Páginas vistas en total

29.8.11

Las flores del mal



Dibujo tintas china diferentes colores 50 x 70 ctmos " Ciego de amor "
.
Silenciosa, vino a buscarme.
Me mostró sus dientes con sarro y susurró un verso de Baudelaire (*).
Tuve una sensación triste. Apreté los dientes, la miré a los ojos y la exigí que esperara.

Ahora que la conocía en persona no me daba miedo
Se quitó el abrigo, y lo colgó.
Acto seguido, se acomodó debajo de mi cama.
Llegué a casi olvidarme de ella y en un descuido, al recoger unos zapatos, la veía acurrucada
Encendía la luz sin hacer ruido, me asomaba por debajo y allí estaba Parca, con los calcetines de almohada.

Hasta llegué a tomarle cierto cariño.
Tuve amantes a las que pedí discreción para no despertarla.
En el dormitorio había caricias mudas y conversaciones en voz baja. Orgasmos y desayunos en la cama. Besos, humedad, manchas de placer. Todo en voz baja
El martes pasado me desperté de madrugada y recogí algunas cosas. Hice una maleta pequeña, guardé fotos y algo de ropa.
Después de cerrar la puerta  busqué una alcantarilla y tiré las llaves, recordando el final de un cuento de Cortázar "No fuera que algún pobre desgraciado se le diera por entrar a robar
El amanecer me encontró en medio de una ruta entre robledales sin letreros, me dolían los pies.
Me senté a descansar un momento y vi en el reflejo de un coche que llevaba puesto de nuevo su abrigo.


(*) Flores del Mal

"Cuando duermas, mi bella tenebrosa, en el fondo de un monumento construido, en mármol negro, y no tengas por alcoba y mansión más que una bóveda lluviosa y una fosa profunda; cuando la piedra, oprimiendo tu pecho miedoso y tus flancos que ablanda una molicie encantadora, impida a tu pecho latir y querer y a tus pies seguir su curso aventurero, la tumba, confidente de mi sueño infinito —porque la tumba siempre comprenderá al poeta— durante esas largas noches de las que el sueño, ha sido desterrado, te dirá: "¿De qué te sirve, cortesana imperfecta, no haber conocido lo que lloran los muertos?" —Y el gusano roerá tu piel, como un remordimiento".

Basado en relato tomado de la red

8 comentarios:

  1. quizas sea hoy uno de esos días que no puedo disfrazar mi cabreo, y lo vea todo más negro

    ResponderEliminar
  2. Y tan negro Javier que tiraste las llaves, pero no te apures que te las encontré y aqui te las dejo, venga vuelve a entrar e inunda de dulces letras ese tu hogar.
    Hasta disfrazando cabreos dibujas colores.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pero estás enfadado!! Lo siento.No siempre salen la coas como deseamos."Mañana" será una anécdota.
    Baudelaire es uno de los poetas preferidos de mi hija y sí,es "oscuro"pero sabe expresar sus emociones más allá de ellas,como gran pensador.
    EL principio de tu entrada me parece tan especial,delicada que prefiero meditarla desde mis adentros.La posición de acurrucamiento me produce normalmente una sensación de ternura .
    Besucos Javier y ánimos,ok?

    ResponderEliminar
  4. no digo que no acabe yo debajo de una cama pero también sé que es habilidosa y termina encontrando a todo el mundo... pero ahora es ahora y está de nuevo saliendo el sol, lo ves? : )
    Besotes recién tostados
    ps: me gusta el título del dibujo XP

    ResponderEliminar
  5. Al final, a todos nos espera lo mismo...por lo menos eso es lo que se ve desde aquí, así que conviene hacer la diferencia cuando aún tenemos libre albedrío.
    Eso de ponerla a esperar debajo de la cama es un buen recurso! jejejeje...pero es lógico, cuando quisiste escapar, no se dejó engañar!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. guau.!!!!..



    vi en el reflejo de un coche que llevaba puesto de nuevo su abrigo.

    ...........

    .....
    ves como isnpira estar mal tambien

    beso

    ResponderEliminar
  7. Iba a decirte algo... pero ya lo olvidé...y ya me voy...
    qué frágil este instante...no?


    nuiT.·*

    ResponderEliminar
  8. Estabas enfadado?, pues haber pedido un paseíto por el fondo del mar, es lo mejor para dejar el mal humor en la orilla, es que no sabe nadar, ahhh, que no lo sabías?, pensaba que un cuentista experto como tú conocía todos los secretos de la magia... venga, va, miles de besosssssssssssss

    ResponderEliminar