Páginas vistas en total

15.8.11

Déjame escuchar tu silencio


Dibujo a tinta china y pastel 65 x 50 ctmos "¡  Pobre Medusa...!" ( sin terminar)
.
Déjame escuchar tu silencio
El de tus cortadas cuerdas golpear mis oídos tapados
Siento una vez más tu no presencia en ese aire quieto…
vacío de aire
Quiero que me cantes…escuchar tu silencio Medusa.
 
 
OS CUENTO:
 
Sin comerlo ni beberlo Medusa, de tres hermanas Gorgonas que fueron, fue la única que nació mortal. Primer punto en su contra 
 
Medusa nació humana, como tú, como yo, y nació muy hermosa: pelirroja de ojos azules, sexi.
Bien "dotada en curvas", y con una cabeza no sólo hermosa, si no bien amueblada.
 
Por otro lado, la disputa entre dioses era tan natural, como las peleas de patios de vecinos
 
Poseidón y Atenea, si podían hacerse una mala jugada, no dudaban en hacerlo.
Todo tuvo su inicio en el patronazgo de la ciudad de Atenas, allá por  su fundación.
Los atenienses eligieron el olivo de Atenea, antes que la fuente o los caballos de Poseidón.
 
Una tarde de caluroso Agosto como hoy, Medusa, paseaba por una senda entre el bosque, y Poseidón, la engañó con malas artes, para llevarla a un lugar solitario, como era el Templo de Atenea.
Allí Poseidón forzó a Medusa.
 
Atenea, maldijo que una violación se hubiera llevado a cabo en su templo, y castigó ¡¡ A Medusa con un cabello plagado de serpientes, y lo peor… el silencio y una mirada petrificante !!.
 
¡Pobre Medusa, que jamás conoció el amor!. 
 
Cuentan que Medusa, luchó por comportarse como la mujer que fue, que intentó de corazón acercarse a jóvenes enamorarse, ser como cualquier mujer, buscar su felicidad pero... a todos los jóvenes inexorablemente convertía en estatuas de piedra…
 
Y ese silencio…? ese terrible silencio al que castigó en su injusticia Atenea.
 
Dice la leyenda que el único grito que exhaló su boca fue cuando Perseo separó de un tajo la cabeza del resto de su cuerpo
 
 
 
 
¡ Déjame escuchar tu silencio
El de tus cortadas cuerdas...!
 
 

10 comentarios:

  1. Terrible castigo para una mujer el silencio, para los hombres quedarnos " de piedra" ante una bella mujer es lo más matural del mundo.
    Lo de las serpientes, pues ya se buscaria una solución pactar con ellas. un gorro de hierro, no sé pero el silencio...el silencio de ella, es algo que no tiene perdón :-)

    ResponderEliminar
  2. Bueno Javier siempre le quedó la mirada, algo es algo ,hay miradas que dicen más que mil sonoras palabras, eso dicen...
    La música uffff!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Estoy dándole vueltas al tema de esta semana de los Jueves Literarios.
    ¿Que hay detrás de las palabras? Pero lo realmente asombroso es eso: Lo que hay detrás de los silencios.
    Precioso, como siempre... ambas cosas. Tus palabras, tus imágenes.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo esta Medusa, me encantó y me sigue gustando. Ese castigo fue totalmente injusto, pero cualquiera discutía con Atenea. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. EL silencio....es tan misterioso que "habla a gritos"lo que no sale por la boca.Mas,es cruel castigo.
    Los dioses se hicieron humanos, vengativamente humanos.Y cuentan que,en las noches de blanca luna ,se escucha el susurro del viento llevando a lomos el nombre de Medusa .
    Besucos

    ResponderEliminar
  6. Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo digas reza el proverbio árabe; bueno sí, pero sí lo es, no poder decirlo por muy cotorras que tengas los ojos...
    Osculo silencioso aunque eso sí enoorme XP

    ResponderEliminar
  7. No me extraña nada!...desde esas épocas y hasta hoy -no en pocas regiones del planeta- resulta ser la mujer víctima de la violación la que recibe los castigos!...una incoherencia más en este mundo de hombres machistas (salvo honrosas excepciones) que se arrogan el derecho de afrentar y castigar!!!!

    Me ha hecho gracia la solución para lo de las serpientes! ajajaja...un gorro de hierro! jajajaja eso es bueno!

    Un abrazo...y me quedo enternecida por la desgracia de la pobre Medusa -que encima pasó a la historia como un monstruo despiadado!-

    ResponderEliminar
  8. No podria ser una Medusa mas linda





    b

    ResponderEliminar
  9. Mi marinero de agua dulce, nunca he escuchado tu voz y sin embargo me ha hablado tu alma, no conoces el sonido de la de tu sirena, sin embargo te he hablado en susurros de tinta tantas veces como estrellas hay en el cielo... no, el mayor castigo no fué el silencio, si no no poder amar sin petrificar el corazón del amante... magnánimo Perseo que liberó a la pobre Medusa de una vida sin amor... miles de besosssssssssssss

    ResponderEliminar
  10. Lo leí el otro día. Sigo sin encontrar un comentario porque la historia de MEDUSA me parece tan triste...

    Pero eso del silencio... me recordaste un poema de Jorge Lemoine y Bosshardt.

    No, hay silencios que no tienen perdón.

    Y otro besazooooooo

    ResponderEliminar