Páginas vistas en total

21.5.11

Metamorfosis kafkiana

Acrílico  81 x 65 ctmos." Pie derecho" - Terminado  -

Tus labios carnosos me sedujeron desde el primer instante
Luego, tu cuerpo resbalaba entre mis manos de puro suave mientras me susurrabas algo al oído en un idioma desconocido.  Me dije: "otra aventura más ".
Algo inusual presentí pero aún así me  atraías irreflexivamente.
Tus piernas largas se apoderaron de mí, me sedujo por completo tu humedad. La lengua se enterró hasta el cuello y pude paladear el sabor de tus entrañas rojas.
Tu duende se enredaba en las sábanas,y por momentos desaparecías. Aún así era consciente que estabas ahí porque escuchaba tu respiración,y el latido invisible por el que me sentía turbado.
Esperabas el momento de dar otro asalto.
"Otra vez, no. -Te supliqué- Estoy agotado".
La luna palidecía al avanzar la noche como yo palidecía cada vez más y me iba convirtiendo en un minúsculo engendro, una pesadilla soñada por Bukowski.
Pero todo era real, yo empequeñecía a una velocidad increíble.
Pasaron los días  encerrados a sexo y agua.
En mi espalda pequeñísima se abrieron dos grietas y de ellas brotaron unas alas verdes y casi transparentes.
Aprendí a moverlas torpemente, me posaba sobre la mesa de noche y probaba dar un salto, sustentarme en el aire. El día que lo conseguí tenía demasiada hambre como para festejar nada.
Conseguí pasar por debajo de la puerta del cuarto y llegué a la cocina. Sobre la mesada había un pedazo de pan con mermelada de zarzamoras, la chupé con avidez.
Tú te reías.
Entendí todo
Ya no sentías más que pena por mí. Te maldije en voz baja, no pude llorar: los insectos no lloran, me dije.
Deseé no verte nunca más.
Volé hasta la ventana entreabierta y vi pasar una mujer
...
Tus labios carnosos me sedujeron desde el primer instante
Luego, tu cuerpo resbalaba entre mis manos de puro suave mientras me susurrabas algo al oído en un idioma desconocido

.
.

7 comentarios:

  1. los hombres estamos dispuestos a " consumirnos" por daros felicidad... ( eso creo, ¿ verdad? )
    ¡ Y es que no somos nada sin vosotras !

    ResponderEliminar
  2. A un panal de rica miel..., no recuerdo lo que sigue, pero viene a ser que el insecto se consume.
    !Ni nosotras sin vosotros!.
    (Ese maravilloso zapato es de mi nuuuuumero.)

    ResponderEliminar
  3. ayyyy pero que sacrificados que son, jaja, pero como dice mi bebe, vaaaya pueees, jaja

    ResponderEliminar
  4. Me quedo con tu metamorfosis de largo, lo siento por Kafka. Y es que las bombillas rellenas de amor (bueno o de algo así jajaja) no nos dejan ni oler el chamusco de nuestras propias alas (pero q "retorcío" lo mío no? XP)
    No sí... y encima no es mi número esa monada de zapato ¬¬, vuelvo con mi guisante jajaja
    Beso-t

    ResponderEliminar
  5. Si lo dices, será verdad...

    Petonets hoy silenciosa

    ResponderEliminar
  6. Bien, agotamiento, cansancio y ¡¡hala!! unas alas verdes para volar...bien, por tus Metamorfosis, pero es como la vida misma.

    Beso

    ResponderEliminar
  7. Esos "insectos" metamorfoseados no son muy frecuentes, créeme! jejejee
    Un abrazo.

    ResponderEliminar