Páginas vistas en total

29.7.11

Nunca nadie

Óleo de NigeL Cox


¿Por qué quieres quedarte conmigo?

Porque nunca había conocido...
 

Nunca había conocido a nadie como tú.

Me curaste cuando me corté.

Nunca nadie...

Nunca nadie había cuidado de mí.
 

...

De nuevo en Madrid

ya puedo de nuevo entrar  en mi planetario secreto

y hacer girar los planetas en torno a tí

Saturno se va haciendo mayor,

su anillo luce cada día más brillante, de colorines

Pero mi preferido es, como sabes:  la Luna


11 comentarios:

  1. Diga Roma.
    -Goma.
    -Bien. Sople la vela. Ahora pruebe a alargar la «rrrrr»
    -Gggg. Gggggoma.
    -Bien. Imite el ruido del motor de su coche.
    -Gggggg.
    -Ahora diga «tres».
    -Gess.
    -Biiien. Haga pompas de jabón con este pompero. Diga «roto».
    -Gooto.
    -Bien. Relájese. Levante los hombros. Diga “aroma”.
    -Adoma.
    -Bien. Ahora tápese la nariz, beba agua, respire. Tómese su tiempo (...). Y diga “pronto”.
    -Puonto.
    -Súbase a la silla de un salto y, en el momento de saltar, grite «¡¡EUREKA!!». Pero grite, ¡¡eh!!, ¡¡GRITE!

    Luis Santiago se sube a la silla y grita: ¡EUDEKA!

    - Verá, esto va a ser un problema de frenillo. No todos los frenillos inhiben la correcta articulación de fonemas, pero el suyo, sí.
    -¿Y qué solución hay?
    - Tendría que someterse a una FRENECTOMÍA.
    - ¡’Uy!! No, no, no.
    - Pues seguiremos como hasta ahora.

    Las sesiones de Luis Santiago con su logopeda se fueron repitiendo una vez por semana durante años. Hasta que se casó y se fue a vivir a una casa en la montaña.
    Sucedió un día que, cortando leña, se dio con el hacha en un dedo. Por reflejo del dolor, levantó la mano que aguantaba la herramienta y se golpeó con la hoja en medio de la boca. Y gritó, y gritó tan fuerte que su mujer salió al patio alertada por los gritos. Y allí estaba Luis Santiago llorando, sangrando y gritando: ¡joder!, ¡joder!
    Cuando se hubo recuperado de las heridas, su mujer hizo un pastel de nueces para celebrar semejante acontecimiento.

    - Luis Santiago, vuelve a pronunciar mi nombre, que me gusta escucharte.
    - Rosa, Rosa, Rosaaaa -susurró complaciendola.

    Luis Santiago olió el pastel, le dio un mordisco final. La masa de nueces se atragantó en su tráquea imposibilitando la entrada de oxigeno. Unos minutos de agonia terminaron con la vida de
    Luis Santiago
    Descanse en Paz

    ResponderEliminar
  2. Conclusiones: Las hachas cugan las fgenectopatías y los pasteles de nueces son malos para las pegsonas sin flenillo

    ResponderEliminar
  3. ¡qué fuerte!con lo bueno que estaba el pastel.
    besos
    marian

    ResponderEliminar
  4. ese si quE.....QUE MOMENTO!!!!
    b

    ResponderEliminar
  5. Que paradoja....!!
    Ojalá Saturno se haga cada vez mas brillante y la luna nos regale tiempos de cosechas abundantes.
    Saludos Javier ((:))

    ResponderEliminar
  6. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA y así hasta el infinito.(no puedo contigo, niño)

    QUE BIEN QUE HAS VUELTO.

    Y la luna, es la mejor, por supuesto, eso no hay nadie que te lo discuta. Aunque venus y saturno también tienen su punto.

    Besazo Javierrrrrrrrrrrrr

    ResponderEliminar
  7. Mira que un hecho tan dramático me haga soltar una carcajada... Al menos le dio tiempo de pronunciar Rosa una vez.... su mujer no olvidará ese momento.
    Descanse en paz

    ResponderEliminar
  8. jejejeje...te iba a dejar comentario poético sobre la luna, pero después leí tu historia sobre Santiago, el frenillo y las nueces...y ahora me voy con una sonrisa! jejejej

    Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  9. Que duro, ¿no?... jajaja, lo malo es esto que encima entra la risa y no sabe una que decir...

    Besos

    ResponderEliminar
  10. ¿Y ahora quien habla de la luna, de saturno o de cualquier planeta? ajajaja,
    Besos Javier.

    ResponderEliminar
  11. comentario 1 (sin abrir los idems):
    nunca nadie... hasta que alguien siempre
    comentario 2 (leyéndote):
    jajajajajajajajajajaja
    para cualquiera de las dos opciones:
    beso-t XP

    ResponderEliminar