Páginas vistas en total

18.10.11

Cinema Paradiso

Jessica Alba...Ufff !!
.

Soy incapaz de recordar la primera vez que fui al cine...

Pero en mi memoria sí esta presente aún el Cine Europa, sus butacas de madera, el gallinero,
aquella mujer elegantemente  enlutada que vendía, chicles, caramelos y pipas en los descansos
Ahora es cuando se que se  había escapado de una película de Federico Fellini.
De una las las primeras películas que tengo recuerdo de mi niñez , vi unas imágenes de un cementerio
cercano a un bosque, y estuve diez noches sin poder dormir.
Mi padre se levantaba por las noches, se enfurecía tras la puerta me veía desvelado, con cara  de pánico: "No quiero que vuelvas al cine. Estas gastando un mundo de luz ".
Me enamore infinidad de veces de esas mujeres que parecen construidas con seda y 
 lágrimas.
Y de los poderosos muslos de Jessica Alba en El diablo metió la mano 
y de . Salma Hayek en Abierto hasta el amanecer 

Un día le dije a la hija del acomodador del cine Europa: "Alba, por ti soy capaz de colgar la raqueta de tenis y a ver el mundo con tus ojos". Nos hicimos algo novios. 
Y lo fuimos, en tándem, por la arboleda de la Dehesa de la Villa. Ella llevaba un short amarillo inolvidable.
Al anochecer un día, cuando el viento y la llovizna peinaban las copas de los árboles,  ladeó la cabeza y dijo:
"Quiéreme como en el cine. como si fueras a morirte, bésame como Jean-Paul Belmondo".
Aquello acabó pronto no podía durar mucho. Duró exactamente 70 días, uno más de 69 

Un día me enteré que se iban a cerrar el Cine Europa y fui a despedirme de la máquina de proyección,
del operador y de la señora que vendía pipas, caramelos y cacahuetes: Elvira  Torres
Miré la cabina desde la puerta entornada, entré.
Lo que ocurrió entonces creí haberlo visto en el cine, soñé que lo volvía a ver Cinema Paradiso
Empezaron a pasar imágenes, fragmentos de películas 
Para el último adiós, el maquinista se guardó lo mejor: instantáneas de ríos, cascadas, rápidos lagos y
Pedro Hernández, el proyectista, resumió: "Esta es mi  película favorita. Tiene algo cuyo nombre he tardado más de 25 años en encontrar: Poesía.
La poesía de la IMAGINACIÓN, LA LUZ DE LOS SUEÑOS.
No lo olvides". 

5 comentarios:

  1. la luz de los sueños, la poesía de la imaginación... No no lo he olvidado, ni mi niñez, ni aquellas películas.. ni esos besos en las últimas filas.

    ResponderEliminar
  2. yo también "nostalgio" los antiguos cines de mi ciudad, el cine aramo por ejemplo (que ahora es una tienda de ropa, ainss señor el "progreso")por lo menos han dejado las partes más antiguas en la tienda y cada vez que entro es como volver atrás en el tiempo, a las sesiones de las 7.30 en la fila que fuese jajaja.
    Un caldero de palomitas...digo besotes ; )
    ps: hombre yo si me hubieses puesto una foto de vin diesel... jajajaja

    ResponderEliminar
  3. Anónimo01:57

    EL cine de aquellos "maravillosos años".
    En realidad el rito de ir al cine era toda una fiesta:acomodadores,vendedores de golosinas(hoy chuches)la cinta que se estropeaba ,los silbidos de los crios(bueno,en mi época,tú eres muy joven).
    Cinema paradiso no se podía entender a ciertas edades,ese era el maravillosos enigma.
    Imagino a Alba soñando a ser besada como Belmondo(por labios no lo dejaba,sonrisa)
    Quién puede olvidarse del cine !!!
    Besucos de primera fila

    ResponderEliminar
  4. Es que hay cosas Javi que no se olvidan... para eso fueron hechas, para ser inolvidables!
    Besitos, más!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, no soy mujer de cine, pero las veces que fui, ay dioooo miiiiooooo, jaja, inolvidable!!!
    Un beso
    Anny

    ResponderEliminar