Páginas vistas en total

viernes, 30 de septiembre de 2016

La venganza de la sirena enamorada de simbad




Despertó en la playa, complacida por la ausencia de su cola: dos largas y bronceadas piernas la sustituían. Aún desnuda, corrió hacia el puerto para encontrar al marinero amado, a su Simbad. Durante la búsqueda entró a la taberna y los hombres, incrédulos, se lanzaron sobre ella para manosearla. Un joven de brazos fuertes, enamorado a primera vista, repartió golpes entre sus adversarios y se la llevó al hostal. Meciéndose en la hamaca, ella le preguntó acerca de ese marinero por el que tanto rogó a Poseidón que la dotara de piernas. El joven, mostrándole su cuchillo, confesó que Simbad había muerto la noche anterior, que él mismo lo había matado en defensa del honor de su hermana más pequeña. “Quédate conmigo -suplicó-, también soy hombre de mar: si quieres, mañana te compro unas aletas y un esnórquel para que me acompañes a sacar perlas. Verás qué hermoso es el océano”. Entonces ella llena de ira por la muerte de su marinero, rogó de nuevo a Poseidón que las aguas lo invadieran todo



Luego del tsunami, en el pueblo  hay sirenas peinándose en las bañeras, otras nadan en el fondo de los vasos de tequila, las amas de casa las encuentran al abrir una lata de sardinas, el párroco asegura que en las noches de lluvia un ejército de ellas va a la iglesia y seduce a los ángeles.
Luego del tsunami, el pueblo del puerto quedó sumergido, y a las sirenas les aterra que los fantasmas humanos persistan bajo el mar. 

jueves, 29 de septiembre de 2016

Canto de sirena






Como es bien sabido, hay en todos los puertos del mundo por lo menos una taberna donde, a cambio de un vaso de vino o de algunas monedas, algún viejo marinero relata a los viajeros sus largas travesías y sus amores breves e intensos con las sirenas. ¿Habrá bajo el mar lugares donde las sirenas viejas narren sus antiguos amores con los marineros?
Si amigazos contaré la historia que una sirena me transmitió en una de esas tabernas:



Una sirena había seguido como siguen los delfines a las barcazas durante varios días a través de un mar tempestuoso que prometía echar a pique la frágil embarcación. A veces perdía el rastro, para luego, más adelante, encontrarlo en algún pez muerto que devoraba con fruición de un solo bocado, o en el vuelo lejano de un grupo de gaviotas que acompañaba aquella frágil embarcación en su ruta desconocida. 
La sirena pensó que era como una cáscara de nuez a la deriva, o una tortuga flotando muerta o dormida en el océano.
La noche de la tormenta, al noveno día, Simbad pensaba en la sirena mientras finalizaba sus notas. Recordó como en un sueño un grupo de mujeres vendidas en una subasta pública la noche del gran incendio de Alejandría. Recordó a otras que había poseído en la intimidad de una alcoba a las orillas del Tana, a otras que nunca conocería, porque sus días estaban contados como las estrellas del cielo.

Lo último que sintió al apagarse el candil y ser arrastrado por la tormenta al fondo del agua, fue la mirada más triste del mundo a su lado, la cabellera de algas verdinegras, las manos húmedas que lo desnudaban en el silencio de las profundidades y unos diminutos dientes de pez que comenzaban a devorarlo despacio, casi amorosamente después de haber hecho el amor 

lunes, 26 de septiembre de 2016

El metro





Tras ducharme, al despertar, me dirigí al vestidor. 
Traje azul marino y camisa blanca, pensé que la corbata roja le daría una nota de color.
Luego hacia la cocina, Nescafé calentado en el microondas, miré el reloj, y carrera era la hora de salir de casa , a penas me daba tiempo de llegar a la estación de metro más cercana . La mañana era agradable, algo fresquita incluso. Al llegar a la entrada, el repartidor del periódico gratuito me dio los buenos días, le sonreí y le devolví el saludo.
Ya en los túneles antes de las taquillas, la buena sonoridad, me sorprendió con unas notas de guitarra, era un muchacho y "puente sobre aguas turbulentas" que sonaba con voz trémula , le deje unas monedas mientras seguían acompañando mis pasos en los túneles.
El andén estaba lleno era sólo unos minutos mas tardes de mi hora normal y, joder, se notaba las horas puntas. Delante de mí había una chica con la que otras veces había coincidido, era bonita , algo seca, su aspecto denotaba cierto menosprecio hacia los que la rodeaban, quizás al saberse hermosa pensaba que era mejor que el resto.
Me fije en otra chica, estaba a la derecha, delante de mí, al estar de lado pude ver que llevaba un vestido abotonado, o mejor dicho a medio abotonar. Los tirantes finos dejaban ver unos hombros anchos, rectos, con suaves curvas, el pelo castaño recogido en la nuca, dejaba ver un hermoso cuello, esbelto, de piel suave. Era algo enjuta, bien formada y sus ojos brillaban.
Llegó el tren, el remolino de gente me arrastró hacia la puerta de enfrente la que no se abre  y de espaldas a esa puerta, se había puesto la joven del vestido abotonado. Yo la protegí de la avalancha con mis dos brazos aguantando la presión de la gente. El tren arrancó, ella  olía bien no era un perfume, olía a jabón y a colonia infantil, a vainilla.
La miraba de vez en cuando con el rabillo del ojo. Ella miraba para el lado contrario. 
En la siguiente estación, más gente cuando entró de nuevo una avalancha, me aplasté contra ella, llevado por la presión del gentío. Mi chaqueta estaba desabrochada, y sentí el calor de su cuerpo. Presioné hacia atrás para apartarme y a duras penas lo conseguí. El tren arrancó de nuevo con su zumbido ensordecedor y con sus incansables vaivenes. Con los continuos movimientos y la masificación, mi cuerpo iba rozando el suyo. 
No hice mucho por evitarlo, ella tampoco. Noté como sus pezones se iban endureciendo al roce con mi cuerpo, los sentía. 
Me puse colorado, la miré de soslayo y vi que ella también estaba ruborizada. Los continuos golpecitos de sus pechos sobre el mío fue provocando una creciente excitación y mi pene fue adquiriendo tamaño, miré hacia abajo y comprobé que ya era imposible de ocultar. Ella iba notando la presión sobre su cuerpo, levantó la cabeza y me miró sorprendida. 
Yo puse cara de circunstancias "lo siento...no lo puedo evitar", mi voz sonó entrecortada, casi inaudible, deseé que la tierra me tragara. Ella me sonrió y miró para otro lado. Noté como se iba girando, mas bien como separaba sus piernas para que yo pudiera meter entre ellas mi muslo. Sentí el calor húmedo de su sexo contra mi muslo y el mío contra el suyo...quemaba. 
El metro traqueteaba, nadie se daba cuenta de lo que estaba pasando.  Totalmente apiñados. 
Miré a mi compañera y vi como se mordía el labio inferior, acerqué mis boca y besé su pelo, sentí que temblaba, todo su cuerpo temblaba.
Noté que su mano se metía entre nuestros dos cuerpos y buscaba en mi entrepierna, las separé un poco. Sus dedos bajaron mi cremallera .
Oía su respiración agitada, ahora fui yo el que bajó la mano derecha a buscar en su entrepierna, me resultó fácil, la abertura llegaba casi a la altura de su sexo. 
Deslicé mis dedos hasta su vagina
Nada existía en el tren, ambos teníamos los ojos cerrados, lo que nos estaba pasando era algo inimaginable. 
Me miró y cerré los ojos con asentimiento, sacó mi pene y lo llevó hasta su sexo jugando con ambos. 
Luego lo bajó hasta su vagina, la ayudé en el movimiento.
Acercó su cara a mi brazo y me mordió la chaqueta, mientras oía su respiración ya totalmente incontrolada, que se mezclaba con mi desesperación al sentir como iba entrando en ella, su calor abrazaba mi miembro, su humedad, me extasiaba. 
No sé ni como nos teníamos en pie.
La intensidad del placer, el deseo, hizo que el mundo dejara de existir, la besé y deseé que no acabara nunca.
Es lo único que la gente que nos rodeaba pudo ver, nos cruzamos con otro tren que iba en sentido contrario, eso ahogó los gemidos de excitación en el momento que ambos llegamos al orgasmo.
Nos mantuvimos así, reposando, yo dentro de ella, derramándome, mezclando nuestros flujos. 
Si la presión de la gente hubiera desaparecido, habríamos caído al suelo los dos. 
Acerqué mi boca a su oído y le dí las gracias, luego besé y mordisqueé el lóbulo de su oreja, y me sonrió
Nos recompusimos un poco la ropa y el tren paró en una estación...DIOS MIO¡¡¡ERA LA MIA..¡¡¡¡
Pedí paso para salir, y ya cuando estaba fuera me di la vuelta para buscarla con la mirada,estaba allí al fondo del vagón, me miraba y una sonrisa se dibujaba en sus labios, sus ojos me parecían más brillantes que cuando la vi la primera vez
CÓMO TE LLAMAS... LE GRITE
¿¿¿¿QUÉEE...????
CÓMO TE LLAMAS...????
el tren arrancó, y la seguí con la mirada me quedé sólo en el andén.
Ahora cada día regreso en su busca, pero nunca más volvimos a coincidir

sábado, 24 de septiembre de 2016

El sueño del caracol




Ella, estaba enferma de amor
Eso me dijeron, cuando paseando, la vi sentada en un banco del parque. Miraba sin ver
Enferma de amor, eso existe ?. Ella es la prueba de los tiempos que corren, de puro egoísmo. Su vida era tranquila, aburridamente feliz, no esperaba nada ya en esta vida. Era una solitaria.
Todo empezó cuando conoció a un hombre que cambió su vida. Cada noche su corazón se alteraba esperando el encuentro. Un solo fin de semana estuvo entre sus brazos en esa habitación de hotel de carretera.
Desde entonces sueña ese día.
Dicen que él la dejó por que no quería atarse a nadie. Cuando pensó que estaba ya recuperada de todo, decidió guardarle en su corazón como un bello recuerdo.
Pero un día llegó otro hombre en circunstancias similares al anterior. Coincidían hasta en el mismo nombre. 
Era tan parecido en tantas cosas…!! La muchacha sintió por segunda vez el mismo dolor. Sabía que sería otra vez abandonada; aún así no dudó en amar de nuevo.
Luego, enfermó de amor.
Al llegar a su altura, me paré junto a ella. La miré, me senté a su lado. Besé su mirada. Limpia
Yo también enfermé de amor, no sabía fuera contagioso 




Ahora curo en un manicomio
Al cerrar los ojos veo pétalos blancos, que cuando los cierro lastiman mis párpados 

viernes, 23 de septiembre de 2016

Eres la mujer de mi vida








Te vi pasar en un vagón de metro que llegó a mi estación, en sentido contrario al mío, eras la rubia que siempre quise para mí. Supe a primera vista que eras la mujer de mi vida. 
Te hice una seña, me sonreíste 
Imaginé una larga conversación contigo, una cena con velas y música de violines, 
Imaginé una tarde fría yendo al cine, comer palomitas 
Imaginé después de yacer contigo agotados y sonrientes fumando del mismo cigarro 
Vivimos después juntos una maravillosa vida plena e intensa
Luego llegó mi metro. Me miraste con cara de decepción cuando nos alejábamos.
...Te vi al final de mi vagón, sentada con tu guitarra en su estuche. Eras la morena que siempre quise para míSupe a primera vista que eras la mujer de mi vida
Te guiñé un ojo, me sonreíste
Imaginé una larga conversación contigo...
...
...

.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Dos amigos



Cuando emprendas tu viaje a Ítaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
-Kavafis-


Luego de decirme ésto, Cola se paró junto a una farola, e hizo pis.
No haces pis tú?
No, no tengo ganas
Te diré algo Rodolfo, me dijo Cola, se nota que eres humano varón
de ser humano hembra, sin duda , es más buscarías a otra mujer para que te acompañara a hacer pis a la vez

Ellas dicen que es para sujetarse una a la otra mientras micciones, otras dicen que para cotillear, le dije
Rodolfo, ¿Qué buscas en una mujer?
Te contaré algo Cola, busco que me deje quererla y que pueda ser su camarada toda la vida, luego, otras cualidades accesorias
Si, ¿ ser rubia como mi ama ?
No, a los humanos varones nos gustan las rubias, son llamativas, pero nos casamos con las Penélopes castañas, pelirrojas o morenas. Ellas son el hogar, la espera, la paciencia y la comprensión
Ya...si, me dijo Cola, y qué me dices de las sirenas, leí algo de Ulises y su Odisea
¡ menuda cara dura !, no hacía ascos a mujer que se le cruzara
Cola...me lo vas a decir tú que como buen gato estas siempre olisqueando el celo de gata a más de dos kilómetros a la redonda?
Bueno..Rodolfo, es que tú no sabes lo cariñosas que pueden ser una gata en celo
¡Yaaa, siiiii !, como humano varón, y para dejar en alto el cartel que nos cuelgan , te entiendo
Bueno Rodolfo, esta es ya la casa de mi ama, que descanses
Hasta mañana Cola, cuidarte y cuida de ella siempre



PD.: ¿ Por qué vais al aseo siempre dos mujeres juntas ?

miércoles, 21 de septiembre de 2016

El gato azul



Recuerdo aquellas largas charlas nocturnas, en las que Cola contaba sus gatunas experiencias, fue una de esas noches que cola me sorprendió con este relato:
Te contaré algo que parece increible los celtas creen que los ojo de los gatos son las puertas que conducen al reino de las hadas. Así es, y además los gatos tenemos la sabiduría de la especie que nos vamos transmitiendo
Durante el siglo XVII, en una isla perdida de japón durante la época de los señores feudales, existía un templo venido a menos y que tenía serios problemas económicos. 
El sacerdote del templo era muy pobre, pero aún así, compartía la escasa comida que tenía con su gato. 
Un día, un señor feudal, hombre de gran fortuna e importancia fue sorprendido por una tormenta mientras cazaba y se refugió bajo un gran árbol cercano al templo. 
Mientras esperaba a que amainara la tormenta, el hombre vio que un gato azul, le hacía señas para que se acercara a la puerta del templo. 
Tal fue su asombro que dejó el refugio que le ofrecía el árbol y se fue hasta el templo. 
En ese momento, un rayo cayó sobre el árbol que le había dado cobijo.
El hombre rico agradecido financió las reparaciones del templo y éste prosperó.
La Diosa del Bosque concedió el gran honor de la inmortalidad al gato azul
Y ahora, camina por las ciudades muy despacio pegado a las paredes y cuando escucha débiles maullidos de gatitos llorando de frío y hambre. Los mira, los olfatea y agarra con delicadeza a uno de ellos y se lo lleva.
Camina con el pequeño gatito en la boca y lo deja en la puerta de una casa. Se esconde y espera. El bebé gato llora con poca fuerza porque está debilitado, triste y asustado.
Cuando pasa alguien que se detiene y levanta al chiquitito, lo arropa y le habla con dulzura y el gato azul le ve en la cara y en los ojos que puede dar amor y protección, entonces sale de su escondite y su pelaje va convirtiéndose a un color azul celeste tan claro y diáfano que se desvanece en el aire y desaparece.
¡Cola, deja de contar tonterías!, ¿ Cómo va a ser un gato azul inmortal ?
Pues, de la misma manera que un gato como yo puede hablar
Todo es posible si nuestra mente asi lo desea

domingo, 18 de septiembre de 2016

Tir na nÓg ( la tierra de la juventud )




..."por fin los días de verano " Así, querida mía comienza sus versos el poema" Summer in Corfu " 
de Lawrence Durrell.
"...Las Hespérides se abren, esto es el limbo, la mar en calma "

Y tú el ese lugar donde habitan las nubes, donde el sol imposible, pueda madurar frutos
te alejas de tu niñez, de sol y de tu mar azul,  de tus amigos y de tí misma.




Tri na nÓg o en irlandés antiguo Tír inna n-Óc ("Tierra de la Juventud") es una isla mítica en la mitología irlandesa, donde los primeros habitantes de Irlanda residieron después de abandonarla. El tiempo en la isla transcurre de manera muy diferente a de los demás lugares, pareciendo detenerse..Se dice que la isla de la juventud se encuentra más allá del Occidente, en un lugar tan remoto que solo podía ser alcanzado tras una larga travesía o siendo invitado por algún hada que allí viviera.
En la Edad Media fue muy popular, otorgándole el haber visitado la isla a varios monjes y héroes, donde se decía que el lugar se encontraba libre de enfermedades y muertes. Se lo describía como un lugar de gran belleza, con música, fuerza y juventud, y a sus habitantes como seres muy agradables a la vista.

Delightful is the land beyond all dreams,
Fairer that anything your eyes ever seen,
there all year the bloom is on the flower,
and all the year the bloom is on the flower.
There with wild honey drip the forest trees,
the stores of wine and meal shall never fail.
No pain or sickness knows the dweller there,
death and decay come near him never more
Oisin (Oisín es un héroe de leyendas de caballería irlandesa) acompaña a su novia en su caballo mágico cruzando el mar. El Otro Mundo es justamente como ella lo describió, pero luego de tres años, él decide regresar a su hogar. Ella le advierte que ha pasado mucho más tiempo que en la realidad mortal, le entrega un caballo le advierte que jamás desmonte de este. 
Al llegar, se entera de que su padre había fallecido y que las Fianna solo existen como una leyenda por lo que decide retornar con Niamh. Es en ese momento en que ve a unos hombres mover una gran piedra con dificultad y trata de asistirlos, cayendo del caballo e instantáneamente teniendo trescientos años más. El caballo de Niamh regresa a Tír na nÓg sin él. 
Allí es cuando San Patricio lo encuentra, convertido en un anciano y Oisín le relata las maravillas de Tír na nÓg.

jueves, 15 de septiembre de 2016

Cuatro estaciones



A vuto paura
e sono tornato indietro dalla pazzia
Ho avuto paura di essere
una ruota
un colore
un passo
Perché i miei occhi erano bambini
E il mio cuore
un bottone
in più
mia camicia di forza




No deja de observar a la muchacha desnuda, la mirada fija en sus rosados pezones
Ella sonríe. Es invierno fuera, pero toda ella es verano en este momento
El frío todo lo cubre
 
El va a la nevera y saca varios cubitos de hielo. Se lleva uno a la boca.
Suenan chasquidos: sus mandíbulas le parte en mil pedazos
Luego se acerca a la muchacha, abre sus muslos y busca la razón de ser.
 
Mientras muerde los pezones rosas ella le dice "-Con cuidado, son muy sensibles-"
El invierno se tibia en primavera
Introduce fina seda en sus humedades. Gime la muchacha de los pezones rosas
 Traba ella su cuerpo con sus muslos ya no hay ni invierno ni primavera
La seda resbala obediente a la mano en el justo momento.
Mi verano llega. El suyo seguido  
Siempre es demasiado pronto. La oscuridad nos mantiene así: unidos 
minutos, 
horas, 
primaveras, 
veranos,
cuatro estaciones,
un instante...

domingo, 11 de septiembre de 2016

Mujeres que abrieron el camino: Papusza

"Papusza "



Nadie me comprende,

solo el bosque y el río.

Aquello de lo que yo hablo

ha pasado todo ya, todo,

y todas las cosas se han ido con ello…

Y aquellos años de juventud.

.....


Oh, Señor, .adonde debo ir?


.Que puedo hacer?

.Donde puedo hallar

leyendas y canciones?

No voy hacia el bosque,

ya no encuentro ríos.

!Oh bosque, padre mio,

mi negro padre!

El tiempo de los gitanos errantes

paso ya hace mucho. Pero yo les veo,

son alegres,

fuertes y claros como el agua.

La oyes

correr

cuando quiere hablar.

Pero la pobre no tiene palabras…

… el agua no mira atrás.

Huye, corre, lejos, allá

donde ya nadie la vera

Nadie me comprende,

solo el bosque y el río.

Aquello de lo que yo hablo

ha pasado todo ya, todo,

y todas las cosas se han ido con ello…

Y aquellos años de juventud.



Perteneciente a un mundo ya extinguido, un mundo sin patria que vivía en el camino, en el largo camino de la nostalgia, Bronislawa Wajs, más conocida por Papusza  (muñeca en la lengua Rrom), fue una mujer adelantada a su tiempo, una mujer que quiso ser libre y que, por ello, fue condenada a la soledad y el olvido por quienes ella más amaba: su pueblo, el pueblo gitano. 
La película “Papusza”, de Joanna y Krzystov Krauze, nos cuenta su historia, una historia dura, triste y desgarrada, la historia de una niña que se empeñó en aprender a leer y a escribir en un mundo de analfabetos, de una mujer que fue poeta en un universo donde nadie la entendió, de una mujer que fue libre en el más patriarcal de los reinos… El pueblo gitano, ese maravilloso pueblo que vivía en la libertad del camino, durmiendo bajo las estrellas, hermanado con los bosques, los ríos y los árboles, vivía también, quizá sin saberlo, preso de sus tradiciones, encarcelado en una cultura ancestral que imponía a los suyos sus leyes milenarias ignorando las de los gadjos, los extranjeros, los no gitanos… sin saber que el mundo gadjike les había condenado a desaparecer.
Tenía quince años cuando la casaron con Dionizy Wajs, un reputado arpista mucho mayor que ella en lo que, para su familia, era un buen matrimonio. A ella, enamorada como estaba de un chico de su edad que tenía los ojos negros más bellos de todo el campamento, aquella boda no le gustó nada, pero nada podía hacer. La férrea tradición patriarcal mandaba. Se casó, la casaron, pero ella se rebeló a su manera: negándose a tener hijos. Nunca los tuvo...







viernes, 9 de septiembre de 2016

¿ Irlanda, Gran bretaña?, tierra poblada por españoles




El Lebor Gabela Érenn (libro de las raíces de Irlanda) describe el origen de la gente goidélica. Descienden de Goídel Glas, un escitio que estaba presente en la caída de la torre de Babel, y Scota, la hija de un faraón de Egipto. Dos ramas de sus descendientes dejaron Egipto y Escitia en los tiempos del éxodo de Moisés, y después de un período vagando por las orillas del Mediterráneo llegaron a la península Ibérica, donde se asentaron después de varias batallas. Uno de ellos, Breogán, construyó una torre en un lugar llamado Brigantia (probablemente en la costa de Galicia, cerca de La Coruña, y donde una tribu céltica llamada "Brigantes" se atestigua que vivía en tiempos antiguos). Desde lo alto de dicha torre (que se cree es la torre de Hércules) él, o su hijo Ith, fue el primero en ver Irlanda.
Ith hizo la primera expedición a Irlanda, pero fue muerto por los tres reyes de Irlanda, Mac Cuill, Mac Cecht y Mac Gréine de los Tuatha Dé Danann. En venganza los sobrinos de Ith los ocho hijos de Míl Espáine(el "Soldado de Hispania" , cuyo nombre era Galam o Golam), lideró una fuerza invasora para derrotar a los Tuatha Dé y conquistar Irlanda. Los hijos de Míl llegaron al condado de Kerry y lucharon hasta la colina de Tara. Entonces, las esposas de los tres reyes, Ériu, Banba y Fodla pidieron que la isla se nombrase como ellas: Ériu es la forma anterior del nombre moderno Éire, y Banba y Fodla eran de uso frecuente como nombres poéticos para Irlanda, así como Albión lo es para Gran Bretaña.
En Tara los hijos de Míl encontraron a los tres reyes, y fue decretado que los invasores volvieran a sus naves y navegaran una distancia de nueve olas de Irlanda, y si pudieran volver a tierra otra vez, Irlanda sería la suya. Partieron, pero los Tuatha Dé usaron magia para levantar una tormenta, en la qué cinco de los hijos se ahogaron, quedando solamente Eber Finn, Éremón y Amergin el poeta, para llegar a tierra y tomar la isla. Amergin dividió el reino entre Éremón, que gobernó la mitad norte, y Eber Finn, la mitad sur.

http://www.labrujulaverde.com/2006/09/los-britanicos-proceden-de-espana-la-ciencia-confirma-la-leyenda

                                                           himno de Galicia solo de gaita


Himno de Galicia: " Os Sol " 
Texto ( primeros versos )




Os Pinos
¿Qué din os rumorosos
na costa verdecente
ao raio transparente
do prácido luar?
¿Qué din as altas copas
de escuro arume arpado
co seu ben compasado
monótono fungar?
Do teu verdor cinguido
e de benignos astros
confín dos verdes castros
e valeroso chan,
non des a esquecemento
da inxuria o rudo encono;
desperta do teu sono
fogar de Breogán.





Los Pinos
¿Qué dicen los rumorosos
en la costa verdescente
al rayo transparente
de la plácida luz de la luna?
¿Qué dicen las altas copas
de la oscura pinocha arpada
con su bien compasado
y monótono cimbrear?
De tu verdor ceñido
y de los benignos astros,
confin de los verdes castros
y tierra valerosa.
Nunca te olvides
de la injuria y el rudo encono;
despierta de tu sueño,
hogar de Breogán.





jueves, 8 de septiembre de 2016

Huele a hadas :-)





El flequillo hasta los ojos, un mechón oculta parte de mi rostro
me siento incómoda en medio de la acera. 
Debí salir vestida
Bueno, ya no tiene solución…
Vaya no deja de pasar gente, me siento centro de todas las miradas
debe ser mi triada de diamantes 


¿Ves? la llevo desde hace años
era de mi abuela y es para mí un orgullo llevarlos, 
son más que unos pendientes adornando unas orejas
Nunca terminaré de acostumbrarme ser el centro de todas las miradas
¡ Hace un frío terrible, tirito, el suelo es puro hielo !.
Un señor al pasar a mi lado se ha quitado el sombrero mientras su bigote me sonríe
al rebasarme  unos pasos se para, se vuelve y me mira despacio 
recorriendo mis largas piernas y parando su vista, 
en mi redonditos pechos.
Al menos mi cutis, con este frío seguirá siendo terso, y sonrosado
¡ Qué frío ! estoy a punto de soltar un alarido
pero no consigo emitir un sonido
Antes o después vendrá mi vagabundo
¡ Qué vergüenza me dará que me vea así ! 
DAMIAAAAAAAN !!!!!
Ya puedes meter el maniquí en la furgoneta, 
será lo primero que dejaremos en Serrano, junto con los trajes rojos
Sé que mi vagabundo me localizará
dará conmigo de nuevo cuando me ubiquen y…
me rescatará de mi urna de cristal 
Y ESTA VEZ
Huiremos juntos lejos…muy lejos
.

martes, 6 de septiembre de 2016

Todo está en el viento y en las sombras





 
                                                                                                               
 
Debió morir Romeo para que Julieta muriera con él?
Nápoles nace de la muerte de una sirena
 
 
 
Mientras llovía de manera torrencial, yo paseaba por las desiertas calles de Herculano
Los pocos turistas que había por la calcinada ciudad, estaban bajo techado de las villas romanas que se mantienen en pie entre en una casa con techo
Las paredes conservaban bastante bien las pinturas Pompeyanas.
 
La lluvia hacía burbujas en los charcos Me senté en una bancada de piedra
Me rodeaba la armonía del sonido de la lluvia
Miré a la villa de enfrente, a través de una de sus ventanas se veía una muchacha
Sin duda, ella no me había visto
Era la quinta vez que miraba hacia la esquina
 
Pude inexplicablemente leer su pensamiento
Sólo en contadas ocasiones he podido hacerlo, dependiendo que la persona sea emisora
Ella en ese momento contemplaba su universo
¿Cómo es posible lo pequeño que puede hacerse el mundo alguna veces?
 
La muchacha de pelo rizado  tenía miedo a perder siempre lo que amaba
Toda su vida viviendo en pensiones, transumando de una ciudad a otra, bailando con su ya deslucido tutú. La muchacha, se sentía hueca. 
Desde muy temprano su cuerpo de mujer había despertado codicia en los hombres
Tantas veces a la salida de su actuación había regalado besos tras los cortinones del escenario, besos huecos, sin deseo
 
Luego como recuerdo de ese encuentro la muchacha ponía en agua el ramillete de flores sencillas
Eso era todo lo que quedaba. Unas flores marchitas, descoloridas , de olores amargos.
Escogía una de éllas y la metía con las demás en una cajita de madera con sus fotos de niña.
 La muchacha se colocó el pelo, sacó un cigarrillo y le encendió
Tosió, dió dos chupadas más y le tiró al suelo. Ahora era más bella que nunca
Estaba hastiada de todo, tanto, tanto que se olvidó del amor.

Me incorporé e hice ruido como para que se fijara que la había visto
Seguía lloviendo, me dirigí hacia ella
Hola, tú eres bailarina y yo soy marinero, la dije
No me miró a la cara en ningún momento, sino a la punta de mis zapatos 
luego me dijo: ¿Sabes lanzar cuchillos? Donde trabajo necesitan un lanzador de cuchillos.
 
Me enamoré de ella.
Después de cada actuación nos amabamos  hasta el agotamiento
en su carreta, en los lavabos,  en la taquilla, o en la última fila daba igual el lugar.
 
Un día antes del regreso a mi pais,  la muchacha se encontraba en lo más alto de una torre de hojalata, me escribía versos con una pluma de ganso blanco
Cada vez que en su texto aparecía la palabra "amistad, miedo, o marinero", arrancaba la hoja y la tiraba desde lo alto; mientras seguía su zigzagueo en el aire
 
Yo desde abajo la gritaba ¡ Te quiero! Ella me gritaba:¡¡ Me da miedo querer !!
 Me da pánico perder al ser amado. He pasado por ello una vez  y derramé tantas lágrimas que mis ojos quedaron secos
 
Se hizo la noche, y su universo se redujo aún más. Desaparecieron las esquinas y la luna se marchó. Desaparecieron los macizos floridos y el piso gris. En la casa de enfrente, una señora regaba flores de color blanco
Un perro dormía sus penas, el barredero municipal barría las sombras de la noche,
las estrellas parpadeaban silenciosas
 
Luego la muchacha me grito: ¿ Puedo quererte ?
 Escribió en una de sus hojas
-"Había un pais muy lejano, donde las montañas se perdían en el desierto, 
y su rio parecía un mar de ancho.-