Páginas vistas en total

9.12.11

... y III

Dimitri kalyuzhny


. . .

Javi, esa bailarina, la del otro lado del escaparate, era mi abuela materna,  
Si, fue bailarina además de obstetra. Mi abuela viajera, la enamoradiza la que recibió como regalo de bodas los singulares pendientes en triada de brillantes con forma de corazón regalo de mi abuelo
Pero, lo que no sabes Javi, es que mi abuelo era de origen húngaro, se llamaba Laszlo y también fue bailarín...de alguna caja de música como mi abuela.


Te contaré algo que desconoces:
Una noche, cogí unas tijeras, me corté el pelo tan cortito como ella, solamente para sentirme más cerca de su acento y de la manera tan delicada de inclinar su cabeza cuando la cámara le apuntaba. 
A ella le mató su belleza, pero yo nunca podría temer a esa muerte porque ni siquiera soy un poco bonita. 
Me hace gracia que el significado que daba a mi nombre “bella como el amanecer”. Sí, solía llamarme Amelie como ella. 
Pero decidí eliminar las cinco últimas letras de mi nombre porque yo no tengo la piel tan blanca, ni sé bailar ballet..."


El domingo viajo a Budapest, estaré una semana con Chavo
Ya tengo ganas de darle un buen estrujón,le llevo un panettone ;-)
Prometo ir a la plaza de la Ópera y buscar esa casa de antigüedades donde comenzó la aventura de tu familia. Esa en la que tus abuelos se conocieron y fue el origen de tus genes. 
Brindaré con vino caliente especiado y compraré en los mercadillos navideños. 
Pero ten por seguro que como siempre, estarás muy cercana a mi



5 comentarios:

  1. Nunca pongas punto y final en tu vida

    ResponderEliminar
  2. Buen consejo, intentaré seguirlo.
    Fenomenal pintura, como siempre, tus bailarinas me hacen soñar... o igual son tus relatos?

    Petonets

    ResponderEliminar
  3. a mí me gustan más los ....
    he oído panettone???? ah jajajaja disfrutad de las viandas, del encuentro y de esa ciudad preciosa que es budapest... ves? ainsss
    millió puszi XP

    ResponderEliminar
  4. Ya veo que no entendí NADA de tu relato.Dios!!
    Pobre abuela.juzgué su conducta sin saber,sin saber el final.Todo son aprendizajes y ahora me siento como una alumna "suspensa en sentimientos".

    Si va a Budapest,seguro, seguro, escuchará cajitas de música.
    Es verdad,la vida no tiene un final y yo me empeño en poner muchos puntos.
    Besucos de danzas

    ResponderEliminar
  5. Javier, es la primera vez que entro a tu blog, me ha gustado mucho, si me permites, mequedo.
    Un gran abrazo.
    HD

    ResponderEliminar