Páginas vistas en total

9.6.11

Detrás de una duna hay un oasis

Tuareg,- Dibujo a tinta china- año 2009

Mi antepasado Simbad dejó escrito en su libro de bitácora, una historia que en mi infancia no era capaz de
comprender por muchas veces que la leyera.
Es ahora que agradezco a mi antepasado su ingenio y me resigno con tristeza no haber heredado sus buenos genes.
Decía:
-Caboteando en los días y descansando en las noches, llegamos a tierras desérticas de África
Encendimos una hoguera en la noche y calentamos una sopa para la cena.
Llegaron tres nativos, vestidos de azul índigo, manos y ojos descubiertos.
Se unieron a la cena, Hacía dos meses que no veían humanos, eran pastores de cabras que se desplazaban en camellos con sus rebaños de por el desierto.
Mataron una y compartimos su carne
Compartimos naranjas, pepinos, y tomates de la huerta española, que agradecieron para prevenir es escorbuto
Luego con el te comentamos historias

-Curiosos esos animales tan grandes y feos- !
-Camellos-, dijo el más joven
-Camellos- repitió mi antepasado
Luego nos narró esta leyenda:
Hace muchos años no había desierto, aquí crecían los naranjos y la huertas daban pepinos y tomates
Los camellos vivían libres comiendo lo que les apetecía
Al lha se enfadó con los hombres por que vio como unos con otros se mataban por poseer estas tierras
fértiles de dulces mujeres y jugosas frutas
Y Al lha secó las tierras y los ríos se cenagaron y ya no volvió a carecer si no arena sobre la arena
Los camellos no eran conscientes del por qué de todo este castigo, y con sus ojos como panes de grandes, se pusieron a buscar el paraíso perdido
Y subieron una duna en la creencia que tras ella estaba la vegetacion, y bajaron la duna, para subir la siguiente
El viento que todo lo ciega soplaba y hería sus ojos grandes como platos
Y los camellos siguieron buscando la vegetación, desorientados y medio ciegos
Solo una pareja de ellos , supo entreabrir los ojos para ver entre la ventisca
Encontraron el oasis salvador y sólo ellos supieron adaptarse el resto fallecieron.

-" Abuelo… ¿Dónde comienza el cielo?
- Mira Javi, ves allí a lo lejos , justo donde termina el mar.
 
-¿Y los barcos cuando al llegar al lugar donde el mar se termina, van directamente al cielo?.
 
-Así es Javi.


...

6 comentarios:

  1. Ilusión para ver con los ojos de " dentro "
    La razón se apodera de los sentidos y nos lleva ciegos a un mundo encasillado donde todo esta ocupando el lugar que se le reconoce
    Allí no cabe Dios, ni la lógica
    Sólo hay que saber ver
    o ser niño
    o anciano

    ResponderEliminar
  2. Mirar y ver no es cosa fácil Javier, demasiados impedimentos, aunque si ponemos un poquito de nuestra parte igual....El dibujo me encanta, sobre todo los ojos, esa mirada
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Jajajajajajajaja, lo de las naranja, tomates y pepinos de la huerta española buenísimooooooo (esas pinceladas que siempre acaban haciendo que me pierda en el texto entre carcajadas).

    Pero estas historias como que siempre me gustan, supongo que por eso vuelvo.

    Y joder que complicado nos lo ponen a veces para ver de esta manera ¿no crees?.

    Bueno un besazooooo y ya estamos a juevessssss

    ResponderEliminar
  4. Del mar, directo al cielo...hermosa imagen para coronar esta historia de oasis escondidos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. No, efectivamente no has heredado sus buenos genes si no sus mejores. Shhh no te entretengo, sigue cosiendo cielo y mar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Cuando voy a mi playa siempre pienso que el cielo empieza donde termina el mar o viceversa, o a veces, que allí es donde termina el mundo,..tan lejos y tan calmo
    La historia me hace pensar ahora, que mañana mismo tengo que ir al mar y encontrarme con el cielo...con o sin cenizas de volcán, que me hacen arder los ojos. Y el cuento se trata de saber ver,... o no?

    besos ((:))

    ResponderEliminar