Páginas vistas en total

18.5.11

Caramelos de violetas ( para Hadas )

Siempre que siento los latidos de " te amo";
nunca sé si soy yo , que pienso con mi corazón...
o eres tú, quién me está pensando.
Volví a tomar un sorbo en mi vaso de cristal de hadas,
te contaré lo que percibí:
Te seguí sin que me vieras. A las cinco de la tarde entraste en la tienda de chucherías; primero admiraste los colores, las formas, mentalmente saboreabas cada caramelo de violetas, cada gominola, cada osito o avión de color malva, naranja
Dudaste ...
Al final la bolsa se fue llenando de una fauna salvaje, frutos tropicales y muuuuchos caramelos de violetas
Crees en las hadas, por que de siempre has sido una de ellas.
Tendrás que renunciar a varias cosas y hacer considerables cambios en tu vida. Cuando dejes de comer caramelos de violetas sabes que tendrás que mudarte sin más excusas
Ir a vivir a otro mundo de dimensiones distintas, donde el tiempo no existe. Un lugar entre remansos de aguas cristalinas, en medio de un bosque siempre verde y florido.
Tus cabellos se tornarán de un rubio que envidiará el mismísimo sol.  El color de tus ojos pasará a un celeste...una maravilla.
Vestirás cada día un largo y delicado vestido en sedas de colores crudos, vaporosos muy románticos.
Llevarás corona de flores como diademas que iluminará tu cara…
Lo malo es tener que perder saborear, no sólo las golosinas,si no  las tartas de chocolate, la "pasta al dente", el turrón de Navidad, las torrijas de Semana Santa, los buñuelos…y las paellas de los domingos.
Por que las hadas sólo se alimentan de brisa y de luz solar.
Lo sabes, sabes que esa es tu vida y que ocurrirá cuando dejes de comer caramelos de violetas. No es un sueño, está ahí
Quizás por eso, de momento, eliges el risotto de los domingos, al insípido sabor del viento y el sol
.

9 comentarios:

  1. y es que quedan pocas hadas.
    Perder un mundo de sabores...y más cosas que no ennumero, es muuuuuy duro para una mujer mortal de carnes que han de comerse los gusanos.
    (Afortunadamente)
    ya sabeis el dicho: "Disfruten los humanos lo que han de comerse los gusanos"

    ResponderEliminar
  2. Buf!
    Un cuadro impresionante...
    Un primer párrafo maravilloso...
    que encuentres muchas hadas en tu camino ;)

    Besos sabor violetas desde el abismo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo22:19

    Es precioso, Javier. Hermoso y, sin embargo, triste por todo eso que el hada no podrá volver tener nunca más... Nunca más... como el protagonista de El Cuervo...

    Y, curiosamente, me he sentido bastante identificada en muchas cosas...

    Un beso.

    Klara A.

    ResponderEliminar
  4. Es que joer la paella está muy buena... buffffffff

    Preciosa entrada, llena de olores dulces (el de las torrijas me ha matado porque están buenísimasssss), pero el cuadro, el cuadro... y más... y muchos más... es muy bueno jajajajajajajaja.

    Un besazo javierrrrrrrrrrrrrrrrr

    ResponderEliminar
  5. Pero qué hermoso!...la sola idea de combinar hadas y caramelos de violetas ha hecho que casi sienta que me brotan alas también a mí! jejeje


    un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Sin tarta de chocolate?*... así que supongo que arroz con leche o tocinillo de cielo nada tampoco... hmmm... y qué se sabe de la dieta de las sirenas? jajaja.
    Me llevo un puñadito de caramelos y te dejo otro de besotes de mazapán XP

    *comentario con aporte calórico por encima de la dosis diaria permitida

    ResponderEliminar
  7. Que dulce todo, tal vez por eso a mi no me dieron alas, hay cosas que no sacrifico, me quedaré aqui saboreando caramelos de violetas y leyendo tus cuentos, que siempre me dan algo de optimismo...

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Cuando era jovencita habia una bombonería pequeña, sus paredes forradas de madera, ese olor se mezclaba con el olor a chocolate, a menta, a fresa. En esa bomboneria se vendía los caramelos de violetas, no habia en otro lugar de la ciudad solo ahí. Desde el primer instante que tomé esos caramelos supe que jamás tendría alas, que nunca sería un hada ¿como iba a perderme el placer de sentir como se fundía el caramelo violeta en mi boca? Bueno luego llegaron otros placeres, de eso hablaremos otro día.
    Hermosísimas palabras Javier, de tu pintura ya ni te hablo.

    ResponderEliminar
  9. no, no quiero ser hada, quiero mi mazapan y mis canillitas de leche, tampoco quiero de perderme de las otras tantas cosas ;) un besoooo

    ResponderEliminar