Páginas vistas en total

18.7.11

Pasaporte a la felicidad



no se de quién es esta obra, pero la cuelgo por que me gusta
 
Le pisé primero,
luego disimuladamente, sin moverme un milímetro,
saqué la cajetilla de tabaco,
extraje un cigarrillo, y le encendí,
 
sentía un agradable cosquilleo interior,
mire a todos lados con disimulo
 
Nadie se había fijado, nadie regresaba, para buscarle.
 
Me agaché y le tomé del suelo.
 
Estaba algo arrugado y sucio, sobre todo por mi pisotón
 
Enfrente justo había una oficina del -Banco Imperial Mundial-
Empujé la puerta y accedí al interior
 
Noté que todo el mundo me miraba, que las cámaras de videovigilancia me enfocaban.
Un profundo silencio se hizo
 
Sólo fue un instante
 
Guardé cola para ser atendido en la caja
 
Hice cuentas mentales de lo más urgente: quitar la hipoteca del piso, hacer ese master que nunca pude por falta de dinero…comprar a los mios una casa en la montaña…
 
La señora mayor que iba delante mío ya estaba siendo atendida,
el siguiente sería yo
Un guardia de seguridad, vestido de verde,
con porra, esposas y un gran pistolón, no me perdía de vista
 
La señora mayor guardó el dinero en su bolso, y dejó libre  la ventanilla de  caja
 
 
 
Mire…, dije al cajero,
Cámbieme este billete a moneda de nuestro país,
si es posible en billetes grandes  de 500 €,
nunca los tuve, y me hace ilusión.
 
No vale,disculpe este billete no vale
 
Si que vale, claro que vale,
mire usted de que país es y por favor, cambiémelo, tengo prisa.
 
Mire estoy perdiendo el tiempo con usted y hay mucha gente en la cola, esperando para resolver cosas serias, dijo el cajero.
 
Pero… quiero un coche nuevo, un BMW , un caballo cartujano, o…
 
El siguiente , dijo cortándome sécamente
 
Vinieron los del sanatorio.
 
El vigilante mientras me había dado tila, y un cigarrillo,
me estaba enseñando las fotos de su niño,
era igualito a él, pero sin pistolón.
 
Los  del sanatorio ,me llevaron a la casa grande
y ya en mi habitación me inyectaron algo,
y me tumbaron para que mirara al techo
 
Antes de dormirme, saqué de debajo de la cama el Monopoly
Tiré otro de sus billetes por la ventana
 
Era mi buena obra del día, hacer feliz a quien lo encontrara.
Un pasaporte a la felicidad
sonreí, y quedé profundamente dormido

9 comentarios:

  1. es tan fácil hacer feliz a las almas sencillas
    yo de niño hacia trampas en el Monopoly, los mayores se cabreaban conmigo. Abusones

    ResponderEliminar
  2. Ahora sólo te pongo que la imagen es preciosa (síiiiii ya voy con retraso de lectura otra vez, pero ya sabes, el verano, el calor, yo todavía no me he ido de vacacionesssss).

    Sabía que eras de los que hacían trampas en el monopoly, y en el parchís también, confiesálo jajajajajajajajajaja.

    Javier que un besazo enormeeeeee

    ResponderEliminar
  3. jejejeje...me has sacado una sonrisa...es que debo ser una de esas almas sencillas! :)

    Abraos.

    ResponderEliminar
  4. La felicidad debe ser algo similar a eso...¿No? Invertir en el autoengaño, para llenarnos de ilusión. A ese ritmo, tendra su habitaciòn acolchada completamente urbanizada en un par de años, espero que lo expropien. XD
    Un besote...

    ResponderEliminar
  5. Anónimo21:12

    ...siempre que me paso por tu espacio, se confabulan los astros para que me conste la vida publicar. Con eso de comentar como...seleciono perfil, y no se que carajo pasa, pero nothing la cosa no tira. En fin...si no te llego nada, o tropecientos mil comentarios, que sepas que no es un exceso de frenesi...XD Es que esto me va como una patata seca. La susodicha...y tal.

    ResponderEliminar
  6. Yo tb quiero un caballo cartujano...
    Un beso-t de álma cándida jajaja

    ResponderEliminar
  7. Dos te debo dos, voy liada vuelvo mañana.
    Ahora te dejo un beso.

    ResponderEliminar
  8. Ahora sí, la imagen me ha encantado. Y ese loco encantador ni que decir. Yo tambien tiraria billetes aunque fueran del monopoli por la ventana.
    !como somos!
    Un besote.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Que bueno!!, creo que tengo el petropolis también... Así es la felicidad tan a la mano y a la vez tan complicada. Voy por el pasaporte a la vida, a ver donde me lleva hoy... ahora que soy rica

    Besos...

    ResponderEliminar