Páginas vistas en total

29.10.11

Sebastian Spreng, Roschach

.

Tengo mi propio mundo imaginario.
En él me gusta pensar en ti,
Quizás también tengas tu propio mundo.
Entonces ambos giramos alrededor del mismo sol
en nuestro propio Universo Paralelo


De boca de lobo, la noche tan oscura  
El mar, el cielo eran una  inmensidad negra que nos rodeaba
El se encontraba de pie junto al muro de defensa del viejo faro apagado
Ella apenas podía distinguir una sombra en la oscuridad. 
Casi palpando se acercó hasta donde él estaba, y se sentó en el muro, a su lado, sin decir nada. 
Él tampoco habló, la miró tiernamente. 
Después de tanto tiempo, de tantas cosas que debieron haberse contado, ninguno  sabía por dónde empezar. 
Pero no importaba, sobraban las palabras.

Cuando llevaba un rato apoyada, ella decidió bajarse del muro y acercarse junto a él. 
Esperó un instante tiempo,  el de una estrella fugaz pasar, el de un cruzar las miradas, y apoyó su cabeza en su hombro. 
Él pasó su brazo su cintura y quedaron abrazados. 
Sintieron un breve cosquilleo en el estómago, se miraron, y sonrieron

Así, de esa forma, abrazados y en silencio, permanecieron hasta que la noche se convirtió en alba 
                                                Y el agua del mar en rocío



9 comentarios:

  1. hoy no hay brujas en la noche, pero si miras, con detenimiento y usando los ojos de la ilusión, verás dos planetas que giran cercanos al mismo compás

    ResponderEliminar
  2. lo que no hay hoy es comentario, nada más bonito puede haber que eso que has escrito...
    Besote
    ps: estoy pensando, tiene que ser algo en el agua no?lo tuyo digo XP

    ResponderEliminar
  3. Hay instantes en los que sobran las palabras y ellos lo sabían.
    Lindos planeetas girando al compás.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Después de días sin leerte, tu historia me parece preciosa. Miré al cielo desde mi ventana y los planetas no paran de girar, creo que esperan el cambio de hora. Estuve pochita de un virus de esos que te toman cariño, pero ya estoy dando guerra, pero esta noche ya no puedo más. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Qué bonito,Javier!!
    Detrás de todo ser humano sensible,existe un alma dulce y acariciadora .
    EL texto es como un copo de algodón,suave ,blanco,limpio,y sonriente.Un abrazo y una mirada de complicidad,les bastó para comunicarse,para qué más!!!
    Besucos ,escribidor.

    ResponderEliminar
  6. Plas, Plas , Plas... la escena es una maravilla y apenas, sin palabras estos protagonistas nos enseñan lo esencial de la vida. Me encantó.Pero estos no son los dos planetas de distinto mundo, los del faro giran en torno a un mismo sol.¡Que bonita entrada, JAvier!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Me encantó!! esta noche miraré a ver si veo esos planetas
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. haré por verlo, llenare mis ojos de ilusión y esperanza.
    besos
    marian

    ResponderEliminar