Páginas vistas en total

30.7.11

Has crecido?


Las sábanas sudadas tras el encuentro.
Abrí las hojas de la ventana de par en par
Subí a su alféizar .
La luna estaba llena de mariposas atraídas por su blanquecina luz, revoloteando en torno a ella
Abajo, muy abajo la escena, se reflejaba en los charcos que la lluvia había dejado.
Desistí,
no podía ser ajeno a tanta tristeza
Salté al vacío. esta vez sin ella
Había regresado para llevármela de nuevo a Nunca Jamás

Ella había crecido : "No enciendas la luz", me dijo
Sabía que jamás la tendré en mis brazos,

Quiero que me hables en el idioma del silencio…
¿Qué observas con tanta atención?
Yo sigo aquí, donde me dejaste la última vez
¿y tú, oyes esa música? ¿oyes mi música?

6 comentarios:

  1. pasan los días, los años, y las imágenes quedan congeladas en la retina y en la mente
    Hasta que un día Peter Pan descubre que Wendy ha crecido, mientras él sigue siendo el mismo.
    Sólo algo perdura
    Es el cariño que nada sabe de tiempos

    ResponderEliminar
  2. El cariño que perdura a pesar del tiempo cuando de verdad se ha sentido.
    Ese música no deja de escucharse jamás.
    Feliz día Javier.

    ResponderEliminar
  3. el tiempo es un listillo, afortunadamente hay cosas con las que nunca podrá XD
    shh sigo escuchando : )
    beso-t

    ResponderEliminar
  4. ¿Sabes? es la tercera vez que escucho la música, una vez creo que te comenté que me gusta la música griega, pero esta maravilla ya está en mi Spotify, me ha transportado a una isla pequeña de casas blancas con puertas azules, allí en lo alto de una pequeña colina, vuelvo a escucharla mientras miro el azul de mar.
    Completamente de acuerdo contigo, el cariño no sabe de tiempos, eso te lo puedo asegurar.
    Besitos y feliz agosto.

    ResponderEliminar
  5. Bonita música, todos crecemos irremediablemente, pero hay cosas que si que quedan, el cariño, cómo tú dices..

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Cada día tus relatos son más enigmáticos o es que he crecido de repente y mi neurona oxidada ya no sabe leerte entre líneas, puede que simplemente me bajé del alféizar hace ya mucho tiempo, donde al medio día, en el silencio de la siesta obligada por el calor del verano me sentaba a esperar verlo pasar en el destartalado coche, que anunciaba su paso a son de una música estridente de hojalata chirriante y a mi me parecía el sonido más hermoso del mundo, hoy lo miro y ya no es él, ya no soy la del alféizar (por cierto, palabra preciosa donde las haya y que usamos aún en mi pueblo), los dos hemos crecido, pero en la memoria, siguen intactos los recuerdos y hasta los latidos.
    Si, lo se, te tenía abandonado, más bien me abandoné a mi misma al vaivén de las olas y me perdí, échame un cabo mi marinero, a ver si dejo de perderme tanto, miles de besossssssssssssss

    ResponderEliminar