Páginas vistas en total

22.11.11

Ellas son ( mucho ) más inteligentes

Perder la cabeza por una mujer



Desde hace muchos años los cuentacuentos trabajamos por unas monedas, 
que como premio dejan la gente humilde al final del trabajo.
Hasta que llegó un día en el que un Rey quiso ejemplarizar a sus súbditos 

con el pretexto que el dinero se gana con sudor y esfuerzo.
Y encarceló a todos los cuentacuentos de su reino, sólo unos cuantos 

conseguimos huir
Ahora acercaos os contaré un relato 
Más cerca, por favor, los alabarderos reales pueden aparecer en cualquier momento
y me juego mi amada libertad, cuando no la cabeza

En las mil y una noches en el primero de los cuentos, 

el sultán Shahriar descubre que su mujer lo traiciona 
y manda matarla para lavar su honor mancillado. 
Creyendo que todas las mujeres son igual de infieles ordena a su visir 

conseguirle una esposa cada día, alguna hija de sus cortesanos, 
y después ordenará matarla en la mañana. 
Este horrible designio es quebrado por Sherezade, hija del visir. 

Ella trama un plan y lo lleva a cabo: se ofrece como esposa del sultán 
y la primera noche logra sorprender al rey contándole un cuento. 
El sultán se entusiasma con el cuento, pero la muchacha interrumpe el relato 

antes del alba y promete el final para la noche siguiente. Así, durante mil noches.

Lo que nunca transcendió es que Sherezade todas las mañanas 

se acostaba con un criado, poeta, escribano, artesano diferente, 
con la condición que la contara un cuento de su agrado antes del amoroso abrazo.

10 comentarios:

  1. y es que ellas tienen la cabeza sobre los hombros, mientras algunos hombres, mantienen su cerebro una cuarta por debajo del ombligo

    ResponderEliminar
  2. Bueno... no creo en absolutos

    en todo caso tambien hay "ellos" que tambien tienen bastante desarrollada esa parte femenina.

    Tambien hay mujeres con el cerebro por debajo del ombligo,....

    que se yo , nada no creo en absolutos

    b

    ResponderEliminar
  3. Sonrisas varias!
    Me he acercado en la noche para que los alabarderos reales no nos vean escuchando el cuento.
    Más inteligentes?No sé, somos personas a la par,pero dado el ingenio de Sherezade,no lo hizo tan mal!!!
    Besucos y cuidate de la guardia!!

    ResponderEliminar
  4. Bien dices y mal me está decirlo pues fémina soy, jeje. A la mujer la hizo lista los abusos constantes, superviviente nata. Y la hizo cruel todos los rencores acumulados, pregúntale a la cabeza de Holofernes.
    Supo burlar su destino con ingenio Sherezade, y amar al contador de cuentos, compañero de fantasías y deseo. ¿Qué ocurrió la noche 1002?

    Impresionante acrílico, surrealista el hombre gris del paraguas, me evoca a Magritte. Una manera muy personal, inquietante, de enfocar un tema eterno. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Parecía que el alabardero lo contaba a la luz de un quinquel.
    Supongo que según la circunstancia cada uno afina su inteligencia para que le sirva, independientemente de ser hombre o mujer, en este caso era una cuestión de supervivencia, no quedaba más...

    Beso

    ResponderEliminar
  6. De que somos genéricamente más inteligentes no tenía dudas...tanto por la actitud machista y retrógrada del rey y la astucia solidaria de Sherezade queda demostrado que el hombre es siempre más egoista... y más fácil de manipular!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. todo se nos empezó a complicar después de morder aquella manzana... no se si es inteligencia, yo más bien diría supervivencia
    mil y un besitos

    ResponderEliminar
  8. Bueno inteligentes y algo tramposillas, para que nos vamos a engañar. Lista Sherezade.
    Un beso cuentacuentos.

    ResponderEliminar
  9. jajaja, inteligentes si, quiza no mas que los hombres, yo diria que es una astucia de aquellas marca acme la que nos diferencia, jaja.
    Bien hecho Sherezade
    Un beso Javiblue!!!
    Anny

    ResponderEliminar
  10. Bueno... yo a veces pierdo la cabeza también, tal vez no sea cuestión de género y sí de circunstancias, hay momentos en que la vida nos obliga a aplicar la astucia, y otras a hacer uso de la bobera. Cada cual, elige su cuento, lo cuenta a su manera y lo vive como más le guste... (o pueda).
    Besitos Javi...
    Gaby*
    Las palomitas tienen el pico listo, solo que andan un poco desplumadas (es la cruda realidad del fin de mes), pero en cuanto repongan el plumaje, parten con ímpetu hacia tus tierras!

    ResponderEliminar