Páginas vistas en total

30.8.11

Te quiero abuela

te suena esto?


.
Hoy me ha venido a la memoria una historia que mi abuela contaba en mi infancia en esos interminables veranos en Gredos con ella.

Un día me presenté a la hora de la comida con un frascos de transparente cristal y dos ranas dentro.

Ven Javi, mientras te lavo la cara y las manos antes de comer,  te contaré algo

En un país lejano, había una joven hermosa, de tan hermosa que quería ser princesa
Esta joven, cuando el espejo donde se miraba a diario devolvió una imagen esbelta y hermosa de ella,
se dispuso a casarse con un príncipe

Y resultó que después de andar por infinidad de principados, todos estaba felizmente casados
Pero NO desesperó y cambió el sistema: se puso charca por charca buscando ranas, sapos y demás batracios, a los que uno por uno iba besando ( no sin asco)
Hasta que cansada de su busca, con la última rana en la mano, desistió de besos, y abonándola se fue a buscar un futbolista que además viven como reyes

La rana liberada, suspiró y se alegró de que un ser enorme la besara, y se fue plácidamente a dormir a su charca.
A todo esto, otra joven, que por allí pasaba y había visto todo el proceso, capturó a la rana, que asustada no podía creer su mala suerte
La nueva joven, habló a la rana: "Hola guapa, sólo quiero tu permiso para poder descansar y dormir una siesta al lado de tu charca".Y así lo hizo

La rana respiró y se puso a dar saltos de puro contenta.
Pero ...ya sabemos lo inquietas y aventureras que son las ranas. Se subió al cuerpo de la joven , y paseó por encima de sus muslos, por encima de su monte de Venus, por encima de su ombligito. La rana sudaba de tanto pasear por encima. Hasta que después agotada de descender sus pechos, llegó a su labios.
Y he te que aquí la besó

Un estruendo ensordecedor, la tiro al suelo.
Un resplandor, seguido de una cortina de humo azulón, o sea, así como...
Y cuando todo hubo pasado, contempló loco de contento
COMO LA CHICA SE HABÍA CONVERTIDO EN RANA como él, (pero en hembra)

Así que...Javier, ya estás devolviendo esas dos ranas a la charca antes que tenga que poner dos platos más a la mesa.

¡ Y es que mi abuela era única !

6 comentarios:

  1. Hubo días que a la hora de la comida, nos juntabamos 28, entre lagartijas, chicharras, salamandras, gorriones , crias de gatos y ranas ( sin que mi abuela lo supiera)
    Aún en mi cara se refleja su sonrisa, era su nieto preferido y no lo disimulaba. Y es que hemos pasados muuuchos veranos juntos

    ResponderEliminar
  2. Me estoy riendo a carcajadas(bueno,por dentro que si no se oye mucho)Qué historias cuentan los abuelos/as.Además se quedan en el recuerdo para siempre .Y ser el "prefe"de la abuelita es un lujazo!!!.
    Lo del príncipe que jugaba al futbol y ganaba mucho,me ha sacado la sonrisa .
    Cuánnto me alegro de esta simpática entrada.Espero que todo vaya poniéndose en su sitio.
    Besucos

    ResponderEliminar
  3. menos mal que entre los 28 no había caracoles... XD, yo solo tenía que intentar colar a mi perra aunque no era tarea fácil porque abultaba bastante por mucho que las dos intentásemos disimular jajajaja, menos mal que al final mi abuela siempre hacía la vista gorda, muuuy muy gorda. Y es que ser astilla de semejantes palos es un orgullo.
    Besotorrón

    ps: No pongas esos juegos que me quedo ahí la mañana entera haciendo bolitas... XP

    ResponderEliminar
  4. jaja!! que divertido, mágico tierno.
    ....
    las abuelas como me gustan estas historias creo vivirlas, nunca conocí a mis abuelos,
    esas vivencias realmente me las perdí

    gracias
    beso

    ResponderEliminar
  5. Javier este cuento que contó tu abuela, me gusta más que el que yo siempre escuche, era muy lista tu abuena, si señor.
    Suerte la tuya, ojala yo hubiese conocido a las mias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. De tal palo tal astilla, yo que pensaba que era tu abuelo el que te había inculcado la vena de narrador de historias, mmmm, yo seré una abuela cuentista, sigo contándole cuentos a mis hijos, más al niño que con casi 19 años aún a veces se me sienta al lado y me dice, mami, cuéntame un cuento y se cabrea siempre cuando le digos ¿cual?, el de la buena pipa?... jajajaja, quien sabe si un día se le ocurra escribir y decir eso de mi madre siempre empezaba los cuentos con el de la buena pipa... ¿lo conoces mi marinero?...

    ResponderEliminar