Páginas vistas en total

26.12.11

El dedo que señala el tesoro

Marcela Gutiérrez " Prada Wallpaper Series "
                                                         



Niña querida. ven, siéntate a mi lado
Toma un poco de panettone, es un verdadero tesoro. 
Escucha mi cuento de hoy
En una ciudad de tu país de nacimiento, se cuenta que había una estatua de un rey, el brazo extendido y su  dedo índice en posición de señalar.
En su base una inscripción: “Para obtener un tesoro golpea en este sitio”.
Muchas generaciones de personas de aquella ciudad habían golpeado, con todo tipo de instrumentos, en el lugar  que el dedo señalaba. Esos golpes, sin embargo, dejaron pocas huellas en la dura piedra granítica, aunque sí fueron mellando la confianza de la población en sus posibilidades de poder obtener la riqueza prometida por la inscripción.
Algunos empezaron a considerar la estatua como una broma de mal gusto, pensada por algún antepasado que quería demostrar algo que nadie lograba entender.
Así como algunos empezaron a mirar a la estatua con notable desconfianza, para otros la frustración era tan grande y profunda que incluso pidieron al alcalde de la ciudad que enterrase cuanto antes el monumento para no tener que verse enfrentados cada día a su propia impotencia.
Un día, mi abuelo, ( ya te he hablado más veces de él ),  es un hombre que disfrutaba contemplando la belleza de las formas de todo lo creado, llegó a la ciudad y se quedó conmovido por la belleza de la estatua.
Mi abuelo estuvo observando desde todas las perspectivas posibles el estilo, las formas, los materiales, el color, y hasta el sonido que producía el viento al rozar aquella estatua tan bella. 
Y gracias a aquella amplitud y profundidad de su mirada le fue posible observar que exactamente al mediodía la sombra del dedo que señalaba, ignorada por siglos, trazaba una línea en el pavimento al pie de la estatua.
Mi abuelo, después de observar con detenimiento, marcó el sitio que señalizaba la estatua, obtuvo los instrumentos necesarios, y con una barra hizo saltar la loza del suelo.
Para sorpresa de todos el pavimento resultó ser una compuerta en el techo de una caverna subterránea. En ella había extraños objetos inútiles en apariencia, pero de bellísimos colores, y encontró centenares de libros escritos con estampaciones coloreadas a mano, y al fondo de la cueva  pudo acceder al tesoro que la inscripción prometía. DECENAS DE PANETTONES  NAVIDEÑOS, rellenos de frutas y fermentados de manera natural en esa cueva, sin hornear, y en su justo punto de cocción
Mi abuelo subió los tesoros abajo encontrados y los compartió con todos los habitantes del pueblo: perdemos mucho tiempo buscando la belleza y la felicidad en algún lugar remoto, mientras que si supiéramos mirar bien la encontraríamos muy cerca de nosotros.

7 comentarios:

  1. Tomad un trozo de panettone, he preparado cafe, servíos, Aún quedan muchas fiestas que celebrar.

    ResponderEliminar
  2. Me pido un buen trozo con trocitos de chocolate y como no, un cafe bien cargado. Ahora sentada a la mesa escucho tus cuentos fantásticos llenos de mágia. Hoy nos llegará la madrugada.
    Un abrazo mago de la imaginación.

    ResponderEliminar
  3. mmmmmm. esta rico, el sol hizo maravillas, no cabe duda!!!
    Un beso Javiblue, espera, esperaaa, es que queria ponerle un poquitito de ron añejo a tu cafe!!
    Beso
    Anny

    ResponderEliminar
  4. Qué sencilla es la belleza y vamos en su busca corriendo sin saber que está más cerca de lo que imaginamos.Ya lo creo!Es algo tan importante que no nos damos cuenta de su "aspecto",ni de su presencia...
    Tomo un trozo de panettone con sumo gusto,amiguco.
    EL cuento, muy logrado!!!
    Besucos

    ResponderEliminar
  5. Qué tesoro más dulce.... ummmm panettone... La historia de tu abuelo es una estupenda fábula....
    A seguir disfrutando y comiendo estos tesoros...

    ResponderEliminar
  6. Hermosa historia, ya sabes que la felicidad la escondieron dentro de nosotros, pero la mayoría lo ignora, por eso la buscan fuera.
    Me llevo un trozo de panettone con frutas, y al café le he puesto unas gotas del ron que trajo Anny, umm, que rico están las dos cosas.
    Estos días entro y salgo, y me falta tiempo, pero quiero seguir estando al día con todos. Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Nunca creí que diría esto pero el cachito de panettone por dioss que sea pequeño porque cierto es que la felicidad la llevamos dentro pero si sigo así no me va ni a caber jajajaja. Una sonrisa por tan bella historia y un besillo por... eso XD

    ResponderEliminar