", "sueño", "pileta", "tesoro oculto"— los otros cuentan cada uno su historia de corazones, de sueños, de piletas o tesoros escondidos.
Son los últimos cuenta cuentos
Lis escucha y calla, ella siempre habla con su silencio que yo se escuchar.

Ahora oigamos al cuenta cuentos:

El caballero ve en medio de un claro en el bosque, el cuerpo de una joven, duerme rodeada de flores de todos los colores.
Desmonta y se llega a su lado. La toma una mano.
Está rígida y helada. Tiene el rostro cerúleo como el de una muerta. Y los labios finos y amoratados.
Sabe lo que debe hacer, sabe lo que todos esperamos que haga el caballero la besa con dulzura.
La joven abre los ojos, grandes, celestes grandes como sartenes

Le mira: con una mirada de sorpresa que enseguida se vuelve de ternura.

Sus labios van perdiendo el tono morado tornasoleando al rojo

Le regala una sonrisa.
Tiene unos dientes bellísimos alineados y blancos.
El caballero gozoso, no lamenta nada tener que desposarse con ella como marca la tradición.
La joven pierde en sus mejillas la blancura de la muerte. Ya son rosadas, sensuales, para morderlas como manzanas maduras.
Él la tiende las manos para ayudarla a incorporarse

.
.
.
Y entonces el caballero se da cuenta de que 30 metros más allá, antes de que el claro dé paso al bosque hay otra muchacha dormida, tan bella como la que acaba de despertar, rodeada de flores de todos los colores.
Se sube a su caballo y otea a otros 50 metros más lejos otra joven espera ser despertada sobre un lecho de flores y allí más alejada se ve yaciendo a otra....

El caballero espolea su caballo en dirección contraria.


Lis sonríe, sabe que ella forma parte de un hermoso cuento. Cierra la ventana,  se va a dormir.
¿ Habrá mañana un beso que la despierte ?
.

16.5.11

Soledad de alma


Camina cojeando sobre uno de los raíles,
de vez en cuando gira la cabeza
para cercionarse que el tren no se acerca.
Llevaba casi tres meses sin tocar puerto, sin abrazar hembra sin comer labios, sin sentir temblar a una mujer entre sus brazos.
Brea y salitre bajo las uñas. Huele a pez y gasoil.
Se mete en la calle, de cualquier ciudad
"Estamos en Rusia- dijo el capitan- teneis tres días libres"
Da gusto pensar que en tierra no debes agarrarte a una barandilla,
no hace falta, no hay olas ni golpes de mar
Se guía hacia una caligrafía en la noche, el neón es inconfundible, sea en el idioma que sea, es el idioma de los bares de carretera
Escotes tras las barras, ropa interior  de blondas
"Tienes treinta minutos"- le dicen-, mientras sube con Irina,
dice ella que se llama
Le sobran veintitres,
luego comparten desnudos un cigarrillo tendidos sobre la cama
Ella le pregunta si tiene hijos, si está casado…?
"No, en cada puerto, sólo tengo un olvido", contesta
"Mira, estas dos son mis hijas", señala en una foto sepia
Hablan de sueños, de lugares lejanos, de fracasos, de libertad…
Durante esos poco mas de veinte minutos se han convertido en familia, en pareja con dos hijas…
Ella desnuda, le cobra y le acompaña hasta la puerta.
Regresa, cojeando sobre uno de los railes
de vez en cuando gira la cabeza
para cercionarse que el tren no se acerca.


" Lejos de todo,
las calles intrascendentes nos transitan;
somos cuerpo de paso
en una ciudad cerca de nada…"

15.5.11

Y tú qué sabes hacer?


Erase que se era  un lejano país malva, donde todo era malva; tumbado sobre la hierba malva a la sombra de un árbol malva, dormitaba un hombre malva vestido de malva.

El hombre malva cuando se desperezo , bostezó y abrió sus ojos malva.
De pronto vio a su lado, a una mujer azul, vestida de azul
El hombre malva entre sorprendido la pregunto:
¿Y tú que hace aquí, en esta historia malva?
¿Yo? -contesto la mujer azul -. Me escape de otro cuento azul porque allí me aburría.

El joven malva dijo ¿Y tú qué sabes hacer?
La chica azul después de meditar contestó entusiasmada:
He rebañado con pan las fuentes con salsa de tomate
He llorado en el autobús al escuchar una determinada música.
He intentado olvidar a alguna persona y justo , esas son las imposibles de olvidar
He estado tumbada sobre el césped hasta la madrugada, viendo cambiar la luna por el sol
He llorado al ver irse seres queridos en un tonto accidente, desde entonces yo soy mi hogar 
He aprendido que la vida te trae escenarios,y personas y lugares  y momentos nuevos .
 
Ahora es tu turno, dijo la chica azul al chico malva
 
¿Yo...? Me he escondido tras una cortina jugando al escondite, dejando fuera mis pies
Me pongo bajo la ducha hasta hacerme pis
Robé muchas sonrisa y un primer beso.
He robado frutas maduras subido en lo alto del árbol
He jurado amor eterno diez veces, a diez mujeres distintas
He hecho graffitis obscenos en las puertas del aseo de mi colegio, y en el trabajo.
He competido a la carrera con mi moto contra una avioneta
He corrido descalzo por la calle lloviendo en verano, hasta quedar empapado.
Oye:
¿Quieres que escribamos un cuento juntos?
 

14.5.11

Turandot

Príncipe azul
Dilegua, o notte!... Tramontate, stelle! Tramontate, stelle!...
All'alba vincerò!
vincerò! vincerò!
.


PARA ANA

Siéntate cercana a mí.
¡ Qué pelo más hermoso tienes !
Ponme de nuevo un té, por favor
querida niña, te contaré una historia:

Contaba mi abuelo que su abuelo contaba que en un reino lejano por el lugar en el que el sol despierta,
había un príncipe azul, en un país azul, donde nacen las turquesas que envidian tus ojos
El príncipe azul que vestía de azul, era joven y poderoso, y había mandado traer de todos los rincones
del mundo conocido a las más bellas princesas para desposarse que le hiciera feliz para siempre
Y hasta el país azul de ríos azules del príncipe azul, se dirigieron las princesas.
Y llegaron del imperio de los Persas, y de la eterna Rusia,  de Turquía de Grecia y la India, de la legendaria China, y de tu país enviaron a la princesa de los mas bellos ojos azules
La princesa de los ojos azules traía consigo la leyenda de rechazar a todo pretendiente y tener con un poderoso brujo un pacto.
Las princesas al llegar al país azul, fueron hospedadas en un castillo azul rodeado de bosques azules
Según su procedencia eran alojadas en habitaciones al gusto del reino de origen
La princesa de los ojos azules nada más ser alojada desapareció
Su desaparición causó un revuelo en el reino del príncipe azul que poseía una miniatura de cada una de las aspirantes y era ella precisamente de la que se había enamorado
La princesa de los ojos azules exigía con la ayuda de un poderoso mago que el pretendiente que quisiera casarse con ella debía resolver una serie de enigmas y entrar a buscarla a un torreón a través de una puerta secreta defendida por espadas invisibles

La prueba que la Princesa de ojos azules es que el príncipe adivine el nombre que abrirá las puertas de su corazón
Todo el reino azul se pone a buscar nombres, mientras el príncipe canta esta canción:

Nessun Dorma, Nessun Dorma...
Tu Pure, O Principessa,
Nella Tua Fredda Stanza,
Guardi Le Stelle,
Che Tremano D'amore
E Di Speranza.
Ma Il Mio Mistero E' Chiuso In Me,
Il Nome Mio Nessun Sapra' No, No,
Sulla Tua Bocca Lo Diro'
Quando La Luce Splendera',
Ed Il Mio Bacio Sciogliera' Il Silenzio
Che Ti Fa Mia.

Dilegua, O Notte! Tramontate, Stelle! Tramontate, Stelle!
All'alba Vincero'!

Vincero!
Vincero!


Pasan los días y la princesa de los ojos azules empieza a sentir por primera vez una inquietud y desazón. En sus sueños aparece la imagen del príncipe azul que esta locamente enamorada de ella
Y es el poderoso mago quien habla con ella y la hace ver que lo que siente es el amor y que ese es el nombre que abrirá su corazón al príncipe
Cuenta mi abuelo que su abuelo contaba que la princesa de ojos azules, fue la reina más querida del reino azul, donde los días eran azules, y las noches de un azul oscuro


Amor!
O sole! Vita! Eternità!
Luce del mondo e amore!
Ride e canta nel sole
l'infinità nostra felicità!
Gloria a te! Gloria a te!
Gloria!

.

13.5.11

Nominados




"Princesa…Marinero: Hoy deciden sobre vosotros
 La "Audiencia" como siempre será la encargada de "nominaros"
 Alejandra  ya siempre Alejandra para mí, como yo Javi para ella, se aferró a mis brazos y comenzó a llorar desconsoladamente
 Todo lo que nos estaba ocurriendo nos sobrepasaba
La historia, dramática historia comenzó, hoy justo hace cuarenta y cinco día
Alejandra no estaba en mi mundo, como ella tampoco sabía de mi existencia
Había estado bebiendo con unos amigos, celebrábamos la despedida de soltero de Mauro
La verdad, es que habíamos bebido en exceso y hecho el burro sin límites. La camisa rota y un el pelo desordenado atestiguaba que lo habíamos pasado muy bien .
Recuerdo que camino de casa, me senté en un banco a descansar.
Cuando recobré el conocimiento, estaba en un gran cercado. En un pueblo fantasma, con más gente como yo, asombrados y extrañados de la situación, deambulando y sin que nadie supiera qué hacíamos y para qué estabamos ahí?
Unos altavoces en el centro del recinto comenzaron a tronar
"SON USTEDES LOS ELEGIDOS
LOS GANADORES DE ESTE CONCURSO, ( el eco se acoplaba a las palablas a medida que iba hablando), SERÁN LOS AFORTUADOS QUE SE EMBOLSEN LA NADA DESDEÑABLE CIFRA DE UN MILLÓN DE EUROS "
BIENNNNNNNNNN  ¡¡¡  Guauuuu ¡¡¡, todos los que allí estábamos saltamos locos de alegría
Me dolía la cabeza, la resaca no se había ido
"Os hemos elegido entre centenares de miles de posibles aspirantes. Sólo vosotros, doscientos valientes cien chicas bellisimas y cien chicos menos guapos que ellas, sois los apropiados para llevar a cabo esta primera experiencia"
Uno a uno fuimos llamados por nuestro nombre, y se nos entregó por una bella azafata, un sobre con el nick que tendríamos en la representación, además en verde el otro nick de una persona de sexo contrario.
El mío decía: "Marinero, busca a Princesa"
QUIÉN ES PRINCESAAAAA !!   grité  en medio del griterío generalizado
Me paré y tomé conciencia, todo me pareció extraño, comencé a mirar con ojo crítico las cosas
Desde altas torres laterales, cámaras de televisión estaban pendientes de nosotros
Encontré a Alejandra ella era " Princesa ". Dios mío…! de saber que existía hubiera dedicado mi vida a buscarla, esos ojos azules
Nos dimos dos besos en la mejilla, y nerviosos nos hicimos decenas de  preguntas y expusimos nuestras dudas
Nuestro barracón era el K-5, muy cómodo, elegante, pero sin intimidad alguna. Más bien era un plató con paredes de cristal y cámaras de television por todos lados
Alejandra, qué crees que es todo ésto?
Javi, estoy asustada, yo, estaba en una fiesta con amigas, salí a tomar el aire, me sentí indispuesta y, desperté aquí
No tengo familia, nadie me buscará, empezó a gimotear. Asombrado  la susurré " yo tampoco tengo familia"
¿ Por éso nos eligieron….?
A las Diez en punto de la noche una gran pantalla de televisión
se encendió. La presentadora de moda, nos saludó con una sonrisa de oreja a oreja.
"¡ Hola chicos! habéis sido seleccionados para representar un cuento por parejas, de vosotros depende, tendréis que actuar y hacer veraz vuestros personajes
El público os premiará con sus votos, y cada semana nominará a una pareja para que…"abandonen el juego"
Y los ganadores se repartirán UN MILLÓN DE EUROOOOOOS ¡
Confetti, serpentinas , globos de colores y fanfarrias sonaron en la pantalla
Alejandra , me miró Yo  miré a Alejandra…
…….
Habían pasado tres semanas, y nos habíamos enamorado, pero amor de verdad, no actuación de cara al público
Alejandra y yo  buscabamos como todos los enamorados los rincones más solitarios, para mirarse a los ojos sin hablar y besarse…
El resto de nuestros  compañeros actuaban
Ellos se habían inventado historias dramáticas., o románticas o…
El Público estaba enfervorecidos con sus compañeros, la audiencia…como nos decián por megafonía había superado cotas increíbles. Nos  habíamos salvado por los pelos de ser nominados dos veces
Hoy estábamos nominados de nuevo
La presentadora apareció en la gran pantalla y dirigiéndose a nosotros nos dijo: "Marinero…Princesa… Teníais dos personajes para luciros. Habíamos puesto muchas esperanzas en vuestros nicks.
La audiencia por votación: ha decidido NOMIRANOS
"Lo siento chicos jejejejeje"
Cambio de imagen en la pantalla, un lago azul con cisnes y música de violines…triste, muy triste
Una cámara  de autónoma nos siguió hasta la caseta que ponía : "Nominados"
Entramos, oímos el metálico ruido de unos cerrojos que se cerraban detrás nuestro Alejandra se abrazó a mí estaba tiritando de miedo
Yo de no haberme abrazado Alejandra, me habría caído. Mis piernas apenas me sostenían
Se escuchó un leve siseo, luego un olor a almendras amargas envolvió la sala
ERA GAS…
………….
.
Venga, Señor, arriba -me dijo el guardia-, No se puede dormir en los bancos
¡ Esta juventud, no sabe beber ¡

.

12.5.11

Paloma

Os traigo el dibujo terminado, es de Diciembre del año pasado

Paloma era mi amiga, no teníamos secretos , sabía de mis limitaciones yo de sus grandezas
Hoy hace un mes que Paloma y yo hablamos largo y tendido 
Siempre quiso volar, yo la animaba en su sueño la dije que es posible si esa es su ilusión. Que la crecerían alas de blanco plumón
Paloma me miró a los ojos, y sonriendo, me dijo: "Javier, he soñado mil veces que volaba, pero siempre con mucho miedo".
"No temas nada te ocurrirá si vuelas".
"Sin embargo Javier, ese miedo me atenaza, el dolor es algo para lo que no estoy preparada sabes que me asusta es algo superior a mi".
"Hace quince días, soñé que al fin volaba, que vencía mi miedo.
Al principio cuando salté al vacío comencé a descender sin control. Agitar mis alas, me producía un gran esfuerzo y llegué al agotamiento físico; pero milagrosamente comencé a…. primero flotar, después elevarme".
Sabes Javier, recordaba tus palabras "Si te caes mientras vuelas no te harás daño, la caída  te hará más fuerte, como mucho un chichón".
"Luego , sabes Javier? En mi sueño, descendía lentamente hasta una superficie marrón brillante, cuando me posé era pastosa, tenía un olor perfumado, la probé" y sabes qué? Era chocolate !!!!!,
"Javier, estuviste en mi cumpleaños el sábado pasado, y era la misma tarta sobre la que me posé en mi sueño….Estoy confusa"
"Isabel: me gusta tu historia, no sé por qué? me recuerda a la caída dentro del tronco de árbol en Alicia en el País de las Maravillas", y la sonreí
Paloma sonrió forzadamente; pero no la hizo gracia, no ya el comentario, si no mi incredulidad
Ayer enterramos a Paloma
La noche anterior la encontraron muerta en el suelo, con un fuerte golpe , y manchas de chocolate en los labios, en los pies y en las manos,  rodeada de plumas y plumones blancos

11.5.11

Histórias de Ulises y Penélopes

Inicio dibujo a tinta china

Hoy me viene a la memoria la historia que me contó aquel viejo lobo de mar
"Ya no quedan monstruos marinos Javier.
Todos han sido maltratados por los pescadores de arrastre y los barcos de cruceros repletos de turistas.
Ya no hay leyendas de buques fantasmas, desde que se inventó el GPS, no tienen sentido.
Los tiempos para los marinos, no son como eran
Pero javier,( ese era tu nombre verdad ?), te contaré la historia de esta chica: Penélope

Todo comienza en el momento de la despedida de su amado, en la playa agitando el pañuelo blanco que le dejó en prenda.
Lágrimas de desconsuelo al ver cómo el horizonte engullía el barco que se la llevaba media vida.
"Penélope, tengo que marcharme sin falta. El futuro me espera; es nuestro".
" Allí lejos hay lugares donde buscar tesoros ocultos cofres llenos de oro, que sólo esperan que les saque a la luz del día, de su largo entierro
No oyes ?…escucha ?. El mar pronuncia mi nombre. Me llama debo ir al encuentro con mi destino ".
Penélope, sólo acertó a decirle: "Pero, y las sirenas ?
Y así fué como partió dejándola a ella, sola, allí esparando.
 Día tras día
 Mes tras mes,
Siempre sus ojos llenos de lágrimas y salitre, salitre y lágrimas, agitando su pañuelo blanco al aire y pronunciando su nombre.
En la aldea de pescadores todos sabían de su historia,la buena gente se acercaba algunas tardes a hacerla compañía y darla conversación. 
La contaban chismes,mentirijillas, cotilleos
 Penélope ajena a sus vecinas, mantenía la mirada fija en el horizonte, en el final de la mar
Pasaron muchos meses. Una tarde desde su lugar en la playa, se agachó y tomó un puñado de arena, de aquellos miles de relojes que había derramado. Arena perdida, y se dijo:" Hasta aquí hemos llegado".
"Se fué a buscar tesoros, y todos estaban en las curvas de mi espalda, se fue a buscar hortizontes, y todos estaban entre las sábanas de mi cama. No se dió cuenta que yo era su tesoro ".
 Me voy .
 A la mañana del siguiente día cuando el autobús la llevaba dirección a la capital, Penélope echó su última mirada a la playa
Adios…
Hasta pronto.
No...¡ Hasta nunca !.
Ahora Penelope es feliz. Encontró trabajo como cajera de Hipercor y está enamorada de Jeremías el joven que vende hortalizas y  frutas.
Javier del muchacho que se marchó, nada puedo decir, no se supo más de él.
Algunas veces Penélope, cuando pasea sola por la orilla del mar, y ve un barco solitario, mentalmente piensa:"No sabe lo que se perdió "

10.5.11

De niños dioses y proezas Nirvana -





Acrílico SIN TERMINAR " Azucena "

Había una vez en un país muy lejano,
donde las montañas se perdían en el desierto y el río parecía un mar de ancho
Allí una mujer vivía escribiendo historias.
Lo hacía sin cansancio en un cuaderno gigante de tapas duras.
En él acumulaba cuentos inacabados, luego arrancaba las hojas y las tiraba
Algunas hojas llegarón a mi traídas por el viento, es por ello que hoy os leo esta historia:
"El señor Krishna, en su primera juventud, era azul noche como las nubes que llevan la vida.
Su rostro tenía el esplendor de la luna llena en otoño."
                                            (Bráhma Vaivarta Purána)


-Krishna siendo niño se volvió muy desobediente.
Desataba los terneros antes del ordeñe, robaba su leche, bebía y repartía lo que quedaba entre los monos.
Hacía agujeros en las tinajas que estaban colgadas, para descubrir qué contenían; y tras conocer el contenido las llenaba  de orificios, se introducía en ellas, e iluminaba la habitación oscura con el resplandor de su propio cuerpo.

Un día Balarama y los otros niños se quejaron a Yashoda anciano sabio de la aldea, porque Krishna había comido tierra.
Yashoda temió que esto pudiera afectar la salud de Krishna.
Le reprendió "¡Oh niño desobediente! ¿Por qué comiste tierra a escondidas?"
Krishna respondió, "¡Oh sabio anciano! No comí tierra.
Estos niños han dicho una mentira. Compruébalo".
Yashoda dijo, "¡Abre tu boca, mi niño!"
Krishna abrió su boca. Allí, Yashoda vio el universo entero de objetos animados e inanimados, el cielo, los puntos cardinales, las montañas, los continentes, los mares, la tierra entera, el aire, el fuego, el sol, la luna y las estrellas, los siete Dvipas, los planetas, los Devas, la mente, los sentidos, los tres Gunas y sus modificaciones, el Jiva, la materia primordial del Tiempo, el Karma y sus semillas, incluso vio a Brindavan y se vio a sí mismo

Estaba asombrado, y empezó a reflexionar, "¿Éste es un sueño, una visión extraña de la ilusión de Dios o es acaso que el niño posee poderes yóguicos innatos?"
El anciano volvió a ver a Krishna como un niño y lo llevó con su madre que estaba batiendo yogurt y cantando los actos de su hijo.
-Otro día Krishna escuchó a una mujer gritar, "¡Compren frutas!".
Tomó entonces, rápidamente, un puñado de cereales y se apuró a buscar algunas frutas
La mujer Le llenó ambas manos con frutas, a cambio, tomó los granos y los puso en la canasta.
Su canasta se llenó de gemas y piedras preciosas

    Deleitaros con George harrison y su " Gopala Krishna




.