Páginas vistas en total

11.4.11

Terminan los sueños alguna vez?


 



“La gente me tomaba por una jovencita loca.
No lo decían, sus miradas bastaban.
Además, se despedían de inmediato y no volvían a tocar el tema.
Explicarles que mi alegría se debía a la ilusión de llegar a casa para dormir cuanto antes y así soñar el mayor tiempo posible les parecía demencial"

No recuerdo en qué momento de mi vida comencé a vivir de los sueños, es verdad que salía de trabajar y apenas comía nada, meterme en la cama y soñar, vivir mi fantasía.
Así tuve un romántico amor con el que después fue mi esposo.
Los fines de semana nos quedamos en la cama
haciendo el amor hasta que el sol nos daba en la cara, entonces dormíamos con su calor en las mejillas
Tuvimos dos hijos, espléndidos que nos colmaron de felicidad. Les levantaba por las mañanas, me llenaba de orgullo verles tan limpios, sanos y sonrientes. Una vez dejados en el colegio, disponía de todo el tiempo para mí.
Hace tres años conocí a un señor muy serio y trabajador, viajante de profesión que me comenzó a querer; aunque al principio fue un verdadero contratiempo.
Pero el viajante no desistió, estaba enamorado de mí, y viéndole tan feliz a mi lado y sintiéndome querida llegué a contarle algunos detalles de mi vida soñada, anterior a que él apareciera
Llegué a sentir que era infiel al marido que me había dado dos hijos tan hermosos
El viajante comprendió que mi relación de siete años con el amor de mis sueños era respetable, una relación preciosa, decía.

Un día ella aceptó casarse con el viajante y así emprender una nueva vida.
Pero siempre en su interior quedó ese poso de felicidad compartido con su amor de sueños

Siempre se es fiel a los sueños.

8 comentarios:

  1. es difícil explicar como se puede querer a dos personas siendo fiel a ambas y sin que seas un cínico.
    Se nos dio capacidad infita de sentir, de dar amor y ser amados.
    no encajo la vida sin amor

    ResponderEliminar
  2. Fiel a los propios sueños. No encajar la vida sin amor , esa capacidad infinita de sentir, de dar
    amor y ser amados, pues totalmente de acuerdo.
    ¿se puede vivir de otra forma?
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. El cerebro disfruta teniendo cada acción etiquetada y ordenada en una cajita con la explicación correspondiente y consecuente. Pero existe una de esas cajas, la del corazón que por mucho que le reviente, ni entiende ni atiende razones... afortunadamente, añado yo.
    Beso-t

    ResponderEliminar
  4. Creo que es lo único que nos hace perder la cabeza, el amor... y en esas y en no saber tomar decisiones se cuelgan los errores. El amor es de dos, en el momento que decidimos ser infieles, uno de ellos en algún momento se ha quedado fuera.
    Eso sí, que bonito es sentirse amado y poder ofrecer amor, si es compartido, mejor

    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¿Será un riesgo soñar demasiado?¿se nos escapará la realidad por ello?
    Alguna época de mi vida creo haberlo hecho...:)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Creo que en definitiva, la fidelidad nos la debemos con nosotros mismos. Poco fieles seríamos con los demás, si no lo somos para con nosotros.
    Ser fieles a nuestros sueños, a lo que queremos y nos gusta, a lo que creemos y pensamos, habla en defensa de quienes somos.
    Me gusta ser fiel a mis sueños, y cuando rompo ese estado de lealtad, resumo que tal vez, ese sueño, no era verdaderamente mío, por eso le fallé. (Lo difícil es cuando ellos nos fallan).
    Más besitos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  7. Soñarrrrr...cuando muera dejaré de soñar, puedo ser fiel a mis sueños o cambiarlos por otros, pero creo que nunca dejaré de soñar, como nunca dejaré de amar, aun que nunca me amen.
    Y no se porque, creo que tú eres de los mios, tus relatos y pinturas, son fruto de sueños, acierto?

    Petonets de mitja tarda

    ResponderEliminar
  8. Simplemente precioso....
    Javier, estoy navegando por tu blog y me ha encantado todo lo que he leído.
    La sensibilidad brota por todas las palabras. Esta entrada me ha impactado. Vivir de los sueños mejor que de la realidad.... impactante.
    Un saludo
    Pienso seguirte

    ResponderEliminar