Páginas vistas en total

1.10.11

Los calcetines canívales y el bazar oriental

"Somos observados" -Hall Parador Nacional de La Granja de San Ildefonso

                               Os contaré un secreto:Tengo una pareja de calcetines "raros". 
No hay en ellos nada destacable, a parte del color azul marino con los años se ha vuelto indefinido. Llevan conmigo muchos años. Y como no tienen agujeros, pues sigo usándolos. Pero tienen algo especial... que me vuelven loco.
Cuando uso esos calcetines, mientras voy andando, se me bajan y se me enroscan hasta salirse del pie solos. 
Desconozco su habilidad para hacerlo pero cuando me quito los zapatos, ya no llevo calcetines. 
Es como esa escena de Zoolander donde el tío se quita los gayumbos sin 
quitarse los pantalones.

Hoy llevo puestos esos mismos calcetines y os voy a contar un suceso que me ha dejado seriamente preocupado Intentaba subírmelos cuando me fijé en un bazar chino que tenía delante de mis narices.
Entré. Había una niña china, sentada tras un mostrador, llevaba los ojos tapados con un pañuelo
Comencé a ver hiladas de estanterías que se cruzaban con otras Todas abarrotadas de productos a cuál más horroroso 
Vi en un cesto entremezclados una colección de vinilos de viejas glorias  The What, Queel, Letp Zeppelin  -, Timi Hendricks, Carlos Montana y Dick Floyd !
Comencé a perder desorientarme
Por megafonía comenzó a sonar una música que desconocía


Mientras por unas pantallas gigantescas al fondo de cada uno de los pasillos al que mirara
se oía en perfecto castellano una entrevista que un locutor chino hacía a un supuesto famosísimo cirujado
plástico chino, que reconocía la cada vez más creciente influencia de la cultura china
sobre los occidentales
Millones de europeas, americanas occidentales todas,  se iba cada día sumando a la estética de los rasgos chinos
" Estira tus ojos "

Aquello me parecía extraño, debió ser el humo de los  innumerables inciensarios encendidos por todos lados
pensé que estaba siendo drogado en contra de mi voluntad.
Me dirigí a la salida , pero estaba inmerso en un laberinto , que Dédalo se había vuelto loco y que el Minotauro asiático aparecería en cualquier momento
Pero no.. al final fui como Icaro y la providencia me llevó a encontrar el final, y vi la libertad de una calle
resplandeciente, llena de occidentales con facciones helénicas y mediterráneas
Y aquí me tenéis, ahora, fuera del laberinto chino y perjurando que jamás entraré a uno de esos
raros y misteriosos bazares chinos, donde todo puede ocurrir

4 comentarios:

  1. no hablaré mal de esa trabajadora raza, misteriosa raza, dura raza, ambiciosa raza, ludópata raza. A mi no me hacen daño alguno, en mi ciudad son grises, no dan un escándalo, abren negocios en los mismos sitios que mis vecinos cierran. Cada día son mas, y cada día somos menos
    PD.. Pienso seriamente comprarme un diccionario español-chino-español

    ResponderEliminar
  2. NOS ESTAN INVEDIENDO A LA CHITA CALLANDO, NO SE LES OYE, PERO YA VERAS, EN POCO TIEMPO TODOS ARRINCONADOS, TENDRÁN PASAT, SIEMPRE PAGAN AL CONTADO, PERO PARA ELLOS.
    EN EL PUEBLO DE ALADO HAN ABIERTO UNO, PERO NO SON ORIGINALES, CIERRAN AL MEDIODI A, LOS DOMIMGOS NO TRABAJAN, CUIDADITO QUE HASTA ELLOS MISMOS SE HACEN FOTOCOPIAS DE ELLOS MISMOS.

    ResponderEliminar
  3. Dicen que son los nuevos conquistadores.
    Me gusta la historia de los calcetines,porque soy consumidora de calcetines de todos los colores y tobilleros.
    Los tuyos azules,se los comió el ratón(eso decíamos de pequeños cuando se iba resbalando el talón y se quedaba al aire).Y lo añejo tiene encanto,es algo especial,nostálgico,y se le coge cariño por todo lo que nos recuerda.
    Besucos de arroz

    ResponderEliminar
  4. yo ya tengo el pien-fu y me defiendo bastante bien con los palillos pero no acabo de ver convencido al gran maestro shaolín XP; en serio, son increíbles en el amplio y variado sentido de la palabra...
    zàijiàn (algún día pasaré de la lección 8, lo sé...jajaja)

    ResponderEliminar