Páginas vistas en total

16.8.11

Tras cada palacio hay un gran amor a una mujer

Dibujo a pastel y tinta china  " El Sultan de Top Kapi"


Viajar a Estambul es ser protagonista de un sueño.
Sus habitantes son gente amable, (menos los vendedores del Gran Bazar que son unos pesados increíbles
y pretenden venderte a precios abusivos.) Si vas ofrecerles no la mitad, si no la décima parte de lo que te piden..
Una de las visitas obligadas el la Torre de Gálata, la mezquita azul, Santa Sofia, El palacio de Top Kapi el..
a propósito de Top Kapi, os contaré lo que un contacuentos me narró:

Un rico y poderoso sultán se enamoró perdidamente,siendo anciano, de una muchacha de humilde procedencia.
Toda la corte estaba muy preocupados porque el sultán, ahora poseído de ardor amoroso, descuidaba los asuntos del pueblo y fornicaba con la joven allí donde el aprieto le llegaba olvidando la dignidad real.

Un triste día la muchacha murió repentinamente

Toda la corte respiró aliviada, pero por poco tiempo, porque el amor del sultán no había muerto con ella.
El Sultán había mandado embalsamar el cuerpo de la joven y no quería separarse de su lado, llevándola cerca de su aposento.
El primer ministro preocupado de esta necrofílica pasión, sospechó un encantamiento y examinó el cadáver aprovechando que el Sultán dormía.
Oculto debajo de la lengua de la joven muerta, encontró un piercing con una piedra azul.
Extrajo la joya y la guardó en su bolsillo

Una vez que ésto sucedió, El sultán perseguía a sol y sombra al primer ministro.
Enterraron el cadáver de la joven y dándose cuenta de la fijación que el sultán tenia hacia el poseedor de la joya, la tiró al Mar Bósforo

Y allí el sultán, mandó construir Topkapi, el palacio de ensueño que domina el Cuerno de Oro frente al Bósforo,y así estar cercano al influyo de la joya y el recuerdo de su joven amada


Y colorín colorado este cuento se ha acabado

5 comentarios:

  1. y que siempre tenga que ser un rico y poderoso señor el que construya palacios a mujeres muertas !! Qué les impide construírselos en vida
    y desahogarse a lo lindo en sus tropecientas habitaciones.
    Si hay una parte que comprendo de todo esto: Un amor asi , no se olvida

    ResponderEliminar
  2. "....Y los cuentos no son solo para los niños".

    Los ricos quieren conseguir siempre sus propósitos.Acaso la muchacha lo deseaba?
    Es torpeza de humanos erigir "monumentos"cuando ya no están en vida.Algo no funciona !!
    EL enamoramiento del sultán... bien puede ser una preciosa historia.
    Mira que tienes ingenio,muchacho!!Sigo leyendo tus cuentos con los ojos muy abiertos.
    Besucos

    ResponderEliminar
  3. ainss, y esta historia tuya con las ganas que tengo de perderme por Estambul... (aunque tenga q comprar una piedra azul en el gran bazar XD)
    Öpme (espero no haber salido por peteneras; habría sido cosa del traductor de google, lo sepas ;P)

    ResponderEliminar
  4. Y digo yo ¿para que un palacio si la pobre chica paso a mejor vida? estos sultanes.....
    Besos Javier.

    ResponderEliminar
  5. Pero y que me dices de los palacios que nadie ve? No todos los hombres ricos construyen palacios.

    Sé de hombres que construyeron palacios de palabras para su amor verdadero, otros los construyeron con hermosos colores, e incluso los hay que hicieron puzles y miniaturas... (creo que hoy ando un poco dispersa jajajajajajaja).

    Besito Javierrrrrr

    ResponderEliminar