Páginas vistas en total

16.1.17

El pescador de nubes

" El pescador de nubes "
Acrílico sobre lienzo


Era mi abuelo el aventurero el que me contaba historias y vivencias de su juventud 
A principios del siglo XX, mi abuelo navegó por los siete mares en todo tipo de embarcaciones, pero la más increíble de todas fue cuando conoció a Simbad y se enroló en su extraño barco que surcaba los espacios para capturar nubes, que después vendía a buen precio en aquellos países castigados por la sequía.
En uno de estos viajes al echar las redes, una de las nubes se resistió de forma inaudita a ser capturada. Tras luchas durante dos noches y tres días con ella, conseguimos capturarla.
Ya en bodega, sin que nadie me viera, bajé  a ver la captura que tanto esfuerzo nos había causado. Y entonces fue que la nube, de un aspecto verdoso marrón violáceo arco iris, se convirtió en un mago de aspecto terrible y voz de trueno. Era grande como tres montañas y yo a su lado era el punto de una i.
Amo: pide tres deseos... ya sabéis es lo menos que un mago debe conceder. 
y terminó diciéndome: sólo por una vez en tu vida.
No se lo creyó del todo mi abuelo y medio en plan de no enfadar al mago con modestia, pidió:
Quiero poder tener tu poder de conceder tres deseos por una vez en la vida, para aquellas personas que crean en mi.
JAJAJAJAJA su risa retumbó en la bodega. Me asomé al exterior y comprobé que toda la tripulación seguía dormida
Así que lo que quieres es mi poder?
si, contesté envalentonado
Ni oro, ni un reino, ni una esposa rica rica y con dinero?
Mira mago, olvídame, no deseo esas cosas, solo busco ser y poder dar felicidad , y para eso tú me sobras.
Asombrado, el mago dijo: Concedido.
Y dicho esto, se volvió nube de nuevo. En agradecimiento, le abre la compuerta de salida de nubes y con sumo silencio se esfumo entre un cielo estrellado ocultando la luna

Y ahora, nieto, me dijo mi abuelo: entra en ese lugar y concede los tres deseos a alguien por única vez en su vida...
Y así fue


14.1.17

Explórame


" Explórame "
Puntillismo tinta china


Todos los veranos, saltaba la tapia que rodea tu finca familiar, para llegar hasta a mi lugar secreto, a los pies de esa higuera.
Ese día de Junio, apareciste con tu pie enyesado, me viste y preguntaste: Qué haces? 

Ven, acompáñame , y te conduje hasta mi lugar secreto.  
¿Por qué te escondes? . ¿Por qué preguntas tanto? contesté.  Mira, no me escondo, sólo escapo 
¿Y vas muy lejos ?  Todo lo que puedo. Un día voy al polo norte, otro día a Cracovia, cuando lo deseo voy al lejano oeste o a las praderas de la Toscana  o a la India
¿Cómo puedes conocer esos sitios sin moverte de aquí?
Muy fácil tampoco tienes que haber estado con tu cuerpo. Simplemente lo imaginas, lo deseas , haces como si de verdad viajaras , y siempre siempre llegas a el lugar que deseas No te sirve de nada si no te mueves. Si me sirve, tengo una brújula que me indica si voy al norte o al este. 
¡Me gustaría ir contigo! ¿Conmigo? A esos sitios se va solo, por que todo tiene que ser nuevo. Yo soy nueva también, y podrías considerarme un territorio ...Pero...pero los territorios están para ser explorados
Claro...me dijiste

13.1.17

Tu ausencia

" Tu ausencia "
tinta china y acrílico sobre cartón



Y sin embargo existe la luna, aunque no podemos tocarla.  
De la misma manera nos sentimos. 
Estamos aquí y nada, nada puede evitarlo. Persiste tu olor
Los perfumes, nos hacen sentir Stendhal, añorando lo incluso nunca sentido...

La confusión de sus sentidos no duró mucho; en realidad, necesitó sólo un momento para cerciorarse ópticamente y entregarse de nuevo, sin reservas, a las percepciones de su sentido del olfato. 
Ahora "olía" que ella era un ser humano, olía el sudor de sus axilas, la grasa de sus cabellos, el olor a pescado de su sexo, y lo olía con el mayor placer. 
Su sudor era tan fresco como la brisa marina, el sebo de sus cabellos, tan dulce como el aceite de nuez, su sexo olía como un ramo de nenúfares, su piel, como la flor de albaricoque... y la combinación de estos elementos producía un perfume tan rico, tan equilibrado, tan fascinante, que todo cuanto Grenouille había olido hasta entonces en perfumes, todos los edificios odoríferos que había creado en su imaginación, se le antojaron de repente una mera insensatez. 
Centenares de miles de fragancias parecieron perder todo su valor ante esta fragancia determinada. Se trataba del principio supremo, del modelo según el cual debía clasificar todos los demás.
Era la belleza pura. "
Fragmento del libro "El perfume"
 (1985) 
Patrick Süskind
Cuando desperté, no recordaba los detalles del sueño, pero sí la felicidad que lo habitaba. Desde entonces la dedico mi vida. La buscó primero en la memoria escrita, en los libros de los sabios, en la historia de los pueblos. Pronto comprendí que ése no era el camino: lo que un libro decía lo contrariaba el otro.
Querida, hay huecos en la estantería justo donde estaban tus libros, y el cepillo de dientes que usabas, esta seco
La alfombra del salón me recuerda cada día que echa en falta tus dedos con uñas pintadas de colorines, m
i espalda se ha acostumbrado a ellas y mi gato que no tengo maúlla llamando al tuyo, que si tienes

12.1.17

Nacer en Florencia





Pasé por delante de aquel anticuario, de entre todos sus objetos a la venta, mi vista se paró en un libro su título: " Nacer en Florencia ". Compré el libro por unos pocos euros. Ya en casa hojeé sus páginas, olían a humedad y a la vez a un perfume extraño, comencé a leerle y me era imposible concentrarme.  Volví a hojear el libro dudando pudiera interesarme. 
Entre sus páginas un escrito me llamo la atención. Estaba hecho a lapicero, con perfecta caligrafía infantil:  003538312732
Durante varios días daba vueltas a esa cifra. Sumaba los números, los simplificaba en decenas, otras veces cambiaba los números por letras, pero nada parecía tener sentido
Hoy se me encendió la imaginación, y tomé mi teléfono y marqué ese número. Sonó una vez, y colgué
Me entro una extraña sensación de pudor, o vergüenza..., no se ?
A medio día volví a marcar el número, esta vez le dejé sonar dos veces antes de colgar
Esperaré su llamada. Dicen que si recibimos dos llamadas de la misma persona en nuestro teléfono, llamamos para saber quién es la persona que quiso llamar
Cuando me llame contaré como el azar se cruzó y de entre millones, ese libro y ese número
llegó a mis manos;  hablaré de cómo mi abuelo el contacuentos coleccionaba almas bellas en su vitrina. 

mi fa la domanda per piacere...
si si adesso, lei mi vuole ? 
mmm io non so perché sono come te

come me? si si come te
Pero de esto, hace ya mucho tiempo

9.1.17

éxtasis




Junto a la cama, un racimo de besos.                                                      Redondos, perfectos.
Una plantación infinita a los ojos,
                                                                     un color exacto a la luz 
                                                                                                                       y unos labios húmedos 
Pero en el fondo de la copa, donde por fin los secretos se revelan,   la chica de uva lloró. 
Lágrimas como zarcillos atravesaron ilusiones, tal vez porque jamás volvieron a verse

Ella lo supo desde el principio,    y pese a todo,   se dejó beber hasta la última gota de si

8.1.17

¿ Te he dicho que tengo una playa ?





He paseado por la cara oculta de la luna,

rabañado el bote de nocilla con el dedo...


he llenado el espacio de colores para mezclarme con ellos,


y me paso horas mirando el mar, en mi playa...


¿te he dicho que tengo una playa?, no lo cuentes (es un 


secreto. :)


Mis colores cambian, se agrisan, se difuminan y a veces se 


intensifican, hoy es un día de color azul lapislázuli.  Mira mi uniforme, lleva botones con flores de cerezo, nace antes que ninguna otra flor y en su plenitud cae...

2.1.17

Apocatástasis





Narciso fue injustamente convertido por los dioses en esas bella flor amarilla cercanas a las orillas de los ríos y que doblan sus tallos hacia el agua, así comenzó la leyenda.  Los dioses propagaron que Narciso murió de amor por sí mismo, despreciando a la Musa ECO que se convirtió en piedra y sólo de ella quedó su voz.  La realizad es otra. 

Sentaos poneos cómodos
Narciso tuvo un único amor: su hermana gemela
Nacieron de diferentes úteros y ambos en diferentes años, sin por ello dejar de ser gemelos, 
Se creó ese lazo invisible que aún hoy los científicos sigues estudiando. Duelen de lo mismo a la vez, y tienen idénticas reacciones ante iguales experiencias visten comen y sueñan.

Pero Su gemela un día desapareció. Nadie supo decirle la causa
Un día Narciso en su tristeza vio su propio reflejo en el agua de un estanque
Narciso creyó ver el rostro de su desaparecida gemela. Desde entonces, y hasta su transformación no se alejó del rostro que amaba e hizo un pacto con los dioses, para convertirse en flor a pie de estanque y así no dejar de contemplar a su gemela, a la espera de la Apocatástasis mutua

29.12.16

53°20′33″N 6°15′57″O - "La ciudad invisible"




Tengo ganas de tomar una copa de vino blanco contigo, en tu bañera
Hoy, querida voy a contar a todo el mundo cómo fue que...


Hace muchos años me adentré con mi coche por un bosque totalmente desconocido a medida que avanzaba, se iba haciendo más tupido hasta llegar a ser casi un túnel entre vegetación. Y fue que comenzó a llover de tal manera que detuve el vehículo.  Mis limpia parabrisas no daban a basto quitando agua. Encendí la radio pero no captaba emisora alguna. Los cristales se habían empañado
De pronto escuche unos golpes en mi ventanilla. Mire y entre el vaho pude ver que era una niña empapada. Abrí la otra puerta y accedió a subir
Estaba chorreando agua, a pesar de ello, una sonrisa dibujaba su rostro.
Hola Rodolfo, me dijo, yo me llamo Lisette, ahora tengo 13 años y tú bastantes más que yo
pero cuando yo tenga 30 habrá menos diferencia y a los 40 , ya no se notará.
Búscame en el tiempo, te estaré esperando. Y para mayor sorpresa vi como desaparecía ante mis ojos, no sin decirme..." No dejes de hacerlo"




Quedé impactado por la visión no había bebido y pensé sería el champiñón que almorcé que alguno de ellos tendría efectos alucinógenos
Había escampado, y el sol se colaba entre las ramas. Baje del coche y me puse a andar entre el bosque buscando una explicación a lo ocurrido. Estaba un tanto desorientado, cuando al apartar una ramas, vi un claro en medio del bosque
Accedí a él y cuando estaba en medio de la pradera, se fue materializando toda una ciudad ante mis ojos. Comercios, casas familiares, un parque.
Poco a poco fue apareciendo personas. Y yo iba de sorpresa en sorpresa. Allí estaban aquellas personas que habían sido importantes en mi vida: D. Javier, mi profesor de literatura, D Francisco, que luchó conmigo para transmitirme matemáticas, Charo mi primer gran amor platónico.
Estaba Manu y Fernando y Mingo, y Josele y...
Al fondo de la ciudad vi que estaba la niña que se me había aparecido entre la lluvia
Me dirigí hacia ella. Hola de nuevo me dijo, has dado con la Ciudad Invisible.
De igual manera que comenzó esta confidencia, todo: la Ciudad Invisible, Tú, mis profesores ya amigos,  todo desapareció, y me vi sentado de nuevo en el coche conduciendo, y ya fuera de ese bosque.

Han pasado once años de lo que voy a contar a continuación. Me entretenía por Internet cuando en uno de esos chats de la primigenia de este medio, coincidí ¿ Dios sabe cómo?, contigo por tercera vez.  De nuevo me volviste a sorprender. Ya tenías veintitantos años y volviste a dejarme helado, contaste como en la pausa de esos años nos habíamos buscado , en Tetuán, en Tánger en Madrid en ese piso que compartimos...
Y fue que de nuevo desapareciste
Esta vez no quise perderte, me habías dicho que en la siguiente reencarnación la viviríamos juntos, y yo no estaba dispuesto a esperar, así que repetí paso por paso aquel viaje del bosque
Transcurrido unos kilómetros comenzó a llover de igual manera que la anterior. pare el coche y esperé. Los cristales se habían empañado, pasó el tiempo y tú no aparecías.
a pesar de la lluvia , descendí del coche y me adentré en el bosque, hasta que mi buena fortuna me hizo dar con el claro del bosque Ya en su centro, la ciudad Invisible se fue materializando
Todos mis seres queridos, mis amigos y profesores, me observaban tras los cristales
Charo, me gritó: ¡¡ Rodolfooo, Lisette  está al final de la calle ..!!
Y hacia allí me encaminé
Te fuiste materializando
Eras mi chica te abracé y besé
Luego, ambos simplemente nos difuminamos


Os lo prometí, las coordenadas de la Ciudad Invisible son: 53°20′33″N 6°15′57″O

28.12.16

وعدد





جبن الماعز،



وسرقة التين



أشجار التين القريبة ...



للمتعة الطعام الخاصة بك وأترك هذه الحلوى لذيذة لتناول العشاء مع الأصدقاء يوم الجمعة



التين البحر الأبيض المتوسط نضجت الأشجار، والكثير من جبن الماعز

وعدد قليل من أوراق النعناع أو نعناع🍃


jabn almaeiz,
wasariqat altin
'ashjar altyn alqariba ...
lilmuteat alttaeam alkhassat bik wa'atrak ​​hidhuh alhalwaa ladhidhatan litanawul aleasha' mae al'asdiqa' yawm aljumea
altyn albahr al'abyad almutawassit ​​ndajat al'ashjar, walkthyr min jubn almaeiz
waeadad qalil min 'awraq alnnaenae 'aw hierbabuena🍃


Sólo quería gastar una broma por ser Los Santos Inocentes, y con el traductor se Googgle hice esta no se si correcta traducción

Os pongo en español el texto:

" De los quesos de cabra, 

y de robar higos en 

las higueras cercanas...

Para tu deleite te dejo este delicioso postre para tus cenas 


con amigos de los viernes

Higos del Mediterráneo madurados en el árbol, porciones de 


queso de cabra


y unas hojas de menta o hierbabuena "

25.12.16

El costurero de los hombrecillos






Hace tanto tiempo que no puedo precisar cuánto, sucedió…Dejadme un sitio entro vosotros, os lo contaré. Paula era vecina de mi abuela, allá en Gredos, habían sido, amigas, además de vecinas, no existían secretos entre las dos.
Lo que os voy a contar, sé que es difícil de creer.  Eso mismo me ocurrió a mi cuando mi abuela nos lo contó.
Paula contó a mi abuela Lorenza algo que la ocurrió siendo moza. Regresaba sola de regar la huerta del soto cercano al río. Cuenta Paula, cómo asustada vio escondida entre zarzales lo que ocurrió entre un hombre vestido con traje negro y un gigante de voz de trueno, grande y alto como el campanario de la iglesia.
"Alto ahí, no des un paso más" gritó el hombre de negro al gigante- "¿Quién eres tú para dirigirte a mí de esa manera" – contestó el gigante- "cómo te agarre te trituro", dijo con un torrente de voz. "Soy la Muerte "contestó el señor vestido de negro- "Nadie me contradice, y tú seguirás mis órdenes"
El gigante soltó una carcajada, dio dos pasos hacia el señor de negro y de un puñetazo, le dejó atontado a un lado del camino. El gigante siguió su camino. Paula que había visto todo, se acercó tan despacio que pudo escuchar al señor de negro decir:  "Debo reponerme, si me paro aquí, nadie moriría en este mundo y pronto estaría tan superpoblado que tendrían que subirse los hombres unos encima de los otros."
A Paula la pareció gracioso aquello que soltó una carcajada, tendió su mano para ayudar al señor vestido de negro. "Gracias por la ayuda," mira, prosiguió el señor de negro, "soy la Muerte, y en premio a que me has ayudado no te llevaré conmigo ahora…Es más, cuando vaya a hacerlo antes te pincharas con una aguja ,el dedo índice como señal que voy por ti." Y se fue
Paula se lo contó a mi abuela Lorenza
Pasaron los años, y en los veranos de mi niñez, recuerdo a Paula, siempre malhumorada, pero cariñosa a la vez, siempre cocinando. Paula tenía un costurero cuadrado, con tapa a manera de tejado de una casa. Decenas de veces intenté levantar la tapa del costurero para ver su contenido. Siempre un manotazo cariñoso y un ssshhhhhhhh 
Rodolfo, eso no se toca !!, interrumpía mi inspección curiosa.
Yo imaginaba que en esa casita-costurero vivían seres diminutos, sin poder ver el sol ni las montañas. Una vez conseguí a solas acercarme y tenerle entre mis manos, estaba cerrado con llave, sólo pude ver una tela azul con lunares blancos.
Pinté con mi boli una puerta en uno de sus lados y ventanas en las demás, para que esos seres que allí vivían pudieran ver el sol y las montañas. Paula se enfadó conmigo cuando lo vio.
Tres años después de eso, una tarde me llegó el olor a carne quemada, que provenía de la casa de Paula. Miré por la ventana, Paula estaba en el suelo, el fogón encendido, sobre él una parrilla con un filete tan abrasado que era carbón.
Corrí a avisar a mi abuela Entramos todos corriendo para ayudar a Paula. Mi abuela puso su mano como barrera para que no me acercara a Paula. Supo en seguida que estaba muerta. Su corazón debió fallarla…y además, tenía una aguja clavada en el dedo índice de su mano derecha
Miré en el aparador, la casita-costurero, estaba abierta. Hilos, tijeras, dedales, ovillos de distintos colores…
Sonreí: Comprendí que los hombrecitos habían tenido tiempo de huir para vivir en libertad entre los pinares de Gredos.

23.12.16

El templo blanco de Wat Rong Khun


Templo de Wat Rong Khun

En cierto lugar de Tailandia  vivía un labrador llamado Haridata,  trabajaba de la noche a la mañana en sus campos, no podía conseguir jamás una buena cosecha, y su pobreza era cada día mayor.  Un día, cuando cansado de trabajar se tendió a descansar a la sombra de un árbol, vio salir de un agujero una gran serpiente. “Sin duda debe de ser la diosa de este campo -se dijo el labrador- y como no le he dedicado ninguna ofrenda estará enfadada conmigo y por eso no obtengo ninguna buena cosecha. Voy a remediar enseguida mi falta.”
El labrador corrió a su casa y regresó con un tazón lleno de leche que dejó a la entrada del nido de la serpiente, diciendo en voz alta:– ¡Oh, diosa de este campo, perdóname por no haber conocido tu presencia hasta este momento!,  pero te prometo que de hoy en adelante no te faltará nada.  A la mañana siguiente, cuando volvió al nido de la serpiente, encontró vacío el tazón y dentro de él una moneda de oro. Desde entonces, cada tarde llevaba un tazón de leche a la serpiente, y al otro día, invariablemente, encontraba una moneda de oro.
Ocurrió que un día el labrador tuvo que ir al pueblo a comprar unas herramientas y ordenó a su hijo que llevara la leche a la serpiente. El muchacho así lo hizo, y cuando al otro día regresó a buscar el tazón, encontró una moneda de oro. ” Sin duda la serpiente esa debe de estar llena de oro -se dijo.- La mataré y me quedaré todos las monedas.”
Aquella tarde, cuando volvió a llevar la leche, iba armado de una espada, con la que trató de cortar la cabeza a la serpiente. Esta se libró de la muerte por verdadero milagro, ya que la espada golpeó a medio centímetro de ella, y para vengarse del ataque, mordió al muchacho, matándolo en el acto.
El labrador y su familia dispusieron una magnífica pira, donde quemaron el cadáver del joven. Pasó mucho rato antes de que la serpiente saliera a tomar la leche, y cuando lo hizo fue asomando solo la cabeza.
– Sé que lo único que te trae aquí es la avaricia ­dijo, pues ni tú puedes olvidar que yo maté a tu hijo, ni yo olvidaré jamás que él intentó cortarme la cabeza. Por lo tanto si quieres mi protección y la de Buda, construye un templo blanco como la pureza y brillante como los espejos, símbolo de la sabiduría.  
Y así se construyó con el oro de la serpiente el templo de Wat Rong Khun ( el templo blanco)


15.12.16

Mereció la pena


 
                                                                   
                           
 
 
 
 
Mereció  la pena?. 


Todo fue inútil; pensó para sí  Amelie von Hunziker 
Después de hacer todos los intentos, resignada suspiró con frustración. Prendió las velas, con un ritual, primero la blanca luego la vela rosa y una vez más dejó su mente en blanco mirando el danzar de las azuladas llamas

No le gusta la luz, los focos la intimidan, aún recuerda con horror el día que bailó sola en el escenario un St Patrick’s. Prefiere la levedad, la tibieza cromática que en aureola envuelve el campo de la llama parpadeante.
 
Postrada sobre el cálido tacto del suelo de madera, acariciando a su gato, miró las vacías paredes del cuarto.
 
Blanco, todo es blanco, paredes techo suelo.
 
No  hay cuadros, no hay nada, ni color…
Todo se quitó para poder volver a empezar.
 
Toca las paredes, resbalando con la humedad de sus dedos, traza sobre ellas las iniciales que ama.Se pone un chal en los hombros, la cubre de un frío insoportable, el de la ausencia.
Recuerda que buscó unos fuertes brazos que la abrigaran y dieran cobijo

Recuerda cómo desde la lejanía sintió caricias en su rostro, en sus brazos; nostalgia de otro tiempo

 
Las velas lentamente…, despacio, sin prisa, van recorriendo el mismo camino que ella, entre sus manos temblorosas.
 
¿Cómo renunciar , a su mundo?
Ya esta cansada de resolver problemas ajenos. ¿ Quién resuelve los suyos ?
 
Hoy hay luna llena, la lluvia juguetea con la noche. 
 
Quiere ser besada
Aunque sea comprando los besos
 
Cae rendida 
Aguarda el día.
Le gusta el fuego, le gusta sentirlo, tocarlo, que sea azul.
 
La han dicho que su amor puede estar en esa esquina llena de flores,  llena de todos los colores. Quizás Cola su gato la ayude y pueda entre los dos, encontrarle con su instinto, como otras veces en otras vidas
 
Las velas no avanzan, se han detenido. Frota sus manos.
 
Toma el libro que está leyendo, de Haruki Murakami es el tercero que empieza a leer.
La provoca nostalgia, silencios provocadores, aturdimiento.
 
Al fin decide dejar su mundo, y buscar a ese hombre que tan bien la conoce.
Las velas se han apagado
La ceguera la envuelve
 
Se pregunta si todo mereció la pena, se pregunta si toda su vida serás así ? Luego mira el libro aquel, impregnado de él, hojea las páginas destacadas, poesía sin concluir, hablando de amor, En su lenguaje, lenguaje mudo, ese que la enseñó, aquel que también aprendiste el día que diste la vuelta

13.12.16

Por una cabeza (tango )







Algunas personas viven toda una vida en un minuto
....

¿ Mujeres, ¡hum! que puedo decir ?. Dios debía ser un jodido genio. 


El pelo, dicen que el pelo lo es todo. ¿Alguna vez has enterrado la nariz en un monte de rizos y has querido dormirte para siempre?. Sus labios cuando han tocado los tuyos es como ese primer trago de vino después de haber cruzado el desierto. Las tetas. ¡buf!, grandes, pequeñas, los pezones mirándote como si fueran reflectores secretos. Y las piernas, no importa si son columnas griegas o vulgares palos de escoba. Lo que hay entre ellas es el pasaporte al cielo. Necesito otra copa.

....

¿Eres ciego?

....

Ante la duda, folla. 

8.12.16

Caléndulas arvensis amarillas


Tintas " punto sin retorno "



Due convergono nell'affetto, come uno straniero si rallegra a vedere un altro straniero in una terra lontana, i cuori che si uniscono per mezzo del dolore non saranno separati dalla gloria della gioia,l'amore lavato dalle lacrime rimane eternamente puro e bello ... ti... vo.... be.... cosi, cosi


Luego mirándome preguntaste : ¿ Por que mi sangre sabe a sal?
- Por que en otra vida fuiste sirena-
Mientras yo arañara la hierba recogiendo caléndulas  y mis uñas se emponzoñaran de arena tú bailabas para mi sobre mi nube
Un rato después me salvaste de mí mismo y mi locura, 
me ayudaste a subir hacia la calle del ayuntamiento... 

antes te vestí un hermoso hábito que te confeccioné con caléndulas arvensis amarillas yema de huevo
Y allí fue donde me perdí, entre la gran multitud que se amontonaba bajo las puertas de un enorme hipermercado.


Hoy el suelo de mi habitación no está repleto de mis nubes y el sol no saldrá hasta que tú regreses
La tonalidad del ambiente es ocre formato digital y sus ojos son azules analógicos.

7.12.16

Praga bien vale un concierto




Siéntate niña de mis ojos, te contaré un sueño muy raro que tuve anoche.
Próximamente estaré en Praga, será por ello que se me comunicó en sueños la historia.
Era de noche y descansaba. Fuera, en las calles de Praga, había fiesta, la noche se iluminaba con castillos de fuegos artificiales, tú dormías profundamente, me levanté y observé a través de los cristales los coloristas fuegos
Me puse el pijama, y calcé mis zapatillas para verlos fuera. Al salir al jardín no había nadie, y los fuegos habían desaparecido. Todo era oscuridad

Sentí unos pasos de algodón detrás de mí. Era una niña. Una niña que estaba, que se la veía sola

Su cara estaba pálida, sus ojos parecían pedir permiso para mirar. La niña acercó su mano y rozó la mía. Me dijo: " Decidle a... Decidle a alguien que estoy aquí ". Luego la imagen se desvaneció
Quedé impresionado por el sueño...

Mira, niña bonita, niña de mis ojos, esa preciosa estatua de Bruncvík, su hermosa coraza y a los pies el escudo. Según se dice, partió a recorrer el mundo para encontrar un león vivo para poner en su escudo. Durante el viaje, recibió una espada, que como no podía ser de otra manera, era mágica, y tenía el don de cortar por sí sola las cabezas de los enemigos.




¿Tienes algún deseo pendiente que se te cumpla?. Ven, no te sueltes de mi mano. La mayor parte de los turistas tocan la estatua de San Juan Nepomuceno, o la figura de su perro, pero ni uno ni otro tienen el poder de cumplir deseos. Te enseñaré donde puedes poner tu mano para que se cumplan.

Justo es en el lugar donde fue arrojado al Río Moldova el santo tras ser torturado hasta la muerte. En justo ese punto hay una cruz, con cinco estrellas en su cabecera. Pon tus dedos, uno en cada estrella y pide el deseo



¿Por que te has puesto colorada...?Praga tiene tiene ya para siempre tu olor, y tu sonido. 


Fue después de un magnífico concierto de cuerda en la sinagoga española, ¡ ohhh, qué precioso concierto, de verdad! Un aforo chiquitísimo, casi privado, en aquel sitio privilegiado, de noche, donde me dejaron muy amablemente tocar el clave antiguo después del concierto. Esta vez fue Concierto para piano y orquesta nº 2, II. Andante (Shostakovich) claro, no podía ser otro...




Flotábamos henchidos tras tu mini concierto, reíamos con que nos íbamos a premiar con una buena dosis de chocolate fuera como fuese, en bombones, en helado o en tarta.

Me quedé helado. Paré de andar, y señalé con mi dedo un retrato de una niña que colgaba en la pared de la sinagoga
Cesaste la risa ante mi actitud.
¿Qué ocurre Rodolfo?. Es ella, Dios mío, es la niña de mi sueño. Recuerdas su frase 
¿ Decidle a...Decidle a alguien que estoy aquí...?

Si


Encima de la colección de fotografía un cartel " Pequeños héroes del holocausto". Te vi llorar, yo debería haber sido el fuerte, pero no pude evitar que mis lágrimas también resbalaran por mi mejilla


Esa noche dormimos muy abrazados. Praga tú y yo, siempre