Páginas vistas en total

14.3.11

SIRENA VESTIDA


.................Acrílico 81 x 60 ctmos 2sirena vestida" ......................
Homero nos cuenta en su Odisea, las aventras de Ulises,Odiseu  por nuestro Mediterráneo.
Habla de una mujer fiel: Penélope , su constancia y fé en el regreso de su amado.
La segunda mujer, pareja de Ulises en la Odisea, fue la ninfa Calipso que le retuvo en su cama, diez años a cambio de la inmortalidad.
 Hasta ahí llega lo que Homero nos contó sobre las mujeres de Ulises.
Ahora sentaros, poneros cómodos, es nuestro cuento para antes de ir a la cama.
 Recordais a Carmen?, si la chica napolitana amiga de Chavo, que estuvo viviendo  en casa una temporada.
 Carmen además de cocinar pasta como los mismísimos dioses, en las sobremesas, se deleitaba contándonos con todo detalle, la vida en Nápoles.
El miedo, que la gente decente siente ante la Camorra, tan lejana para nosotros pero axfisiante y una cruda realidad en la ciudad.
Una noche, comenzó a hablarnos de Partenope  , es el nombre de una sirena que murió de amor
 Cuenta la historia que las sirenas vivían en la isla de Artemisa. Ella y sus hermanas atraían a los marinos con sus cantos, anunciánoles engañosamente los placeres del mundo acuático.
 Insaciables amantes dejaban exhaustos a los pobres marinos que entre sus escamas caían. Tal era su fogosidad amatoria, y la belleza de sus cantos, que era imposible
resistirse a sus encantos
Parténope la más joven de las hermanas sirenas , sabía de Ulises, los delfines la traían toda novedad que hubiera en la vida de nuestro héroe.
 Su astucia, su arrogancia e inteligencia, hicieron mella en el corazón de nuestra sirenita, que quedó prendida de Ulises.
Parténope supo del viaje de regreso a Itaca de Ulises, y justo pasaba cerca de su isla se engalanó con algas, soltó su pelo de espuma, sus ojos de estrellas brillaban ansiosos
Parténope no dijo nada a sus hermanas que ella iba al encuentro de su amor secreto.
 Y cometió un error , que jamás debe olvidar una sirena. No tuvo en cuenta la regla UNO de las sirenas: Si un mortal no cae en tus brazos seduccido por tu canto, debes morir.
Resplandecía de belleza sentada en la roca,esperando como una Penélope
Sus ojos brillaron de alegría al ver el barco de Ulises.
Parténope comenzó  a cantar una tarantella bellísima
Pero Ulises estaba amarrado al mástil, y sus oidos encerados, ya que sabía de las sirenas y en Itaca le esperana ansiosa Penélope
Nuestra sirena no dejó un solo instante de intentar seducir a Ulises con su canto…
Pero fue inútil…
Parténope perdió fuerzas primero, su visión se fue apagando, como su vida, no antes de decir un " Ulises, amor mio ! " y expiró….
Las cálidas corrientes, arrastraron su cuerpo hasta la orilla del ahora llamado golfo de Nápoles
Allí fué encontrado por pescadores, que lo recogieron y dieron sepultura con todos los honores.
Se la construyó un sepulcro, con su nombre sobre la colina de Pizzofalcone, que con el tiempo se convirtió en la actual Napoles
NÁPOLES, Nacida del amor de una bellísima sirena  a un marinero aventurero: Ulises
.

5 comentarios:

  1. Siempre hay una sirena

    ResponderEliminar
  2. tampoco falta morir por amor... aunque cada vez ocurra menos (creo yo), será que por las dudas andamos precavidos con taponcitos de cera en los oídos? jmmmm!
    Besitos Javi, y me alegro de pasar por aquí, nuevo lugarcito (con bastante azul por cierto) y libre de amenazas troyanas!
    Mi cariño de siempre:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  3. Aisss, mi marinero, lo que olvidó mi hermana Parténope es que las sirenas no deben enamorarse de quien tenga el corazón ocupado, porque son sordos a nuestros cantos, a que eso no lo sabías?, en realidad eso que cuenta Homero de atarse al mastil y la cera en los oidos no es más que una metáfora del amor que sentía por Penélope, la fiel esposa de Ulises y es que hay amores que son simplemente así, correspondidos y no entienden de distancias ni tiempos y pobre de la sirena que quiera entrometerse en ellos, por cierto, otra cosa que no entiendo es como llegó su cuerpo a la orilla, de todos es sabido que las sirenas cuando muerimos nos convertimos en espuma de mar... triste historia mi marinero, solo para la sirena, bella historia de amor la de la fiel Penélope y Ulises, miles de besossssssss.
    Pd. Siempre hay un marinero...

    ResponderEliminar
  4. Sí, pobres ellas siempre... mmm seguro que marino? es que un vistazo a tus dibujos y no importa si hay mástil o no, ya no se pueden dejar de mirar XD
    Beso-t

    ResponderEliminar
  5. Me encantan las leyendas, y más si de ellas sale el nombre de un lugar hermoso como es Nápoles, (aunque no todos piensan lo mismo) y no creo que la culpa sea de la camorra. Por cierto si quieres ver una peli divertida, ve a ver Bienvenidos al sur, yo lo pasé bien. Besitos.

    ResponderEliminar