Páginas vistas en total

18.4.11

Dialogo con mi conciencia


Tu mirada no es inocua , tu  sonrisa que me llega a confundir.
Un deseo y un velo.
A caso es justo pensar que yo,... ella... Desde la razón no tiene sentido, desde los sueños sólo a veces.
No la conozco.
Demasiadas barreras, o una, pero grande.
Nunca fui un conquistador, ni mucho menos un ladrón de estrellas.
No soy yo más que nadie para tener derecho a un trozo de cielo, a ese concretamente.
Qué más da.
Ahora una sombra, de colores. Confusión, delirios nocturnos, otra vez.
Levantarme soñando que no despierto. Y otra vez la amarga conciencia que me recuerda con sus pesadas palabras huecas:

- No es para ti. No llegas, eres pequeño- masculla la conciencia
- Pero yo sé que soy lo mejor para ella, porque nadie la puede desear como yo- la contesto.
- Tú eres tonto, no la deseas, es un capricho, se te pasará. Y lo de que eres el mejor, no merece respuesta.
- Pero jamás podré estar seguro de quien tengo delante, ¿por qué no soñar que es lo que deseo? Más adelante ya veremos
- Entonces ¿harías daño a alguien por probar?
- Estás cediendo, te haces débil, me das el beneficio de la duda.
- Te equivocas, pero jugar contigo es divertidísimo, no sabes donde empiezan tus pensamientos y donde acaban los míos.
- Quizá... Y no, no quiero hacer daño a nadie.
Pero yo le daría alas, le invitaría a tocar con los dedos las gotas de rocio, a hundir sus pies en la arena de la playa.
- Eso puede hacerlo ella con cualquier otro. Te crees especial por algo que no es intrínseco a ti.
- No todo el mundo lo hace.
- Pero todo el mundo puede, quizá no quiera hacerlo. Quizá te equivoques y ese no es el mejor camino. Quizá a ella esas cosas no le importan.
- Pero me ha dicho que sí, al menos que le gustan.
- A todo el mundo le gusta oir tus tonterías... acordándose de otra persona.
- ...
- Te ha dolido.
- Déjame en paz.
- Nadie dijo que fuera fácil, sólo que era posible.
.

9 comentarios:

  1. la mala conciencia a veces nos hace estas jugadas
    vere de cambiarla por una buena conciencia , como Dios manda

    ResponderEliminar
  2. Un buena conciencia Javier, como Dios manda, que no haga jugarretas.Si la encuentras me la presentas, aunque presiento que ya la tienes.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Con conciencias como esta, el alma a los pies... si, cámbiala... pero elige bien, que luego estará todo el día con el "run,run" y es para siempre...

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Desde luego, a veces pienso, el peor enemigo es uno mismo, y en este caso, se cumple... ¡Vaya conciencia tiene este personaje!, yo diría que tiene unos toques perversos que asustan...
    El diálogo no tiene desperdicio... todo tiene su aquel.

    ResponderEliminar
  5. No sé si encontrarás una que no sea una "sabelotodo", que de la cara en vez de estar ahí detrás machacando y poniendo todo patas arriba para dejarte luego solo y que te las compongas... no te digo? ya está la mía tomando posiciones sobre el hombro derecho XD
    Beso-t

    ResponderEliminar
  6. Joer con tu conciencia lechessss HE VUELTOOOOOO jajajajajajajajajaja.

    Yo creo que, a veces, hay que escuchar a la conciencia sólo lo justo, aunque mira luego no salgan mal las cosas y pensemos que teníamos que haberla escuchado mejor.

    No sé, el que no arriesga...

    Tu conciencia es peor que la mía, te lo digo yooooo.

    Y esa dama sin rostro... Preciosa.

    Un besazo mi niñooooooooooo

    ResponderEliminar
  7. "Pero jamás podré estar seguro de quien tengo delante". En esto me he quedado. Dándole vueltas.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Igual que tú,Carlota, destaco dos FRASES SENTENCIA en este escrito, la que tú mencionas y "no sabes donde empiezan tus pensamientos y donde acaban los míos"

    ResponderEliminar
  9. Seguro que tu conciencia es buena. Lo que si he notado es que tienes preferencia por este cuadro,es uno de los que más traes. ¿a que sí?
    Tampoco me extraña, es muy lindo. Besitos.

    ResponderEliminar