Páginas vistas en total

23.3.11

Tempus fugit sicut nubes quasi naves velut umbra


.
Un beso en los párpados me hizo despertar
Era ella, su lengua de plástico recorrió mi cuello,
luego todo el cuerpo; piel sobre piel su cuerpo sobre el mío Después su " buenos días"  me devolvieron a este mundo,
mis manos  ciñendo  su espalda, sentí la mirada inalterable, la boca seca
¿Qué hora es? pregunté.
Demasiado tarde, contestó ella, y se recostó a mi lado
Permanecimos inmóviles mirando la lámpara de la mesita de noche, con la barca que da vueltas en su pantalla
¿ Funcionas aún dije ?,   rompiendo el silencio
Creo que si, ¿ Quieres probarme ?
Y nos metimos de lleno en la comprobación
Temblaba con un ruido ronroneante, su mirada vidriosa estaba a punto de romperse.
Su cuerpo se contorsionaba sin espasmos bajo mi peso
" Siento que ya no.." sentencié
Ella se puso triste, encendí un cigarrillo, nos miramos con miedo, y nos abrazamos
Se levantó dejando su perfume en las sábanas  cerró la puerta al salir
Fui tras ella, y sin que me viera observé su nuca
Ahí estaba su código de barras y su fecha de caducidad ya cumplida.

Todo caduca, me dije,
...

.

9 comentarios:

  1. somos coscientes que estamos de paso, que tenemos un límite de estancia
    bueno...un límite en cada reencarnación, esta es mi tercera vida
    Ya sabéis que los gatos tenemos siete
    Ventajas de nacer en Madrid

    ResponderEliminar
  2. Bueno Javier no lo quieras todo para ti, tu tercera reencarnación, !como eres! deja algo para los que vienen a visitarte. UMMMMMMMMMMMMMMMMMM yo quiero ser en mi próxima reencarnación......sirena de esas que pintas tú.
    Un beso.
    (gracias)

    ResponderEliminar
  3. mmm, bueno conoces las tres leyes de la robótica no? una buena batería de litio y una tirita que te pongas más o menos por donde el corazón y no podrá marcharse... por lo menos en una de las vidas XD
    Beso-t

    ResponderEliminar
  4. Un buen epílogo para Philip Dick: Do Androids dream of Electric Sheep?
    El riesgo de no renovarse, como los gatos.

    ResponderEliminar
  5. Me impresionaron imagen y texto!...muy bien logrado el efecto melancólico de la caducidad insalvable!jejeje


    un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Venga!!, Javi, lo de la lengua de plástico, que frio. Para ti la moneda, me creo que te reencarnes tantas veces como un gato... eso si deja la plasticidad para plasmarla en tus obras...

    Yo, si, se que la vida pasa... habrá de disfrutarla ¿no?

    Besos

    ResponderEliminar
  7. no te falta razón todo tiene una fecha de caducidad, hasta nosotros ¡qué pena! o no, depende, Beso

    ResponderEliminar
  8. Y los que no hemos nacido en Madrid, ¿cuántas vidas tenemos? y, ¿qué fecha de caducidad marcará mi código de barras? A saber... lo mismo, ya estoy caducada hace tiempo y aún me mantengo en nevera, como un yogurt, y ni lo sé... Voy a ver... Ya. Donde pone "consumir preferentemente antes de" sólo pone "ver tapa". La fecha, tendrá que esperar.

    ResponderEliminar
  9. Yo me paso la vida mirando las fechas de caducidad de las cosas comestibles, cada vez duran menos, antes no existía esa fecha, y todo duraba un montón, ahora cada vez se la ponen más cercana, y cuidado que te puedes intoxicar, yo no entiendo nada.

    ResponderEliminar