Páginas vistas en total

9.9.11

Gato callejero




Cada vez que observo a Cola, tu gato, me imagino que sería una gran suerte vivir como ese gracioso felino.
Cada vez que Cola me observa con sus hermosos ojos, nunca deja de pensar lo maravilloso que es ser tu gato.
¡ A propósito de Cola.  !
En una de mis vidas anteriores fui gato, atrigresado, de ojos la releche de bonitos.
Un día me enamoré como un gato bobo de una gata hermosa, de pelo sedoso blanco y ojos azul turquesa.
Tanto la amé que de  mis siete vidas di alguna por ella por sacarla de situaciones complicadas. Fiebres altísimas..., intoxicaciones por inhalación de gases... hubo de todo
Tanto es así que siempre por ir a socorrerla corriendo entre tejados, me quedó una serie de secuelas, de todos los calibres.
Mi colita (*) se partió y ahora ha perdido la prestancia y rigidez altiva que tuvo en mi adolescencia, cojeo pero ligeramente y además tengo lagunas en mi memoria.
En este preciso momento mi gata esta en lo alto de un tejado arreglando una antena de televisión. Sopla un viento huracanado y la escalera se ha caído. Maulla llamándome.
DEBO ir a salvarla aunque sea arriesgando otra de mis vidas...
El problema es...¿ Cuántas vidas me quedan...?



(*) colita =  prolongacion de columna vertebral a partir del coxis en determinados mamíferos

10 comentarios:

  1. Vaya, vaya....creo que te enamoraste de mi gata que era blanca con ojos turquesa, una belleza...una bolita cariñosa de pelo largo...pero se me iba por los tejados de vez en cuando...en fin....así son los gatos....independientes...pero también cariñosos...besooooossss

    ResponderEliminar
  2. Vaya !!! he estado un par de días sin colgar un relato, y ya se me han olvidado las buenas maneras de hacer el primer comentario aclaratorio. Véis cómo es cierto que la memoria la tengo afectada?

    ResponderEliminar
  3. Joan Crawford, Los ojos enigmáticos y mirada profunda... Vaya descubimiento que me has hecho de estas fotos con movimientos...Con tu permiso, las utilizaré. pppsssssshhhhhhhh.
    La historia del gato. Yo le veo dos versiones. Verás. Una muy romántica, del gatito celoso que vé como su gatita remolona y pícara, se vá por ahí a pedir guerra y machacarle la moral...
    La otra la del gatito que ya con canas y algunos años ve como su colita va disminuyéndo de tamaño y perdiendo vigor... pero no pasa nada, les pasa a todos.çMuy imaginativo.
    Besitos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  4. Gatito, gatito cuidado con esos paseos por los tejados....
    Volviste insinuoso y travieso, buena señal.
    Besos gato Javier.

    ResponderEliminar
  5. guauuuu! ainss perdón jajajaja
    qué importa lo que quede si hay luna casi llena y amenaza caer gota a gota sobre el tejado?
    eh... se me han caído los besos por el canalón ¬¬

    ResponderEliminar
  6. como volvimos ehhh!!
    por los tejados....
    mmm

    "Siete vidas tengo, tengo siete vidas.
    Siete vidas de oro; bellas y floridas.
    Cabeza cortada, cabeza repuesta:
    Mi espíritu-árbol retoña en la siesta."
    (A. Storni)
    b

    ResponderEliminar
  7. Cuando se ama....hay infinitas vidas,ni siquiera se cuentan.Solo las hay!!
    Aunque esa gatita debería de cuidar un poco su alocado ímpetu(sonrisa).

    Hay días en que los cuentos son necesarios .Gracias por publicar!
    Y gracias por todo.No lo olvidaré
    Que Dios te bendiga siempre.
    Besucos

    ResponderEliminar
  8. Hola, ola de mar...

    Como que vas a pensar cuántas vidas te quedan? De eso nada, el amor no pregunta por esas cosas..:-). Ya estás tardando mucho en ir a por la gata temeraria...o no te dejará ver la tv cuando baje.
    Gracias por el relato Javier, apetecía, de veras...
    Te confieso que yo también fui gata callejera, sólo que no me enamoré ni nada..viví toda la vida por las calles me temo.
    Un beso, del Aire

    ResponderEliminar
  9. Pues esos números son los que no se deben olvidar,... mira que si vas por la séptima... complicado!
    Buena vuelta, JAvier.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Cuando era pequeña, mi padre tomaba Fosforo Ferrero, decían que era formidable para la memoria, ahora le tocó el turno al Gingo Biloba, éste último lo tienes en los herbolarios, y en la farmacia bajo el nombre de Tanakene, hombre es que cuando se han perdido varia vidas, tienes que recordar cuantas te quedan.
    Me gustan esas figuras que se mueven, me encanta ver a Joan Crawford, me gustaba mucho como actriz. Cuídate mucho y no andes por los tejados. Besitos.

    ResponderEliminar