Páginas vistas en total

13.9.11

Aquel verano nuestro

Oleo de -Turbuz de- Enredados en un maravilloso ovillo


.
13 Septiembre  del 2021
Desde aquel verano que fue nuestro, han ocurrido muchas cosas, y ha pasado mucho tiempo.
Concrétamente 15 años.
Tu aroma se ha despegado de mi nariz y los timbres y peculiaridades de tu voz se pierden al  intentar recordarlo después de tanto tiempo.
Aquel verano  que fue el nuestro, marcó el resto de mi vida, cambió el rumbo de mis pasos, fue decisivo para que me dedicara a dibujar y pintar.


No quise buscarte.
No quise decírtelo.
Nuestros mundos eran muy diferentes.
No podías darme nada mejor de lo que ya me habías dado, era mejor así.
El azar ha querido ponernos frente a frente de nuevo.
Este lunes pasado inauguré una nueva exposición.
Mi marchante cerraba una venta, y yo preparaba el lector de tarjetas de créditos.
Te pedí la tarjeta y el DNI, tu nombre y apellidos explotaron sobre mi presente,  fue entonces que me di cuenta que eras tú, unos años mayor, mas rellena, más mujer. A tu lado, un hombre atractivo de más o menos mi edad y una niña muy parecida a ti, esperabais comentando la calidad de la exposición.
Tú hija tiene los ojos más bonitos del mundo: tus ojos.

Después de firmar el resguardo de pago, te has fijado en mi, relajando la mirada y sonriendo con tus ojos como sólo tú sabes hacer durante un largo instante:

-¿Nos conocemos? Has balbuceado dubitativa.
-No lo creo. Te he dicho sonriendo.

...
Aún late alocadamente mi corazón
...
Aquel temblor del muslo y el diminuto encaje rozado por la yema de los dedos
son el mejor recuerdo de unos días conocidos sin prisa, sin hacerse notar
igual que amigos tímidos.
 
Fué la tarde anterior a la tormenta, con truenos en el cielo.
Tú aparecistes en el jardín, secreta, vestida de otro tiempo
con una extravagante manera de mirarme, jugando a ser el viento de un armario
la luz en seda negra y medias de cristal tan abrazadas a tus muslos con fuerza
con esa oscura fuerza que tuvieron sus dueños en la vida
 
Bajo el color confuso de las flores salvajes, inesperadamente me ofrecistes
tu memoria de labios entreabiertos, unos rojos difíciles
y el rayo apenas vislumbrado de la carne, como fuego lunático
como llama de almendro donde puse mi mano sin dudarlo
 
Por el jardín el ruido de los últimos pájaros, de las primera gotas en los árboles.
 
Aquel temblor del muslo
 y el diminuto encaje de vello transpasada su resistencia elástica;
vencida por el paso de los años, vuelve a ser verdad , oleaje en el tacto
arena humedecida entre las manos, cuando otra vez aquí, de pensamiento
me abandono en la desolación de tus ingles
 
                               y dejo de escribir para llamarte
 

6 comentarios:

  1. aquel verano, de accidentes y pinchazos, de correr huyendo para regresar al mismo lado, de ranadrilos e interminables visitas al estanque, Aquel verano de compartir copas con el hombre que amaba los tomates.
    Es mejor asi, si " ... Nos conocemos?
    si nos conocemos, más y mejor que nadie
    " ... No lo creo, balbuceé "

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Ainsssss!!Javier...que bonita y al mismo tiempo triste historia...si es tu historia… llena de recuerdos en el ocaso, la vida...la vuelve a cruzar en tu camino haciéndote degustar el néctar del recuerdo, quizás la hiel de lo que no pudo ser..."No lo creo, balbuceé"
    Un besillo amigo.

    ResponderEliminar
  3. No sé si es lo mejor pero sí se que da igual lo que te haya dicho, ella tiene cada minuto de ese verano escrito en la piel...oinss no escribas estas cosas tan bonitas que me pongo moñoña perdía jajajajaja
    Adjudicado el beso número 4

    ResponderEliminar
  4. Precioso es poco!!
    Sabes?La primera parte de la historia la conozco ,con hija incluida con la cara igual que su padre.Es ..como pensar que ella pudo ser de "los dos".Pero,no pudo ser.
    Me embriaga la sonrisa de complicidad que tuvieron cuando se vieron después de un tiempo....
    Besucos y sigue contando cosas lindas.

    ResponderEliminar
  5. que linda historia de esas que te dan ganas de más ......

    El óleo super

    beso

    ResponderEliminar
  6. Te superas cada día, me ha encantado la obra de cabecera...

    Besos

    ResponderEliminar