Páginas vistas en total

18.9.20

Mis Viernes: El Hormiguero

 




                                                                          Cigarras



Un día las hormigas científicas del hormiguero inventan el vegetal artificial. 
Es una papilla fría y con sabor a bicarbonato sódico y ladrillo rojo. Pero al menos las libera de la necesidad de salir fuera de los hormigueros para recoger  vegetales naturales. Así se salvan de las amenazas del  fuego, del veneno de las nubes insecticidas.

Ahora el número de las hormigas tiende constantemente a crecer, al cabo de un tiempo hay tantas hormigas bajo tierra que es preciso ampliar los hormigueros. 
Las galerías se expanden, se entrecruzan, terminan por confundirse en un solo Gran Hormiguero bajo la dirección de una sola Gran Hormiga. 
Para evitar confusiones posibles, las salidas al exterior son tapiadas a cal y canto. 
Se suceden las generaciones en esta sociedad en expansión. 

Como jamás han salido de los límites del Gran Hormiguero, incurren en el error de pensar que el universo es el Gran Hormiguero 

Pero cierta vez una hormiga más atrevida e inteligente se extravía por unos corredores en ruinas, distingue una tenue luz , unos destellos, se aproxima y descubre una boca de salida cuya clausura se ha desmoronado. 
Con el corazón palpitante, la hormiga sale a la superficie de la tierra. 

Ve el día, el sol, el cielo, las nubes. 
Ve un jardín. 
Ve tallos, hojas, yemas, brotes, pétalos, estambres, rocío. 
Ve una rosa amarilla. 
Todos sus instintos despiertan bruscamente.

Se abalanza sobre las plantas y empieza a talar, a cortar y a comer. Se da un atracón. 


Después, relamiéndose, decide volver al Gran Hormiguero con la noticia. Busca a sus hermanas, trata de explicarles lo que ha visto: 


"¡ Arriba...luz...jardín...hojas...verde...colores...flores...!" 

Las demás hormigas no comprenden una sola palabra de aquel lenguaje delirante
Creen que la hormiga ha enloquecido y la matan."

.

13.9.20

Aquella habitación con ventana

 

                                                   " Al otro lado de la ventana "

                                                          puntillismo tinta china

         


Recuerdo que mi habitación era enorme con una ventana que daba a un patio de vecinos. 

Se podía conocer la vida de mucha gente,  escuchar la radio  de varios pisos a la vez, saber por el olor lo que comían, cuándo estaban tristes y cuándo felices, quién llegaba en el piso de arriba y quién se iba dando un portazo.

En mi habitación, sobre un colchón de muelles, inventé travesías a bordo de una canoa y mis padres  solía estar siempre a punto de ser devorados por  cocodrilos. 

Debajo de las sábanas soplaban tifones y siempre era gruta hermética donde si estabas en silencio los monstruos no te encontraban 

Mi habitación tenía el suelo de baldosas formando un ajedrezado de color blanquecino y rojizo desvaído, con una cenefa perimetral marrón.


Algunas de las baldosas se movían y siempre la pisabas por mucho que la evitaras. 
Desde la cama y con la fría luz del fluorescente de la cocina mis ojos veían figuras espantosas dibujadas en el suelo y no me dejaban dormir.
Las paredes de mi habitación se llenaron de fotografías  de grupos de cantantes. Una estantería con libros de texto, cuadernos y cajas de juguetes

La ventana que daba a un patio interior. De día, y a pesar de tener enrollada la persiana de tablillas de madera verde oscuro, apenas si entraban la luz y el aire. 
Ana vivía en el 2º C y yo en el 2º A, su dormitorio coincidía justo enfrente del mio
Comenzamos a hablarnos cuando ella puso un lector de Cds en su dormitorio sobre una mesa baja de formica y allí giraba el CD de Madonna. Hora tras hora, "Human Nature" a tres voces. La suya más la de Ana y la mía
Pasó el tiempo se arrancó el papel pintado y las paredes de mi habitación fueron blancas, de un blanco que resaltaba los posters de chicas y del Real Madrid 
En agosto de ese mismo año Ana y yo estábamos enamorados . Su ventana estaba frente a la mía  a nueve metros de distancia. 
A pesar de las luces apagadas esa noche pude ver sus pechos al aire, levantada la camiseta de algodón blanca


Cuando uno se marcha de una casa para ir a vivir a otra nueva  debe dejar intacta su habitación por si quiere volver algún día a saber quién fue, más allá de su recuerdo.

Son las nueve de la mañana  y esa es la hora de los olores penetrantes.
He entrado en la que un día fue mi casa de manera clandestina. Una constructora la compró para levantar pisos más pequeños, sin patios de vecinos, ni calle de suelo de arena donde poder jugar 

Hoy es un piso en obras, lleno de  albañiles, pintores  fontaneros y carpinteros. Nadie me pregunta quién soy.
Recorro con la mano por las paredes de mi habitación y allí está el agujero que hizo mi uña noche tras noche mientras pensaba en no me acuerdo qué, mientras imaginaba quién sería. 

No hay en ese pequeño hoyo ninguna pista, ninguna referencia a quién soy.
Ya no hay nadie en la ventana de enfrente, ninguna querida Ana que me enseñe los pechos una noche cualquiera


Observo las baldosas y cuento desde la puerta tres pasos y medio hasta llegar al lugar preciso. Se siguen moviendo la misma baldosa de siempre. 
Pienso en la fuerza del tiempo, tan devastadora. Y sin embargo, no ha podido conmigo, "Eppur si muove". Todo existió y sigue existiendo.


"-Busca a alguien -?, me pregunta un hombre joven y con acento extranjero.
Le digo que sí, que estoy buscando a alguien y me mira esperando más palabras. 


Pero ya no hacen falta

10.9.20

Encuentro jueveros

Hoy monstruos
Dirige Mónica





Hoy contaré una historia cierta que por tradición familiar ha llegado hasta mi. 
Lugar : Gredos una aldea en pleno medievo:

El populacho enardecido lleva en sacrificio a la guapa doncella virgen ( eso creen ellos )  como manda la tradición. Este año ha sido seco y amenaza la hambruna.
Dejan a la joven atada a la estaca del sacrificio frente a cueva del monstruo y parten  de regreso con cánticos a sus casas.
Esta noche la borrachera será colectiva

Desgarradas las ropas, desencajada la cara por el pánico, la joven forcejea y suelta una mano. Aún sigue trabada cuando escucha un estruendo.
El dragón es cuatro veces más grande que la cueva que le cobija. Su piel cubierta de escamas a colores como mosaicos de Gaudí
Doble fila de afilados cuchillos por dientes, unas fauces terribles babeares ojos amarillos 
Aliento sulfuroso que apesta, dedos armados de garfios más duros que el acero. Olfatea

Se acerca a la joven que forcejea con sus cuerdas, hasta desatarse por completo.
El dragón olisquea a la doncella
Olisquea sus cabellos, olisquea entre sus muslos, olisquea sus pechos, luego la dirige una mirada inapetente, y dándose la vuelta regresa a la cueva.

La joven dolida por el desprecio, patalea y le insulta ¡ Eeeeeeh dragón, pedazo de animal,  cuál es tu tipo de mujer...!
La joven regresa a la aldea y sin que nadie la vea.  Allí todos están ya borrachos después de la orgía
Carga un carro con lechugas, tomates, pepinos y cebollas. Lo sazona, y es generosa con el aceite, unas gotas de vinagre de Módena y cinco litros del más poderoso veneno
Con esta ensalada, se dirige a la cueva para dar debida satisfacción al dragón...

Lamento amigos terminar esta historia así, pero ya los dragones devoradores se terminaron junto a las doncellas vírgenes

Ahora los pocos que quedan, son veganos

.

3.9.20

Me tomo un descanso ( de tres días ) :-)



Blogger hace cambios, es su plataforma... personalmente no estoy de acuerdo en casi NADA de sus nuevas propuestas y en contra de  las SUPRESIONES que lleva a cabo con respecto a la anterior.
No es nada personal, habéis sido muy cercanos y amables durante años leyéndome y dándome la 
posibilidad de leeros.
Siempre cerca de vosotros
Gracias

2.9.20

Pigmalión

Simbad pescando nubes

Acrílico sobre lienzo



Os narraré una historia familiar que conservamos  por trasmisión oral de generación en generación.Sentaos, el cuentacuentos os lo va a narrar:
Hace más de dos mil años, cuando Pericles gobernaba en el explendor en la Grecia antigua, cuando Atenas dominaba el mediterráneo conocido y las leyendas convivían con los humanos ocurrió algo que…


Atardecía en Atenas, el marino Simbad, descendió de su barca y con su torpe andar de marinero en tierra, se encaminó a la taberna de Thalon

El sol doraba los blancos, las sombras se pintaban en malvas.
Una parra cuajada ya de uvas dibujaba  sombras en el patio trasero de la taberna.
Dentro la oscuridad era garantía de fresco. Zumbidos de moscas sobre una mesa con restos de frutas
Tabernero dijo Simbad, quiero cama y cena.
Aceitunas negras, queso de cabra, y algo de guiso de cordero con patatas  fue la cena  Mucha  fruta para compensar las carencias de  ella en la navegación
La mañana nació de luces intensas. El blanco de los encalados hacia daño a la vista. Simbad se dirigió hacia la Acrópolis. En los alto se veía las obras del Partenón
Una vez en lo alto del monte, se dirigió a uno de los capataces  de las obras y le preguntó por Praxíteles.
Aquel, el de la túnica alba y la greca en oro, me dijo señalando, inconfundible entre varios.
Esperé a que despachara a la  gente y me presente: Praxíteles, soy viejo amigo de Pigmalión 
Pigmalión ?  bien…espera, termino y comemos juntos
Praxíteles  dirigía con maestría las obras no sólo de la Acrópolis si no la magnífica estatua de Palas Athenea que presidía y protegería la ciudad, dentro de la Acrópolis santuario elegido, daría paz y prosperidad a Atenas.
Oro para recubrir sus ropajes, y marfil para manos, pies y cara, haría de Palas Athenea la mas hermosa  y codiciada estatua  divina tallada por el hombre.
El inconfundible susurro de las moscas bajo la parra era  lo único que se oía en los silencio de nuestra conversación 
Berenjenas rellenas, mousaka, aceitunas negras y verdes, carnero asado, vino de Rodas y queso de cabra, todo un banquete en honor de nuestro común amigo Pigmalión
El me enseño todo lo que se, comenzó diciéndome Praxíletes. Fue su alumno preferido, me trasfirió su arte, pero lo más importante, me trasfirió su tesón y su amor por la escultura
El me enseñó a buscar en la piedra lo que según él, desde el principio de los tiempos estaba dentro: la estatua , que con nuestras manos seriamos capaces de sacar a la luz.
Un día me dijo: Praxiteles, he soñado con mi obra maestra, ella se me presentó en el sueño y me dijo Pigmalión dame vida y seré tuya…
Sera mi gran obra, si, será mi obra maestra para honra de los hombres los dioses
Y mi maestro presto comenzó a hacer los preparativos para ello. Se proporcionó de una gran carreta con 4 bueyes fuertes, y se fue a tierra de bárbaros, a las canteras de Carrara, donde nace el mármol blanco mas hermoso, el que tiene el grano mas prieto y mas duro.
Eligió de entre las cortas la mas perfecta Un gran bloque de 5 metros cúbicos que a duras penas los bueyes podían con él 
Un mes tardo en llegar a Atenas.
Mírale contémplale de él saldrá La Belleza, me dijo. Que nadie, incluso tú, me moleste hasta que mi obra no este terminada, me ordenó
Tres meses encerrado en su taller ; yo cada día retiraba los restos de su comida y le proporcionaba una nueva. Muchos  días ni tocaba el alimento
Su obra la cubría con paños según iba avanzando, pero a través de los movimientos  de los perfiles de la figura, se adivinaba una mujer
Una noche me desperté, algo turbaba mi sueño, y me fui a ver a mi maestro con su obra
cientos de lámparas de aceite llenaban el taller. La figura estaba al descubierto
Era sencillamente expléndida, tan real que parecía que se movía con el parpadero de las luces de las lamparillas de aceite
Mi maestro Pigmalión, lloraba agarrado a sus pies
Lloraba de impotencia, mientras le oía entre susurros rebelarse contra los hombres y contra los dioses
¡ Por qué me habéis hecho esto…! exclamaba, mis manos han creado mi ideal mis manos han quitado cada trozo sobrante en la piedra para que "ella" pudiera salir
y ahora…? Dioses no merezco la vida si mi obra, la que tanto he anhelado es incapaz de compartir los pocos años que quedan de mi vida…¡ Quitádmela esta misma noche ! exclamaba fuera de sí
¡ Mi maestro se había enamorado de su obra !
A la mañana siguiente, aparecí como si nada supiera y le dije: Maestro Pigmalión debe usted salir y ver a mas gente hágalo, por mí
Ya nada me interesa m dijo con la mirada ausente 


Esa noche los dioses se apiadaron de Pigmalión y en premio a su sinceridad le concedieron su deseo
Pigmalión se había quedado dormido abrazando los pies de la estatua
Se despertó asustado, estaba notando que la estatua tomaba calor,  se aparto y espantado desde el suelo aterrado casi era incapaz de moverse
La estatua comenzó a tomar movimientos y descendió de su pedestal, lenta elegantemente  bella, y le dijo:
No temáis mi señor, soy Musa,  su obra, a vos os debo la vida, y a los dioses el poder compartir con vos los días que os queden, mi amado señor


Hermosa historia, le interrumpí a Praxiteles ¿y que ocurrió después…?
Pigmalión  después de ésto, fue incapaz de crear obra escultorica alguna, y con sus ahorros se fueron a vivir al campo, viviendo bien, y trabajando la tierra.
¿ Y Pigmalión…? pregunté
¿ El maestro? el maestro yace bajo uno de los cipreses que hay junto a la Acrópolis.
Musa, cuando falleció me dijo que quería terminar sus días ahí, divisando Atenas, el mar y cerca de los dioses
Interesante historia le dije, muy interesante…

Y partio Simbad por éste nuestro mediterráneo, en su frágil barca de un solo palo y vela árabe. Quizás a seguir la ruta de Odiseus y su próxima aventura con Calypso

28.8.20

Mis Viernes: Sol y luna en los cielos


El descanso de Sol

Acrílico / Tintas 


En mi niñez, mi abuela Lorenza siempre me dormía contádome un cuento que, o leía de los clásicos o se los inventaba

Otras veces contaba hechos ciertos, como este que, élla por ser anciana había presenciado o alguien muy cercano la narró en su niñez
Mi abuela también fue niña alguna vez de eso hace ya…más años
Recuerdo que se sentaba en el borde de mi cama, entre susurros comenzaba su relato:

" Hace no muchos años, había tres amigos, pero muy  muy amigos
Uno era el Sol, otro el Agua y el tercero era la Luna, que además era novia de el Sol
Todos los días tanto Luna, como Sol, con puntualidad predecible, se pasaban a visitar a su amiga el Agua. 

El sol calentaba los dominios de Agua, con todos sus familiares: rios, lagos, océanos, peces, algas, ballenas…
Luna en sus vistas colgaba farolillos en Agua, y allí donde miraras veías titineos de plata de Luna iluminando la noche oscura, tiñendo de vida, el sueño de Agua

Un día Sol habló con Luna y dijo: Agua nunca nos ha visitado, y nosotros puntualmente cada día vamos a su casa
Sí, es cierto, asintió Luna
Hablaré con ella, entre mujeres sabemos decirnos las cosas con más tacto
Y asi, ese jueves Luna habló con Agua, sobre la visita que el siguiente sábado les haría en la casa común que Sol y Luna compartían.
Agua preocupada les advirtió
Mira que somos muchos… y no se si tienes un jardín tan grande como para recibirnos
No te preocupes, contestó Luna, hablaré con Sol y si es oportuno agrandaremos el jardín, el caso es que tú nos visites, al menos una vez nuestra casa
Y así fué
Sol extendió el jardin mucho por los cuatro puntos cardinales
y puso mesas con manteles de hilo por todas partes
Y dulces de leche argentino, natillas, arroz con leche y casadiellas asturianas, rositas  chonitas que son dulces de Guía canarios, choconines crocantines du rousillon catalanes y miles de delicias más

Y llegó el día en que Agua visita a Sol y Luna en su domicilio. Agua golpea con los nudillos la puerta: ¿"Se puede " ?
Pasa, pasa Agua
Agua contesta: ¡ Mira que somos muchos, no se si cabremos!
Venga mujer, he preparado un jardín en el que entraremos todos
Y Agua pasa, con sus rios, con sus lagos, con sus océanos, con sus peces, algas y ballenas
Hasta que el agua les llega a Sol y Luna a la altura de la cintura
Agua les repite: ¿ Seguro que quieres que entremos todos ?
Sol y Luna, como buenos anfitriones, afirman: Claro Luna….por supuesto, pasad, pasad…
Y pasararon
Ya cuando Sol y Luna estaban sentados en el tejado de su casa, atónitos viendo a Agua entrar y entrar en su jardin, cuando Agua llegaba casi al techo de la casa,les volvió a preguntar ¡ Mira que somos muchos y ya te lo advertí!No pasa nada, dijeron al unísono Sol y Luna, soltando una carcajada

Y es por eso que desde entonces Sol y  Luna, viven desde entonces en el cielo

P.D: El final de este cuento, me lo contó mi madre años después, por que yo…. me dormía felizmente antes que el agua lo invadiera todo

21.8.20

Mis viernes: El buen lobo


Pousada da Rainha Santa Isabel
Estremoz, Portugal



Un lunes cualquiera , paseaba por Asís  el Santo Francisco , el amigo de los animales 
-¡ Hermana abeja que laboriosa y ejemplar es tu vida! -y la abeja agradeció las palabras del santo 



Ese mismo día se le cruzó un lobo en su caminar
-Hermano lobo no eres feroz tu mantienes el equilibrio de las especies -
El lobo no comprendió nada. Pero se quedó pensativo: 
-¿ Un hombre que no me ataca diciendo que le mato sus ovejas? 
-¿Tan feroz soy ? 

¡ No ! dijo un ermitaño desde la entrada de su cueva: No lobo, no todos los hombres te creen malo
- Es horrible lo que piensan y escriben de mi los hombres – exclamó el lobo gimoteando. Pero acabo de cruzarme en Asís, con un hombre que decía lo que tú

Sería San Francisco de Asís, aseguró el ermitaño 
-¿Vive allí?, preguntó el lobo 
No, él esta en el cielo 
-¿En el cielo hay lobos? 
El ermitaño no contestó 
-¿Y tú que haces ahí, tan flacucho y malvestido? 
El ermitaño le dio toda clase de detalles, lo hacía para ganarse el cielo siendo bueno 
- Y cuando mueras ¿irás al cielo?-
preguntó el lobo conmovido, alegre de ir entendiendo la diferencia entre el bien y el mal. 
- Si fueras mártir, ¿irías al cielo? 
Si,
En el cielo están todos los mártires contestó el ermitaño. 
El lobo se le quedó mirando, húmedos los ojos, casi humanos. Recordó entonces sus mandíbulas, sus garras, sus colmillos poderosos, y de unos saltos devoró al ermitaño.
  
Al terminar se tendió en la entrada de la cueva, miró al cielo limpiamente y se sintió bueno por primera vez .



19.8.20

La mirada...



  Pingüi y dientes de león
Puntillismo de tinta china


Él sabía que sus ojos eran especiales: grandes, con pestañas que abanicaban el aire; sabía usar perfectamente esa mirada hipnótica tan suya


Desde niño supo que ese era su mayor atractivo. Conseguía lo que quería, simplemente con quedarse mirando fijamente a las personas. 
En el colegio se salvaba de los castigos. Bajaba la mirada al suelo y luego miraba al profesor de tal manera que quedaba sin aplicar el castigo. Ya en la adolescencia sus conquistas fueron interminables. Ninguna chica se le resistía.  Miraba a las chicas lentamente de abajo arriba y se paraba en sus ojos. Luego todo,  consistía en pedir o en tomar. 


Hasta ayer...


Mientras iba al trabajo en el tren de cercanías,  jugaba a inquietar a las viajeras. Las miraba y esbozaba una sonrisa. Siempre recibía otra por respuesta. Menos ayer
La chica se percató de su presencia,  pero ni le sonrió ni agachó la cabeza como las demás, es más: ni se inmutó. Hizo otro intento, pero la mirada de la chica iba al infinito, transpasándole como si fuera invisible.


En la siguiente estación, ella se ha bajado, un instante después lo hizo él. La ha seguido pero sus ojos, por primera vez se han perdido entre la multitud. Ese día se sintió ya para siempre, uno más. 
Nunca supo que esa chica llevaba un bastón blanco

17.7.20

Mis Viernes: Aquellos días sin prisas

" Aquel temblor del muslo..."

Acrilico ( colección particular)




17 de Julio  del 2025:
Desde aquellos días sin prisas, han ocurrido muchas cosas, y ha pasado mucho tiempo. 
Tu aroma se ha despegado de mi nariz, los timbres y peculiaridades de tu voz se pierden al intentar recordarlo después de tanto tiempo. 

Nuestros mundos eran muy diferentes.  
El azar ha querido ponernos frente a frente de nuevo. 
Este lunes pasado inauguré una nueva exposición.
Mi marchante cerraba una venta, y yo preparaba el lector de tarjetas de créditos.
Te pedí la tarjeta y el DNI, tu nombre y apellidos explotaron sobre mi presente,  fue entonces que me di cuenta que eras tú, unos años mayor, mas rellena, más mujer. A tu lado, un hombre atractivo y una niña muy parecida a ti, esperabais comentando la calidad de la exposición.
Tú hija tiene los ojos más bonitos del mundo: tus ojos.

Después de firmar el resguardo de pago, te has fijado en mi, relajando la mirada y sonriendo :

-¿Nos conocemos? Has balbuceado dubitativa.
-No lo creo. Te he dicho sonriendo.

...
Aquel temblor del muslo y el diminuto encaje rozado por la yema de los dedos son el mejor recuerdo de unos días conocidos sin prisa, sin hacerse notar igual que amigos tímidos.
Fué la tarde anterior a la tormenta, con truenos en el cielo.Tú apareciste en el jardín, secreta, vestida de otro tiempo con una extravagante manera de mirarme, jugando a ser el viento de un armario la luz en seda negra y medias de cristal, tan abrazadas a tus muslos con fuerza
con esa oscura fuerza que tuvieron sus dueños en la vida
Bajo el color confuso de las flores salvajes, inesperadamente me ofrecistes tu memoria de labios entreabiertos, unos rojos difíciles y el rayo apenas vislumbrado de la carne, como fuego lunático
como llama de almendro donde puse mi mano sin dudarlo
Por el jardín el ruido de los últimos pájaros, de las primera gotas en los árboles.
Aquel temblor del muslo y el diminuto encaje de vello traspasada su resistencia elástica; vencida por el paso de los años, vuelve a ser verdad , oleaje en el tacto
arena humedecida entre las manos, cuando otra vez aquí, de pensamiento me abandono en la desolación de tus ingles
 y dejo de escribir para llamarte

13.7.20

Pez con memoria ( No es mío )




Gullivesa dando de comer a su pez

Tintas



-"Todas las tardes me acerco al estanque para dar de comer a los peces.
Todas las tardes se acercan al borde en cuanto ven mi sombra sobre el agua... bueno, todos menos uno. Él siempre se queda en una esquina nadando despacio en círculos.
Como distraída siempre al marchar,  le dejo ración en el centro de su universo particular.

Y lo hago porque después de un tiempo, he descubierto que al contrario que sus congéneres 
cuya memoria no va más allá de tres segundos, él sí puede recordar, quizás hasta demasiado..." 

.

10.7.20

Mis Viernes: TODO depende de ti


" Flores amarillas " "

acrilico


Boubacar Traoré es un músico de origen maliense. Autodidacta, su singular estilo le ha llevado, a la música árabe y al kassonké, la música tradicional de su tierra. 
La melancolía que rezuman las canciones africanas es capaz de atravesar fronteras, de transportarnos a mundos imaginados o soñados, a paraísos perdidos, a esas tierras desconocidas que nos invitan a adentrarnos en ese ancestral viaje que nos lleva a lo más hondo de nosotros mismos. El ser humano nació en África, la globalización les ninguna, no permitamos que también muera allí..





Cerca de Bamako en mali, había un hombre viudo con dos hijas curiosas e inteligentes. Las niñas siempre le cuestionaban todo, hacían muchas preguntas a las que el padre a veces sabía responder y otras callaba a su ignorada respuesta
Como pretendía brindarles la mejor educación, mandó a las niñas de vacaciones con un sabio que vivía en lo alto de una colina. El sabio siempre respondía todas las cuestiones sin siquiera dudar.Impacientes con el maestro, las jóvenes decidieron inventar una pregunta que él no pudiera responder Entonces una de ellas apareció con una mariposa azul que usarían para engañar al sabio
I
-¿Qué vas a hacer? –preguntó la hermana. –Voy a esconder la mariposa en mis manos y le voy a preguntar si está viva o muerta. Si él dice que está muerta, abriré mis manos y la dejaré volar. Si dice que está viva, la apretaré y la mataré. Así, cualquiera que sea su respuesta, ésta será equivocada.
Las dos niñas fueron entonces al encuentro del sabio que estaba meditando.
-Tengo aquí una mariposa azul, dígame, sabio, ¿está viva o muerta?. 
Muy calmadamente el sabio sonrió y respondió: -Depende de ti…ella está en tus manos…

3.7.20

Mis Viernes: El Mecronomicón - Al Azif


Al Azif

Puntillismo tinta china y cartón aluminio ondulado




Al Azif




Puede que a partir de este relato, comiencen a ocurrir 
" cosas " en mi blog
Así ha sido durante con todo el que ha revelado los hechos 
en los últimos 1.318 años

Al-Azif es el ruido nocturno que producen los insectos. Pero en el fondo, es el murmullo de los demonios en las noches frias de los desiertos.

Abdul Al Hared es su escritor; un poeta loco que huyó del Sana  hacia el Yemen en la época de los Omeyas, allá por el año 700 de la era cristiana.

El Necronomicón (El libro de los nombres muertos) ,como se conoce mejor al Al-Azif, cuenta historias extrañas, historias que el escritor Abdul Al Hared robó de los espíritus protectores de las antiguas tumbas babilónicas

Abdul Al Hared murió en el año 738 delante de una multitud, devorado salvajemente por un mostruo invisible.

El Necronomicón, describe Llrem "la Ciudad de los Pilares" donde en mística unión, y previo pacto vital supo de los secretos de la más antigua raza que pobló los desiertos.

Este libro perseguido cuyo contenido acabo de conocer, ha sufrido mil avatares durante más de mil trescientos años. Todos sus poseedores debido a su influencia, han sufrido hechos horribles.

Quedan tan sólo tres ejemplares, muy localizados, pero se rumorea que una copia del siglo XV fue a parar a una colección de un célebre millonario griego, otra es propiedad de la familia Pickman de Salem, pero es casi seguro que esa copia desapareció al mismo tiempo que el artista 
R.U. Hickman (m 1.926.)

La obra está severamente prohibida por las autoridades y por todas las ortganizaciones legales inglesas.

Su lectura puede traer consecuencias nefastas. Se cree que R. W. Chambers se basó en este libro para su obra 

"El rey en amarillo" 

.
Nota:

El famoso NECRONOMICÓN es un libro FICTICIO creado por uno de los maestros de la Literatura Fantástica y de terror: HOWARD PHILLIPS LOVERCRAFT ( 1890-1937)
Él junto al llamado "Círculo Lovercraft ( amigos escritores ficionados al género fantástico que se carteaban con Lovecraft) crearon el universo literario conocido como "Los Mitos Cthulhu" , en el cual uno de los elementos principales es el Necronomicón. Libro maldito en el que se relata el origen y advenimiento de los "Primigenios" mediante parábolas y profecías, así como fórmulas , símbolos arcanos, rezos... para liberarles de su letargo provocado por los "Arquetípicos" 
.
.

26.6.20

Mis Viernes: Todo menos mi trono



" La cabeza del bautista "
Tinta china, puntillismo y pastel





Han pasado los años y no puedo olvidar aquellos ojos vidriosos, salidos de las órbitas, la lengua prominente como las de las terneras degolladas, el cuello chorreando de sangre coagulada y gruesos cuajarones violáceos llenando la bandeja de plata.
Jamás olvidaré de aquella cena. Comenzamos con  dátiles, vino de Samaria y queso de cabra; cordero asado entre las brasas, muy especiado, comido con los dedos. Y por postres deliciosos pastelillos. Desde el segundo plato, El Bautista Juan no dejó de desproticar a gritos 
"¡ Herodías, vives con quien no es tu marido!", "¡Ramera apestosa, arderás en los infiernos!’, 
En realidad todo eran verdades como puños, pero se hacían pesadas e indigestas para Herodías, madre de Salomé. –No puedo más –dijo .Haz algo Herodes… Ordena que se lo lleven, que le silencien…–Me divierte –contestó Herodes–Entonces, Salomé, a una seña de su madre, se acercó a ella. Nadie pudo escuchar la propuesta materna. Mi prima  Salomé asintió con la cabeza y desapareció.  Cuando regresó venía vestida tan sólo de una túnica de gasa y un velo transparente que descubría sus ojos, descalza, sin nada por debajo. Una pulsera de oro en un tobillo trataba de disimular su desnudez. Su sexo negreaba al fulgor de las lámparas.  
Herodías hizo un gesto a los músicos y éstos interpretaron una danza. Se hizo el silencio. Nunca he visto bailar con tanta sensualidad. Salomé movía su cuerpo como la mismísima serpiente del Arbol del Bien y del Mal, Bailaba como la mismísima Terpsícore, giraba sobre sí  y, al hacerlo, volaban las gasas marcando salientes y contornos. Varias veces sinuosa se aproximó hasta Herodes  y éste terminó jadeante.
–Pídeme lo que quieras y te lo daré al instante aseguró el todopoderoso Herodes-.–¿Le darás cualquier cosa? –preguntó Herodías-.–Todo menos mi trono…
Salomé se aproximó a su madre. Luego, muy erguida y con voz teatral, exclamó, señalando con un dedo 
–¡Deseo la cabeza del Bautista!-
Aún me estremezco con la tensión que aquellas palabras causaron. Pasado el tiempo Salomé viuda de su primer marido Filipo, se casó sin esperar los duelos, con Aristóbulo  y partieron para Armenia ( país entre montañas ) del que Aristóbulo había sido nombrado rey por el emperador Nerón. 
Un crudo invierno, al traspasar un río completamente helado persiguiendo a un jabalí, cedió la costra de hielo. Salomé perdió apoyo y cayó al agua con tan mala suerte que las placas heladas volvieron a juntarse y le seccionaron la cabeza de cuajo. Iba a cumplir 25 años. 
Todavía la recuerdo bailando desnuda aquella noche, ofreciendo a Herodías la cabeza de Juan el Bautista en bandeja de plata, tan cercenada como la de ella misma…