Páginas vistas en total

8.10.11

como lágrimas en la lliuvia






Has pisado descalza la tierra, recuerdas las sensaciones que recoges en ese contacto?
Mi abuela fue una mujer extravagante
De niña sus amigas la llamaban la niña flor
Se agachaba para ponerse a la altura de las plantas y hablaba con ellas, acariciaba sus hojas por el anverso y por el reverso, y susurraba canciones en un idioma que sólo las plantas y ella conocían
Mi abuela dejaba estelas de olor a flores por donde pasaba, sin que se perfumara, dejando el ambiente con su agradable olor de fragancias frescas
Muchas tardes podías verla entre los parterres, pisando la mullida tierra, y regándo las plantas
las flores y sus propios pies.
Si observabas veías como en sus mejillas brotaban colores de manzana, y se sumía en profunda felicidad
Veras entonces como las sombras y el sol juguetean con ella.
Todo esto, se perdió cuando mi abuela creció, y se interesó por otras cosas
A pesar de ello siempre fue una mujer especial, ella no se perderá como lágrimas en la lluvia

6 comentarios:

  1. no se pierden las lágrimas de la niñez en la lluvia, quedan en nuestro recuerdo

    ResponderEliminar
  2. No creo que ella lo perdiese javi, igual que las lágrimas en la lluvia no lo hacen, sólo que uno aprende a descalzarse cuando todos llevan paraguas y dejan de mirar al suelo... hablando de mirar, mira que me ha gustao* (*aquí iba un medio-taco pero no la voy a pifiar ahora jajajajajaja)
    Un charco de besotes

    ResponderEliminar
  3. Pisar descalza una playa, unos cantos rodados, el suelo de parquet...pisar la vida aunque llueva, por más que las huellas las borre la espuma, ahí quedan, eternas y frágiles.

    El resumen de Blade Runner me ha parecido bello, tierno, triste, esperanzador por el gesto del hermoso robot, compasivo y lúcido antes de morir. ¿Quién es el robot?

    Desde mi retiro me asomo a tus ideas porque una nunca se aparta de lo que interes. Ptons.

    ResponderEliminar
  4. Aunque aparenten perderse y mimetizarse, las lágrimas siguen siendo lágrimas, aún bajo la lluvia. En todo caso el problema es de quien se confunde al verlas, no de ellas...
    Maravillosa persona debió ser tu abuela si en ese nivel lograba comunicarse con las plantas.Se trataba de una "mano verde" sin dudas! Hubo una época en que yo también tenía algo de ese poder...ahora creo que también se me fue diluyendo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. La abuela niña se hacía una con las flores y los campos.Compartían el olor y el misterio de la naturaleza.
    La madaurez le aleja solo en la forma,mas sus lágrimas hacen que la lluvia caiga en forma de gotas colores.
    Besucos

    ResponderEliminar
  6. Segurito que cuando yo me vaya me encuentro con tu abuelita y le enseñare la hermosa planta que crece en mi jardin, llevada por su nieto ami jardin!!!
    Un beso Javiblue!!
    Anny

    ResponderEliminar