Páginas vistas en total

6.10.11

Opio del alma

Dame St



Ecos de mi sombra
Emociones  atrapadas entre paredes y techos
de tantos lugares compartidos
Lugares insólitos donde me encuentras, donde te busco
donde yo estuve, donde me hallas
donde estuviste, donde te encuentro


En un tiempo lineal, fuera de toda lógica
en otras vidas vividas cien veces
  Aún no se si existe una verdad,
o todo es fantasía de mi mente que engaña mis sentidos,
que desde tiempos diferentes se produce el encuentro; 
 tú me buscas a mí , yo te busco a ti
en este bucle entre un ayer cercano y un mañana esperanzador
fuera de los sentidos ,
nos engaña.
Opio del alma
Adhesión compulsiva a ti.
Hoy me desnudo de alma, para entregarme, 
ilimitado

4 comentarios:

  1. vibrar, por que en las vibraciones se encuentra todo por lo que merece la pena vivir, mil veces si es necesario

    Steve Job supo vivir, traigo aquí su recuerdo y mi respeto por cómo supo vivir , por como supo morir

    ResponderEliminar
  2. Opio del alma,mas la busca de la razón de vivir, por encima de todo.
    Se puede,se debe ,se hace ,por muchos ruidos que ensordezcan,por muchas soledades que emerjan,por muchos silencios,esperas..La entrega ilimitada es generosidad,incluso más allá de la salud .
    Besucos amiguco

    ResponderEliminar
  3. y hay razones y a veces "sinrazones" para las que cien veces cien serían aún nada...
    Un beso un poco "fumao" XP

    ResponderEliminar
  4. Desde mi "supuesto" retiro (imposible estarlo del todo) vengo a visitarte porque siempre me atrae lo que me dices.

    No pude evitarlo, al ver tu primera fotografía enseguida pense en el tronco como cárnico, y de allí volé al mito de Mirra, mujer castigada por su amor incestuoso, mujer señalada. De su madera olorosa nació el mito de Adonis destinado a pagar por su belleza con la vida. Amargo don.
    Amigo, la poesía está hecha para disparar el subconciente de cada cual, en ella interpretamos y resoñamos o volamos por nuestra cuenta. Cada palabra sugiere una pulsión íntima. Gran poder el de la poesía, incluso nos permite leerla para alentar la pipa del opio personal. Desde luego opino, o me equivoco, que la verdad por suerte, absoluta no existe porque excluiría infinitas verdades al ser una sola.
    Tu me buscas a mí y yo te busco, si nos encontramos nos alegrará vernos diferentes.

    En el piano y las imagenes pervive el verde y la calma al compás de la nota que se repite, melancólica pero no triste, suave. Me adormezco sin dormir, en vigilia sedante.
    El Buda repetido o de espaldas es un camino en ese verde, existen otros verdes, colores, que me estimulan a través de tus palabras.

    Desde el s. XIII te saludo amigo, aquellas lejanías a la larga son nuestras realidades.
    Besitos contentos.

    Nota:No acaba de entrar el comentario, disculpa si resulta duplicado o triplicado ¿qué sé yo?

    ResponderEliminar