Páginas vistas en total

3.8.11

Un golpe si hay algo después de esto

" dESDe el Agua" Dibujo a tinta china - Sin terminar

Hola Javier, hay algo muy especial que me ha ocurrido y necesito compartirlo con alguien, no me apetece cualquiera, ni siquiera mi familia. Yo sé tú lo vas a entender.
Hace unos 15 años, antes de que mi madre comenzara con un alzheimar, hicimos un pacto entre las dos, medio en broma medio en serio, acordamos que la que primero muriera le enviaría a la otra una señal si después de esto había algo, la señal era un golpe dentro de la casa donde viviésemos en esos momentos, un golpe fuerte.
Mi madre enferma durante 10 años murió el 25 de mayo pasado, y no murió consciente a parte de la demencia, como tenía una hemorragia interna muy fuerte el médico nos ofreció el método de sedación, el cual todos sus hijos aceptamos, murió completamente inconsciente como puedes imaginar.

Cuando yo llegué a Madrid fui directamente al hospital y al entrar en la habitación lo primero que vi a los pies de su cama fue un ser andrógino muy bello con un resplandor de felicidad y una gran sonrisa, no quise hacerme caso y retiré la mirada enseguida, pensando, como siempre, que eran cosas mías.
Al verla muerta yo tuve la seguridad de que mi madre no se había marchado del todo, no sabría lo que le había ocurrido hasta bastante tiempo después.
En Julio la vi en la puerta de mi habitación me observaba, yo a ella también, parecía mucho más joven de lo que era al morir, como unos 30 años más o menos, siempre parecen más jóvenes.

Pensé que seguramente era ya consciente y que estaba visitándonos a todos para ver cómo estábamos y marcharse.
Yo vivo en ......, pertenece a ........ , aquí la razón está por encima de la intuición.

Tengo un amigo de aquí que viene a casa a dormir el viernes y el sábado por la mañana vamos a ...... a comprar en su coche, es más barato sobre todo los cigarrillos.
Este viernes pasado mientras yo estaba en el pc con los cascos puestos oyendo música y él viendo la tv, nos hizo sobresaltarnos un ruido muy fuerte, yo me levanté de la silla y me quité los cascos, fíjate si fue fuerte, yo le miré a él y él a mi, no dije nada el comentó será cualquier cosa y continuamos a lo nuestro, yo en mi cabeza le dí las gracias a mi madre.
Han pasado casi 3 meses.
Gracias por estar ahí.

Un abrazo muy cariñoso
........

PD.: Sólo he alterado las localizaciones y ocultado el nombre de mi amiga, ella me eligió para vaciar su
        inquietud en esos momentos. Se sintió mejor una vez que lo hizo.

8 comentarios:

  1. La necesidad de saber "el después de..." Saber si el paso ha merecido para algo más que dejar huellas en los demás es una pregunta que creyentes o no creyentes en algún momento se hacen.
    Sobrevivirnos más allá del recuerdo, es el motivo por el que se levantan grandes obras se escriben novelas o se dibuja o pinta un cuadro. Buscamo así la persistencia "después de..."?

    ResponderEliminar
  2. No se si hay un después, tal vez necesitamos creerlo. De lo que si tengo seguridad es de que es bueno tener un amigo con quien compartir.
    Tu amiga fué feliz contigo.
    Como siempre aún sin terminar el dibujo me deja fascinada.
    Un abrazo Javier.

    ResponderEliminar
  3. Querido amigo Javier. De vuelta de las vacaciones, paso a saludar a los amigos.
    Digo lo mismo que San. Hace un año, vi partir a mi madre.
    No sé si habrá algo después, pero su semblante era tranquilo y relajado.
    No me preocupa. Qué había antes de que yo existiera...no me acuerdo.
    Qué habrá después, no lo sé. Para el caso es lo mismo.
    Prefiero centrarme en ser feliz aqui y ahora y vivir de acuerdo a mis convicciones. Pero a veces me consuela mucho pensar que los mios siguen conmigo.

    Enhorabuena a tu amiga por tenerte como amigo.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  4. Yo siempre pienso que cuando alguien se va hay que ir acostumbrándose a ver su lugar en el sillón de las confidencias vacío. Mientras las conversaciones pasadas, los momentos compartidos y los deseos incumplidos conforman durante días muchos instantes llenos de recuerdos a compartir con quien te escucha, una vez empieza a diluirse en el tiempo, se van despacio casi sin que nos demos cuenta y la rutina vuelve...
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. yo creo que todo está en nuestra cabeza, en nuestros deseos de que la persona no nos deje, pero tampoco lo tengo muy claro ¡vaya lio!
    besos
    marian

    ResponderEliminar
  6. no tengo claro si hay un más allá, de momento ya tengo de sobra con el más acá, pero no me importaría saber de los que ya no están; aunque fuese a golpes...sí.
    Besillo : )

    ResponderEliminar
  7. Reconforta dar una explicación afectiva a lo que nos pasa, es precioso pensar que los que queremos siguen cerca nuestro, personalmente soy una exceptica pero me encantaría interpretar así los ruidos cuando el silencio invade mi casa.

    ResponderEliminar
  8. Yo no sé si me hubiese animado a comprobarlo...lo de los golpes digo...
    Saludos.

    ResponderEliminar