Páginas vistas en total

19.3.11

Ophelia





"To have seen what I have seen, see what I see!"

Desde niña tomaba baños de Luna de Plenilunio
Aquella noche de luna llena, se fue a la orilla del río
Luna llena, de feminidad
Miraba la luna reflejada,
lienzo de plata.
Se hundió en el espejo de agua.
Buscando mi imagen
¡ Luna clara en alma creciente !

Ahora ato las estrellas en ramilletes
y trenzo luceros en tus cabellos
¡ Ofelia de Plenilunio !!
Mi abuela Mercedes tenía un hermano: Javier, de él heredé el nombre y algo de su carácter
Javier conoció a Lucía casi por casualidad, coincidieron un día de lluvia comprándose botas katiuskas para pisar charcos de lluvia

Nació entre ellos una fuerte amistad que terminó con la marcha nupcial y lluvia de arroz
Fueron felices
Hasta que Lucía enfermó, muy enferma...mucho, un día como OPhelia apareció en el estanque cercano, muerta entre flores
Lucía días antes pidió la fotografiara con una maceta entre sus manos, y así lo hizo.
Javier enmarcó la fotografía cada mañana nada más levantarse acudía a ver la imagen fotográfica de su amada
Hasta que un día se fijó mejor en la fotografía, la planta que sostenía Lucía iba creciendo y de ella un girasol brotaba con fuerza
Javier puso la fotografía cercana a la ventana para que la planta tuviera buena luz y sol, y la regaba a diario

Pasado un corto tiempo, el girasol estaba tan crecido que se había desplazado a través de la ventana y ascendía imparable hacia el sol.
Paralelamente, la imagen de Lucía era cada día más sonriente
Cuenta mi abuela Mercedes, cómo un día, Javier simplemente desapareció ni rastro de él, sólo un girasol que salía de una maceta de una fotografía y que ascendía hasta perderse entre las nubes

.

8 comentarios:

  1. sábado 28 de junio de 2008
    Ofelia - Arthur Rimbaud
    (John Everett Millais, Ophelia, 1851-1852)


    Rimbaud
    En las aguas profundas que acunan las estrellas,
    blanca y cándida, Ofelia flota como un gran lirio,
    flota tan lentamente, recostada en sus velos...
    cuando tocan a muerte en el bosque lejano

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la imagen, es preciosa. Y la historia de tu tío abuelo también lo es. No he podido venir antes, no podía entrar, ignoro si el problema es cuando me conecto desde el portátil de mi sobrino. Me gusta un mandala que he visto por las alturas. Feliz domingo, voy a darme una vuelta por tu nueva casita.Besos.

    ResponderEliminar
  3. Javier no se te ocurra desaparecer así, sin más como hizo tu tio abuelo, así subido en el girasol, que seguro se fué de esa manera,llegó hasta las nubes, hasta el cielo llegó.
    Besos.
    ¿Has visto como está esta noche la luna?

    ResponderEliminar
  4. Después de tres días queriendo copiar tu enlace, hoy lo conseguí.
    Estoy depre, depre y si tuviera un lago un girasol cerca.
    Tres semans sin internet no es la muerte de nadie, pero el no estar con los amigos, si.

    Sabes que eres un romantico?, si, lo sabes.

    Gracias por seguirme.
    Petonasssssss

    ResponderEliminar
  5. Preciosa la imagen...el relato me ha hecho recordar al de las habichuelas mágicas...en este caso era un girasol que guiaba hacia el amor...besooss

    ResponderEliminar
  6. Siempre me gustaron los girasoles.

    ResponderEliminar
  7. Creí que solo funcionaban con los giralunas, sobre todo en noches como hoy XD
    Beso-t

    ResponderEliminar
  8. Preciosa historia Javier, la de ese tío hermano de tu abuela, historia de amor que con bellas palabras nos cuentas, no, no me sorprende leerte cálido, romántico, seguro que ese girasol le llevó hasta Lucia. Un beso graaaaaande.

    ResponderEliminar