Páginas vistas en total

martes, 12 de abril de 2011

El Príncipe feliz y la golondrina

Acrílico 65 x 81 ctms "El sueño de la sirena " - TERMINADO- 12 abril 2011

.
Os contaré una historia que no es mía, es de un tal Oscar Wilde:
La estatua dorada de un principe , repleta de gemas,  se encuentra en lo alto de una columna desde donde divisa toda la ciudad; y una golondrina, que ha retrasado su migración a África por el amor que sentía por una caña.
La golondrina se posa sobre la estatua y ve que el príncipe está llorando a causa de las injusticias que puede observar desde su posición.
Entonces le pide a la golondrina que entregue a los más necesitados las joyas que le adornan.
El ave así lo hace y se queda con el príncipe durante las semanas siguientes, distribuyendo las joyas hasta que la estatua está completamente desprovista de oro y adornos.
Pero el invierno recrudece y la golondrina, a causa del frío, muere besando antes al príncipe en los labios.
Al ver esto, el corazón de la estatua se rompe.
Al día siguiente, el alcalde de la ciudad observó el estado deteriorado de la estatua, y da orden de que sea retirada y fundida. Sin embargo, el corazón del príncipe no se funde en el horno, y lo arrojan a un montón de cenizas, donde descansa también el cuerpo de la golondrina.
Pero entonces dijo Dios a uno de sus ángeles:
—Tráeme las dos cosas más preciosas de la ciudad.
Y el ángel se llevó el corazón infundible del Principe Feliz y el pájaro muerto.
—Has elegido bien —dijo Dios—

A Oscar Wilde lo enjuiciaron por gay, por  genio y tener de amante al hijo malcriado y vanidoso de un hombre riquísimo
Ya en la cárcel dejó agonizar su personaje  para luego ir a morirse a París en un hotel ínfimo, abandonado de su historia, con la vida y el nombre cambiado ( Sebastian Melmoth ).

Dejo que Wilde se acomode en mi memoria
Que me siga ilustrando los relatos con que me impregnó de niño
Wilde inclina la cabeza hacia atrás, mira sin necesidad de abrir bien los ojos y echa afuera su barda tonada irlandesa  "Balada de la cárcel de Reading "




.

6 comentarios:

  1. genios que marcaron el camino
    hoy en él mi homenaje a ellos que sufrieron la incomprensión, la cárcel y la ignominia por defender aquello de lo que hoy plenamente disfruto: La LIBERTAD

    ResponderEliminar
  2. En uno de mis primeros libros de lectura estaba este cuento y un dibujo muy sencillo de los protagonistas. No sé por qué, pero nunca abría ni cerraba el libro sin pasar por aquel dibujo que aún recuerdo perfectamente.
    Me uno a este homenaje por todos aquellos que se atrevieron a empujar las puertas para que los demás pudiésemos tener ventanas...
    Beso-t

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón, me encanta el cuadro, me da paz, me hace soñar y evadirme, es precioso... en cuanto al cuento, lo releía de pequeña con dibujos de María Pascual, mi hija debe tener el libro, creo que hasta hoy no lo he entendido, hay cuentos que son para adultos, a mi lo que me gustaban eran los dibujos de María Pascual... he sentido tu mano, lo sabes, te quiero mi marinero, gracias por estar siempre atento oteando el mar, miles de besosssssssss

    ResponderEliminar
  4. Sabes, este cuento se lo contaba a mi niña por las noches, a mi me temblaban las palabras y acabamos llorando las dos, la primera vez que se lo relaté. Viendo el efecto que había producido en nosotras, pensé que nunca más me lo pediría, fue todo lo contrario, le podría explicar cuentos viejos, nuevos o inventados, muy alegres y divertidos, con muchas moralejas y enseñanzas, pero el último de la noche, el que ya poniamos de tope para cerrar los ojitos y abrazarnos e irnos a dormir, era esté, no había noche que con lágrimas en los ojos y con el corazón conmovido por la grandeza de los dos personajes, empezaran nuestros sueños, para dar paso a un día más.

    Petons, precioso homenaje a tan gran palabra LIBERTAD

    ResponderEliminar
  5. No puedo dejar de pensar el triste papel que hicieron la esposa de Wide y sus hijos. Es claro que él merecía ser feliz, pero ellos? Es sabido que el amante no supo merecer semejante sacrificio.En fin...mil disculpas por el divague feminista jejeje
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Recuerdo este cuento, lo leía bastantes veces, porque el trasfondo es triste pero tan romántico, creo que debe estar todavía en mi estantería, me has dado curiosidad iré a ver si lo tengo todavía...
    Me uno a tu homenaje a la libertad.
    Besos

    Pd.: A tu pregunta, la respuesta es afirmativa, pero solo queda la inquietud y un volver a empezar algún día.

    ResponderEliminar